MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 596 Las pertenencias de su madre (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5627

Updated: 2019-08-08 02:44


"Dime, ¿qué quieres?". Para la mayoría de la gente, Rocío siempre era cortés cuando contestaba el teléfono. Pero en esta ocasión, no pensaba que fuera necesario serlo con Clara. De hecho, ni siquiera quería descolgar el teléfono. Solo lo hacía porque no deseaba que continuara llamándola.

"¡Ja! ¿Necesito tener un motivo para llamar? ¿No podría tan solo querer hablar con mi querida hermana?". Clara secaba el esmalte de sus uñas, que aún se encontraba fresco. Estaba completamente exhausta después de toda una noche de sexo con Lobo. Sintiéndose completamente adolorida, se recostó perezosamente sobre el sofá, colocando sus delgadas piernas sobre la mesita de centro, en una posición bastante desagradable. Claramente, se estaba secando el esmalte de los dedos de sus pies, en lugar de reposarlos.

"Ya que no tienes nada que decir, colgaré el teléfono, no estoy de humor para aguantarte". Rocío estaba a punto de colgar y salir de la habitación.

"Espera, ¿no quieres recuperar las pertenencias de tu madre?". Clara se mofaba mientras extendía su mano, levantando el álbum que estaba sobre la mesa. La pequeña Rocío de aquel álbum estaba tiernamente vestida como una princesa. Era una pena que al final acabara siendo una Cenicienta.

"¿Qué? ¿Las pertenencias de mi madre? Pero...". Se sintió intrigada tan pronto como escuchó esas palabras, su mano que se había extendido para colgar el teléfono se detuvo en el aire.

"Sí, si quieres recuperarlas, tendrás que venir aquí. Te esperaré en el Tea Fragrance, pero solo las tendrás si vienes sola. Recuerda, no traigas a nadie contigo". Finalmente, Clara estaba decidida a llevar a cabo su plan, haciendo que Rocío acudiera sol

las 11 en punto, para así poder verlas sin más demora.

"Mamá, date prisa. Ya sé cuál será nuestro plan". Tan pronto como Rocío terminaba de vestirse, Julio corrió a la habitación con una sonrisa inocente en su rostro.

"Lo siento, Julio, debo salir para tratar un asunto urgente. Lamento no poder jugar contigo hoy". Se inclinó y le dio un suave beso en su rosada mejilla, en señal de disculpa.

"¡Oh! ¿Qué sucede? ¿Recibiste una misión? ¿Y qué hay de tus pies lastimados?". Al escuchar las palabras de su madre, la brillante sonrisa de Julio se desvaneció. Ya no se encontraba tan emocionado como cuando corrió escaleras arriba.

"No, es una cita. Mis pies están bien. Volveré pronto hijo. Quédate en casa y juega con tus abuelos, ¿de acuerdo?", dijo Rocío mientras sostenía su mano y bajaba las escaleras con él. Se sentía impotente, pues lo había desilusionado otra vez.

"Pero ellos no están aquí, y el tío Lucas ha ido a la oficina con papá, incluso el tío Marco salió, fue a la presentación de prueba de las nuevas armas anoche". Julio frunció la boca, ¿estaría solo en casa? Eso sería bastante aburrido.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top