MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 546 ¿Quién reirá al último

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 9423

Updated: 2019-07-31 21:27


ʺ¡Ahhhh!", gritó Yasmina en un arrebato de cólera. No solo Leo la había despreciado, sino que además un simple abogado le había faltado al respeto. Yasmina había perdido la paciencia. Al llegar a casa lanzó el archivo al suelo con furia y luego lo pisó con fuerza para poder canalizar su ira.

ʺMamá, ¿qué te pasa? ¿Por qué estás tan enojada?ʺ. Al escuchar los gritos de su madre, Clara se preocupó y bajó las escaleras corriendo.

ʺNo es nada. ¿Está Brian allá arriba?ʺ. Yasmina no quería decirle a su hija nada acerca de los motivos de su enojo. Leo había logrado que perdiera toda la confianza en sí misma, así que quería conservar su último rastro de dignidad.

ʺNo, creo que ya se fue. ¿Qué es todo esto?ʺ, preguntó Clara, mientras se agachaba para recoger el archivo.

ʺNada. ¡Dámelo!ʺ. Yasmina intentó quitarle el archivo, pero Clara parecía haber anticipado su movimiento y rápidamente retrocedió unos pasos, justo fuera del alcance de su madre.

ʺMamá, esto no tiene sentido. Papá apenas ayer mencionó lo del divorcio, ¿cómo es posible que hoy ya haya firmado los documentos y que ya hasta te los hayan entregado? ¿Cómo puede ser tan abusivo?ʺ, dijo Clara enojada después de hojear los documentos.

ʺPara una mujer es mejor casarse con alguien a quien no ama, que casarse con alguien que no la ama. Yo soy un claro ejemplo. Respecto a Edward, es mejor que pienses las cosas dos veces antes de hacer algo. No quiero que termines como yo y al final te arrepientas de todo. Para entonces sería demasiado tardeʺ, dijo Yasmina. Como Clara ya había visto el archivo, no tendría caso seguirlo ocultado. Yasmina se sentía obligada a recordarle a su hija la importancia de hacer una buena elección con respecto a los hombres.

ʺ¡Mamá, estamos en situaciones totalmente diferentes!ʺ. Aunque Clara estaba muy preocupada por el divorcio de sus padres, realmente deseaba a Edward y no iba a renunciar a sus planes tan fácilmente.

ʺNo seas tan confiada. Edward no es fácil de manipular. Acuérdate de Paula. ¿No supiste lo que le pasó? ¿De verdad crees que eres más inteligente que ella?ʺ. Aunque Yasmina era muy egoísta y estaba usando a Clara para obtener lo que quería, tampoco deseaba que le sucediera algo malo a su hija. Tenía que ayudarla a pensar con claridad. Un buen consejo nunca estaba de más, por duro que este pareciera.

"Los hombres cambian. Todos abandonan lo viejo por lo nuevo. Solo espera y verás. Edward se cansará de Rocío un día y no perderá la oportunidad de buscar a alguien másʺ. Clara parecía muy segura de lo que hacía, como si Edward fuera a obedecerla con un pequeño movimiento de su dedo meñique.

ʺNo la subestimes. Ya no es la misma chica frágil que corrimos de su propia casa hace algunos años. Ahora es más fuerte y más seguraʺ. En ese entonces Clara pensó que Rocío sería muy

gustaría beber? Yo invitoʺ, dijo Edward. Luego frunció el ceño cuando percibió el perfume que llevaba Clara, el cual era demasiado fuerte. Edward prefería la fragancia de jazmín que usaba Rocío. ¡Ese era su favorito!

ʺNo, acordamos que nosotras invitaríamosʺ, dijo Yasmina. Mundo Sexy era un lugar muy elegante y todos sus clientes eran de clase alta. Sin embargo, Yasmina se sentía incómoda allí. Como la mujer madura que era, los clubes no eran de su total agrado. Además, tenía muy presente que estaban conspirando contra Edward, así que el cargo de conciencia no le permitía estar tranquila.

ʺNo se preocupen. No es nada. Usted es toda una dama, no puedo permitir que pague nadaʺ, dijo Edward, con un gesto sereno. Se había portado muy educado toda la noche, a diferencia de otros días, cuando solía ser muy agresivo estando cerca de esas mujeres.

ʺSeñor Mu, es usted muy amable. Bien, ya que usted está muy familiarizado con este lugar, sería tan amable de ordenar algo para míʺ. Yasmina no había dicho eso por cortesía, en realidad esa era su primera vez en Mundo Sexy y no tenía ni idea de que ordenar.

ʺCon gusto. ¿Y para usted, señorita Ouyang?ʺ, Edward preguntó, con un tono formal e indiferente. Esa noche su objetivo era Yasmina, por lo que no quería perder el tiempo con Clara. Sin embargo, tenía que aparentar, para que Yasmina no sospechara nada.

ʺConfío en tu gusto, Edward. Llámame Clara, no estoy acostumbrada a que me llames señorita Ouyang. Suena raroʺ, dijo Clara, haciendo pucheros. No le gustaba la indiferencia de Edward hacia ella.

ʺEs sólo una forma de dirigirme a usted con respeto. No lo tome a mal, por favorʺ, dijo Edward con una sonrisa. Su plan acababa de comenzar, así que tenía que mantener su actitud amistosa. Yasmina era mucho más inteligente que Clara y todo el plan de Edward se arruinaría si ella llegara a sospechar algo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top