MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 540 Perder la reputación (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6169

Updated: 2019-07-30 11:13


"Si logras enamorar a Edward, no tendrás que preocuparte por el dinero nunca más". Yasmina se limpiaba las lágrimas que caían de su rostro. 'Leo, eres un despiadado imbécil. Me has empujado a esto. Ya que crees que por esa perra puedes divorciarte de mí, no me culpes luego cuando haga hasta lo imposible por destruirla. Estaré contando los días para ver lo tranquilo y calmado que podrás estar cuando tu amada hija esté a punto de abrumarse. Veremos quién será el ganador', ella pensó para sí misma.

"Madre, no debes preocuparte por nada. Mientras puedas ayudarme, yo no te decepcionaré". Cuando se trataba de Edward, Clara olvidaba todas sus preocupaciones y no podía evitar reírse. No importaba lo fuerte que Rocío se había vuelto, Clara estaba segura de que no era su rival. Ella le robaría a su esposo, así como le robó a su padre. Después de todo, Clara había aprendido todas las artimañas de Yasmina, la maestra de la manipulación.

Sin embargo, Edward no tenía idea de que era un codiciado pedazo de carne para alguien más. En su mente eso era lo último en que pensar, por el momento solo miraba al hombre que estaba frente a él con cara de disgusto.

"Entonces, ¿tú eres Paul Du?". Edward tomó asiento con tal dignidad real, que parecía un rey sentado en su trono. Había nacido con un aura tan dominante que hacía que las personas quisieran adorarlo.

"Sí, soy yo. ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Tú quién eres? Y, ¿de qué se trata todo esto?". Paul parecía molesto y se encorvó en contra con un rostro pálido.

"Sabes lo que has hecho". Edward lo miraba de reojo. Siempre tenía en la cabeza que debía ser amable con los demás e intentar no sonar de manera arrogante cuando hablaba con alguien inferior a él. Pero al tratarse de Paul, ese canalla no merecía ser tratado de forma amable. Así que Edward solo hizo lo que vino a su mente.

bastante bonito, no sospechaba de que en realidad era una antigüedad. Además, Yasmina no era tan generosa como para entregarle un tesoro invaluable.

"¿Qué es lo que has dicho? ¿Sólo 50.000? ¡Mierda!". Si bien Edward intentó ser lo más cortés posible, no pudo esconder por más tiempo su ira. El collar que le costó 100 millones solo fue empeñado por 50.000. ¿Cómo podría estar completamente tranquilo al enterarse de aquello?

"Es cierto. ¡El precio es muy razonable! ¡Piénsalo, 50.000 para un collar pasado de moda!", Paul dijo eso al no sentir lo furioso que aquel hombre estaba. Se lo explicó con calma a Edward.

"Lucas, cuida bien de este señor. No quiero que piensen que soy una persona poco generosa con los invitados. ¿Me entiendes?". Paul no debió de tratar de explicar nada. No le iba a ser ningún bien y solo había arrojado más leña al fuego. Edward se puso furioso con él y pidió a Lucas que se encargara de lo resto. Lucas era uno de sus hombre y entendió a la perfección lo que él había dicho: iba a darle una lección a Paul. Eso era típico de Edward, quien nunca te maldeciría directamente, pero con certeza nunca te dejaría en paz cuando quisiera enseñarte algo: que no debes meterme con quienes no debiste.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top