MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 553 No me gusta la basura

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10739

Updated: 2019-08-01 07:19


ʺEdward, créeme, no querrás separarte de mí, una vez que te acuestes conmigoʺ, dijo Clara. A pesar de la presencia de su madre, puso las manos sobre el pecho de Edward y las movió con lujuria, como si no pudiera esperar para llevarlo a la cama.

ʺ¿Acostarme contigo? ¿Con cuántos hombres te has acostado? ¡Por favor! ¿Por qué querría enredarme contigo? Me temo que eso no será posible, pues no me gusta la basura. ¡Así que mantente alejada de mí! Señora Ouyang, ¿es así como educa a su hija? ¿Le ha enseñado a su hija a ser una puta?ʺ, Edward le preguntó a Yasmina sarcásticamente. Pudo darse cuenta de que estaba tratando de usar a su propia hija como carnada para controlarlo. Desafortunadamente para ella, había elegido la pieza de ajedrez equivocada. Edward prefería ser célibe que acostarse con Clara. Rocío era la única mujer en el mundo que él amaba y necesitaba.

ʺNada es gratis en este mundo, ¿verdad?ʺ, dijo Yasmina, temerosa de mirar a Edward a los ojos. Sabía que Clara había perdido su virginidad hacía mucho tiempo, aun así, cuando observaba a su hija coquetearle a Edward con tanta soltura, no pudo evitar sonrojarse de vergüenza. Solo tenía que hacer que Lucas se fuera, para que Edward y Clara pudieran estar solos y ella no tuviera que quedarse a mirar tan deprimente escena.

ʺ¿Realmente crees que podrás salirte con la tuya? ¡Te equivocas! En primer lugar, no me interesa Clara. En segundo lugar, no soy una marionetaʺ. Las manos de Clara seguían sobre el pecho de Edward mientras él hablaba, pero él siguió ignorándola y continuaba viendo a Yasmina, quien tenía la cabeza gacha, quizás avergonzada de ver a su hija ofrecerse al esposo de Rocío. Después de todo parecía que todavía tenía algo de vergüenza.

ʺVale la pena arriesgarse. Nunca sabrás si funcionará o no, a menos que lo intentes. Si crees que puedes resistir el efecto de la droga, eres un estúpido. Solo estarás potencializando su efecto... No importa cuánto te resistas, pronto perderás tu racionalidad y tu control mental. ¿Por qué no te das por vencido? ¡Es inútil!ʺ, dijo Yasmina, pero su mente estaba realmente enfocada en inventar una excusa para hacer que Lucas se fuera. Al principio la droga debilitaría a Edward, pero cuando comenzara a hacer efecto, él recobraría sus fuerzas. A Yasmina le preocupaba que las cosas pudieran salirse de control.

ʺA decir verdad, preferiría hacerme daño que ponerle un dedo encima a tu hija. Aunque no soy un santo, me temo que una mujer de cascos ligeros, como ella, me ensuciaríaʺ, dijo Edward en tono de burla. Aunque el bar tenía aire acondicionado, gotas de sudor comenzaron a rodar por su frente. Estaba haciendo todo lo posible para resistir los efectos de la droga. Mientras tanto, Clara presionaba descaradamente sus pechos regordetes contra el cuerpo de Edward.

ʺEdward, ¿cómo puedes expresarte de mí de esa manera?ʺ, preguntó Clara mientras acercaba su boca a la de Edward. Continuó actuando de forma seductora, como si su madre no estuviera allí.

ʺ¡Clara, si tocas mis labios, te mato!ʺ, dijo Edward, mientras sus ojos se ponían en blanco. A él no le importaba dónde más lo tocara, pero sus labios pertenecían a Rocío, y nadie más que ella podía tocarlos.

ʺYo ...

starme. Fue un acuerdo consensuado. ¿Crees que podría obligarlo a besarme si él no me deseara?ʺ, dijo Clara mientras presenciaba los toqueteos que Edward le hacía a su esposa. La mujer estaba muerta de celos, pues aunque había intentado todo para seducirlo, él no había respondido a sus caricias. Sin embargo, Rocío siguió rechazándolo y él siguió insistiendo. Clara se preguntaba qué había visto Edward en Rocío para hacer a un lado su orgullo y dedicarse a ella en cuerpo y alma.

ʺSi no lo hubieras drogado, ni siquiera te hubieras podido acercar a él. ¡Deja de soñar, no eres su tipo!ʺ. Edward besó a Rocío en los labios tan pronto como terminó su última frase. Ella tuvo que recargar la cabeza de su esposo en su pecho. Se sentía muy mal de verlo así, pero él necesitaba aprender la lección y tomar las palabras de su esposa en serio.

ʺ¿Y tú? ¿De verdad crees que eres su tipo? No seas petulante Un hombre tan maravilloso como Edward no le puede pertenecer a una sola mujer. Acuérdate de Paula. Algún día terminarás como ellaʺ, dijo Clara sarcásticamente, sin un rastro de vergüenza por su comportamiento.

ʺNo te preocupes acerca de cómo voy a terminar. Mejor empieza a pensar en lo que te sucederá a ti. Marco, arréstalas bajo el cargo de agresión física. No pueden ser liberadas a menos que yo lo ordeneʺ. La condición de Edward parecía empeorar. Rocío decidió no perder más tiempo con Yasmina y Clara.

ʺSí, Coronelʺ. Marco siempre actuó rápidamente ante las órdenes de Rocío. Era un soldado muy dedicado y fiel a su Coronel.

ʺRocío, tu padre no te perdonará por lo que nos estás haciendoʺ. Yasmina había permanecido en silencio hasta ese momento. No importaba lo astuta que creyera ser, supo que se había equivocado después de haber sido atrapada in fraganti. Dejó de lado su arrogancia, pues no podía olvidar que ya era una mujer de edad avanzada.

ʺNo le tengo miedo a nada y no tengo padreʺ. Cuando Yasmina mencionó a Leo, Rocío se enojó más y se sintió un poco sensible. Aunque había fingido que no le importaba su padre en lo absoluto, eso no era cierto. Un lazo de sangre los unía y nada ni nadie podría cambiarlo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top