MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 562 No seas tan cruel conmigo (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6003

Updated: 2019-08-03 10:54


Leo trató de levantarse lentamente, apoyando sus manos sobre la mesa, pero una gran nube de dolor lo cubrió. Sus rodillas cedieron y finalmente se desplomó en el suelo. Lo que más le había sorprendido fue el hecho de que Grace estaba embarazada al momento de morir. Cuando se enteró, sintió como si un cuchillo afilado rasgara su alma y lo dejara sin aliento. La amargura comenzó a vencerlo, obligando a las lágrimas que se habían acumulado en sus ojos a correr por su rostro. Los hombres como él solo lloraban cuando estaban profundamente heridos.

Su mente estaba muy afligida al pensar en Grace; su pequeña y gentil dama. Su belleza fuera de este mundo y su profundo afecto por él agudizaron su remordimiento. No podía soportarlo más. Se abofeteó varias veces. El sonido era tan fuerte que hacía eco en la silenciosa habitación. No podía deshacerse del escalofrío de angustia que lo atormentaba y lo asfixiaba.

De repente estalló en una risa maníaca y pensó: 'Yasmina, asquerosa mujer, ¿sabías que me convertí en una persona sin corazón, gracias a ti? Pase lo que pase, debo matarte hoy, o mi ira nunca cederá. ¿Cómo te atreviste a usarme como una marioneta? Tengo que admitir que eres una excelente manipuladora. Lograste envolverme con tus mentiras y llevar una vida de lujos mientras me ocultabas todas tus fechorías. ¡Que cruel has sido conmigo!'.

Leo comenzó a azotar su cabeza contra la mesa, como si quisiera abrirla, para ver qué exactamente había sido lo que lo cegó por tantos años. No podía creer que había puesto su fe en una mujer tan mala como Yasmina. Luego recordó la forma en que había tratado a Rocío y todo lo que le había hecho. Sabía que se sentiría demasiado avergonzado cuando la volviera a ver. Un buen padre nunca ayudaría a su hijastra a robarle el esposo a su ver

ería hacerlo lo menos doloroso posible. Pero sabía que todos sus esfuerzos serían en vano. Tuvo que rendirse ante el hecho de que, dado que Grace era la madre de Rocío, la verdad sería un golpe devastador para ella.

ʺ¿Qué tanto piensas, Edward? Te ves como si estuvieras en tranceʺ, dijo Rocío frunciendo el ceño. Después sacó con cuidado algunos documentos de su maletín y los dejó sobre la mesa. Edward había estado actuando de manera muy extraña todo el día, pero Rocío no podía encontrar la razón.

ʺVen aquí, cariñoʺ, dijo Edward, con un gesto de amargura. Le resultaba difícil imaginar cómo reaccionaría Rocío al escuchar lo que tenía que decirle. Edward se preguntaba si su esposa iría de inmediato a confrontar a Yasmina, o si simplemente se quedaría inmóvil y sin palabras ante las abrumadoras noticias y el dolor. Edward no sería capaz de ver a Rocío en ninguna de las dos situaciones.

ʺ¿Para qué? Tengo trabajo que hacerʺ, respondió ella muy seriamente. Aún llevaba puesto su uniforme militar, lo que se sumó autoridad a sus palabras. Aunque no deseaba postergar su trabajo pendiente, se acercó a su esposo para averiguar a qué se debía su extraño comportamiento de todo el día.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top