MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 590 Los pies lastimados de Rocío (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7061

Updated: 2019-08-07 02:14


ʺEdward me llamó, ¿cómo me atrevo a tardar? ¿Acaso puedo perder el tiempo? ¡No, si aprecio mi vida! Por cierto, Rocío, ¿cómo es que has tenido tantos problemas últimamente? Me asusta y me da un vuelco el corazón cada vez que recibo una llamada asíʺ, dijo Pol. ʺHe estado muy preocupado por ustedes dosʺ, añadió, poniendo una mano sobre su corazón y dando unas palmaditas exageradas. Parecía que realmente le importaba el bienestar de Edward y Rocío. Obviamente Edward no se dejaba engañar por las exageraciones de Pol, pues bajó las escaleras justo después de escuchar la voz de su amigo. ¡Edward pensaba que ese tipo lloraba más por su costosa medicina que por cualquier otra cosa! Aun así, ¿acaso la medicina no había sido hecha para ser utilizada? O ¿sería que Pol solo la quería para presumirla? Edward simplemente no podía entender por qué su amigo era tan tacaño cuando se trataba de sus medicamentos.

ʺEn este caso, creo que un trasplante de corazón no te iría mal. Si tu corazón es tan débil, entonces debes cambiarlo por uno nuevo y más fuerte. ¿Necesitas un cuchillo? Puedo prestarte unoʺ, dijo Edward con frialdad. Miró de reojo a Pol y luego a Rocío, actuando como si no estuviera hablando con su amigo.

ʺ¡Oh, por Dios! ¿De verdad crees que puedo hacerme este tipo de cirugía yo mismo? Creo que debería sentirme halagado. ¿Cómo se te ocurrió una idea así? No, no me lo digas. ¿Cómo podría esperar que alguien sin ningún conocimiento en medicina comprenda cómo realizar una cirugía de trasplante de corazón?ʺ, dijo Pol

Él no sabía que Edward estaba allí, por eso le hizo esos comentarios a Rocío. Pero Edward había aparecido como un fantasma y había logrado asustar a Pol y a su frágil corazón. Lo mejor para él en ese momento era quedarse callado, de lo contrario tendría que enfrentar la ira de su amigo. Podría morir y nunca saber cómo sucedió.

ʺMientras tú estés aquí, no necesito aprender a ser médicoʺ, dijo Edward, mirando a Pol como si fuera un idiota, por hacer una pregunta tan tonta. Edward no se vio afectado por los comentarios sarcásticos de Pol y conservó su expresión serena, lue

e tu esguince de tobillo. ¿Pero cómo te lesionaste las plantas de los pies? ¿Acaso te quitaste los zapatos para caminar sobre cristales rotos? Simplemente no entiendo cómo se te hicieron tantas cortadas pequeñas. Es una suerte que hayas hecho bien los primeros auxilios, lavando primero las cortadas antes de vendar tus pies. Definitivamente no hubiera sido una buena idea dejar arena en las heridasʺ, dijo Pol mientras miraba atento los pies de Rocío, con el ceño fruncido. Todavía no podía comprender cómo se había lastimado tanto.

ʺLo que pasó fue que mi tobillo estaba torcido y no soportaba los zapatos, así que tuve que quitármelos para poder caminar. Si me hubiera quitado solo uno, no podría mantener el equilibrio. ¡Pero nunca pensé que las cosas irían de mal en peor!ʺ, dijo Rocío y luego se mordió los labios. Lo único que quería en ese momento era salir de la montaña rápidamente. El dolor en las plantas de los pies realmente no le molestaba, así que siguió caminando, hasta que sintió que este se volvía más intenso. Cuando ya no lo aguantaba, miró hacia abajo y vio lo mal que se encontraban sus pies. Ambas plantas tenían pequeños pedazos de grava incrustados. Todo hubiera estado bien si las gravas fueran normales, sin embargo, todas esas rocas parecían haber sido talladas, pues tenían puntas afiladas, como si hubieran sido diseñadas para lastimar a las personas que caminaban por ahí.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top