MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 586 Cortas vacaciones.

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 9237

Updated: 2019-08-07 00:12


"Por supuesto, ¿quién está herido?". Lucas se estaba poniendo nervioso al escuchar las palabras de Edward. Así que, de inmediato, arrancó el auto y condujo hacia el hotel.

"Bueno, Rocío se lastimó los pies". Edward explicó brevemente la situación y luego colgó el teléfono. Pisó el acelerador y abandonó el lugar, donde experimentó felicidad y pánico al mismo tiempo.

Rocío se mordió los labios, mientras estaba perdida en sus pensamientos. Había sido demasiado impulsiva en los últimos días, ¿fue porque tenía a alguien en quien confiar? Durante toda su vida había sido tranquila y razonable, pero ahora se había convertido en una persona obstinada.

"¡Hey, cariño! ¿Qué estás pensando?". Edward le prestó atención incluso mientras conducía. Tenía miedo de que ella aún no lo hubiera perdonado.

"He cambiado mucho últimamente, me volví más obstinada y actué como una niña irrazonable. Me siento un poco incómoda al respecto".

Rocío suspiro. La gente nunca está satisfecha. En el pasado, ella solo quería tenerlo a su lado, pero ahora, quería más.

"Lo sé, te has vuelto más emocional, pero no creo que sea algo malo. Por el contrario, eres más real para mí. Ya no eres un fantasma envuelto en una piel fría".

Edward no esperaba que Rocío tuviera esos pensamientos después de perder los estribos con ella. Se sentía culpable y se volvió más consciente del dicho popular que afirma que las mujeres son volubles por naturaleza.

"¡Bah! No estoy muerta aún. No soy un fantasma". Rocío puso los ojos en blanco, sintiéndose más aliviada.

Cuando llegaron al hotel, encontraron a Lucas esperando en la entrada. Al ver la matrícula familiar, él caminó inmediatamente hacia el auto.

"Señor Mu, el doctor les está esperando. ¿Está la herida de la señora Mu muy grave?", preguntó Lucas ansioso cuando Edward bajó del auto.

"Bueno, se torció el tobillo. Pídele al médico que asista a mi habitación urgentemente para que revise la lesión de Rocío". Sería mejor si Pol estuviera aquí. Edward estaba preocupado por Rocío, no quería que sintiera mucho dolor durante el tratamiento.

"Entendido, voy a decirle inmediatamente". Lucas se dio la vuelta y caminó hacia el hotel. A Edward le impresionó su rapidez. Se detuvo un momento y luego le abrió la puerta del auto a Rocío.

"Puedo caminar sola", dijo Rocío con voz suave. Había demasiada gente alrededor y no quería sentirse avergonzada si Edward la llevaba.

"¡No! No puedo estar de acuerdo contigo en esto". Sin importar lo que ella pudiera decir o sentir, él se inclinó y la levantó. Luego cerró la puerta con el pie como si fuera un auto cualquiera y no un auto lujoso de decenas de millones de dólares. Caminó hacia la entrada con ella en sus brazos.

Eran una pareja perfecta, él un hombre g

ran así. Sin embargo, ahora que estaba con Rocío, se dio cuenta de que había sido un hombre de mente cerrada. Ya que ella era una mujer dura y fuerte que cambió por completo la perspectiva que él tenía de las mujeres.

"Intentaste contarme una historia anoche, ¿me la contarás ahora?", preguntó Rocío mientras miraba por la ventana y disfrutaba del hermoso paisaje. De repente, se interesó en saber la historia que su esposo tenía por contar. Quizás porque había dejado la ciudad, o quizás porque ahora miraba las cosas con una perspectiva más amplia. Ella sentía que podría ser capaz de aceptar cualquier historia de Edward.

"¿Qué tal si la dejamos para otro día? Te la contaré con detalle". Edward le acarició el pelo y sonrió amargamente. Quería sonreírle, pero ella ni siquiera se volvió hacia él. Se rió de sí mismo y pensó que no estaba ansiosa por conocer la historia. Quizá solo lo mencionó casualmente, y a juzgar por su comportamiento en este momento, Edward podría notar que no se lo tomó en serio. No sabía lo que ella estaba pensando. Rocío parecía un libro maravilloso, que lo incitaba a leer y buscar con cuidado.

"Está bien, puedes contarme la historia cuando quieras. Creo que debe ser una buena historia, estoy deseando que llegue el día".

Rocío se volvió hacia Edward y lo miró a los ojos como si supiera que guardaba una historia secreta muy importante.

"¡Por supuesto! Es una historia hermosa, pero es solo un enamoramiento de la juventud. No estés nerviosa".

Edward tomó a Rocío en sus brazos y la besó cariñosamente. Se preguntó por qué aún recordaba a esa niña después de tantos años, parecía como si el tiempo se hubiera detenido en ese momento en que la vio. Habían pasado muchos años, era posible que esa chica estuviera casada ahora. Incluso, si la viera en la calle, no sería capaz de reconocerla.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top