MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 589 Los pies lastimados de Rocío (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6939

Updated: 2019-08-07 01:21


"Oh sí. Nos ha pasado algo. Así que hemos vuelto", respondió Edward. Él y su padre habían tenido una fuerte discusión, pero se sinceraron y se dijeron lo que sentían e hicieron las pases. De manera que ahora se llevaban mejor.

"¿Qué pasó?". Jonathan frunció el ceño. La noche anterior, Edward y Rocío habían salido con prisa por la puerta, uno detrás del otro. Aunque Edward lo había llamado para decirle que estaban bien, Jonathan todavía no sabía la razón de tanto alboroto.

"Pensé que realmente no te importaban esas cosas. ¿Por qué de repente te interesan?". Edward estaba muy sorprendido por el cambio de actitud que estaba teniendo su padre en esos días. En el pasado, Jonathan ni siquiera desperdiciaba una mirada en él. Sabía muy bien a qué atenerse. ¿Por qué su padre era tan parlanchín ahora?

"No importa. Olvídalo. Entiendo si no quieres hablar de ello", dijo Jonathan con su cara de póquer, como siempre. Después de decir esto, pasó junto a Edward y bajó las escaleras. A pesar de los cambios que estaba teniendo, seguía siendo altivo y arrogante a la vez. Su expresión se mantuvo fría, como si no le importara nada lo que Edward fuera a responderle.

Edward solo se encogió de hombros. Hizo la pregunta, pero tampoco esperaba ninguna respuesta o reacción de su parte. Pero su padre se fue tan repentinamente que no le dejó la oportunidad de consultar con él sobre algo realmente importante. Esperaba recibir algún consejo de su viejo. Pero bueno, ahora ya no importaba.

"¡Mamá! ¿Por qué otra vez estás herida?", gritó el pequeño Julio, arrugando su carita. Pero recordó lo que su padre le había dicho, y se mantuvo a unos pasos de ella, para no lastimarla.

"No te preocupes, mi pequeño. Estoy bien. Solo me torcí el tobillo, nada serio. ¿Tu padre volvió a exagerar?". Rocío lo consoló, con los labios ligeramente temblorosos. También observó a Jonathan bajar las escaleras. La verdad es que ella aún le tenía un poco de miedo, él era tan autoritario y tan distante.

"Sabes muy bien que papá no bromea con estas cosas, ¿verdad? Mami, ¡debes tener más

que Rocío se había puesto un poco nerviosa cuando Jonathan bajó y habló con ella.

"Sí, estoy de acuerdo. Abuelo, ¿puedes sonreír? Haz como yo, ¡son-rí-e!", dijo el pequeño Julio. Hizo una mueca con su pequeña boca, mirando seriamente a Jonathan. No parecía asustado por la cara de póquer de su abuelo. Y no se veía realmente afectado por el comportamiento frío de Jonathan después de haber vivido con él durante un tiempo.

"¡Hola a todos! ¿Qué tal? ¡Oh, vaya, algo ha pasado!". En ese momento apareció Pol. Su voz era tan fuerte que todos podían escucharlo incluso antes de que entrara a la casa. Su hermoso rostro estaba lleno de curiosidad. De cualquier manera, su aparición fue algo bueno para Jonathan. El viejo estaba incómodo con que su esposa y su nieto lo pusieran en tal aprieto. ¡Querían que sonriera de verdad!

"Hola Pol, llegaste rápido". Rocío lo saludó inmediatamente para desviar la atención hacia él. No solo no quería que la gente se concentrara en las heridas de sus pies, sino que también estaba apenada de que Cynthia y Julio se burlaran de Jonathan. Quería aliviar la tensión que había en el aire. Considerando que no estaba tan familiarizada con el temperamento de su suegro, no estaba muy segura de si Jonathan se enojaría por el acoso que recibía por parte de su esposa y su nieto. Y por supuesto, ella no quería complicar más los asuntos familiares.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top