MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 550 La conspiración (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7285

Updated: 2019-08-01 04:24


"¡Deberías preguntarle a la Sra. Ouyang acerca de esto! Creo que podría darte una respuesta más apropiada que yo". Edward levantó su mirada decididamente. Su rostro repentinamente se tornó tan frío como el hielo. Ya no era más aquel ocioso y despreocupado como solía ser.

"Mamá, ¿qué está pasando? ¿Qué ha sucedido?". Si Clara hubiera sido la mitad de inteligente que su madre, no habría hecho una pregunta tan estúpida en ese momento tan delicado. Pero Clara era tonta. No entendía el doble mensaje detrás de la conversación entre Edward y su madre.

"¿Cómo podría saberlo? ¡Bebe tu vino y no interrumpas, Clara!". Yasmina le puso los ojos en blanco a su hija. ¡Qué hija tan tonta había concebido! '¡Estúpida! ¿Quieres que admita mi culpa delante de Edward? Si pudiera hacer que escuchara mi explicación y me creyera, los cerdos volarían. ¡Es imposible!'. Yasmina no pudo evitar burlarse de su hija en su interior.

"Mamá, ¿por qué te has enojado?, simplemente tengo curiosidad". Clara estaba irritada porque Yasmina le había gritado frente a Edward. Se había sentido avergonzada por ese golpe a su dignidad, y su rostro se entristeció.

Edward frunció el ceño. De algún modo se sentía impotente ante la terquedad de Yasmina, pues era mucho más grande de lo que había imaginado. Ella había seleccionado cuidadosamente cada palabra que había dicho, y era lo suficientemente astuta como para evitar cada trampa que le hubiera preparado. Era difícil atraparla. Y sin su confesión, nunca habría la oportunidad de llevarla ante la justicia. Sabía que ella era la culpable, pero no podía demostrarlo con evidencias. Eso era injusto para Rocío. Su amada esposa se habría entristecido al ver su incompetencia.

La atmósfera se volvió seria repentinamente. La anterior actitud apática de las tres personas en esa sala daba paso a un silencio incómodo, tanto Edward como Yasmina quemándose los sesos para encontrar una forma de salirse con la suya. Para ser francos, Yasmina ya había consultado varios documentos legales que le ayudaban a resolver ese problema. Estaba segura de que nadie sería capaz de acusarla sin pruebas, siempre que ella se negara a admitir su delito. En cuanto

blado por él justo en ese momento. Tenía que considerar los sentimientos de Clara y salvar su orgullo. Ya había molestado a su madre y se había peleado con ella por ese motivo. Por lo tanto, tenía que aceptar el brindis. Es solo una pequeña copa de vino. No estaba a más de la mitad. Un poco de aire fresco era suficiente para disipar el olor del vino. No había porque temer que Rocío supiera que estaba bebiendo. Además, había visto a Clara servir el vino con sus propios ojos. ¡No había nada peculiar, ni nada que temer! Sólo una pequeña cantidad de vino, y él podría irse.

"¡Gracias, Edward! ¡Realmente me estás haciendo un honor! Déjame terminar mi bebida primero". Clara bebió su vino mientras hablaba con Edward. A pesar de que el vino generalmente se saboreaba poco a poco, ella lo bebió de un solo trago, pues se encontraba bastante ansiosa por que Edward terminara su bebida lo antes posible. Ahora estaba emocionada y eufórica. Fijando su mirada en Edward, lo observaba acercar el vaso a su boca. Edward se veía elegante y encantador mientras hacía todo esto. Clara estaría fascinada con él incluso si no estuviera bajo la influencia del alcohol. Sentía cierto deseo hacia él. Sería suyo después de beber su vino. Pronto, tendrían un grato momento en la cama. Sus cuerpos se pertenecían el uno al otro. A pesar de su desvergüenza, Clara aún se sonrojaba al pensar en ese momento tan fantástico con el hombre con el que siempre había soñado.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top