MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 602 Una trampa

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10054

Updated: 2019-08-09 03:39


"¡Lo sé! Simplemente me gusta verlo reírse de ti, eso es todo". Clara era el tipo de mujer que podía burlarse de sí misma. Con el fin de lastimar a la gente que no le gustaba, iba tan lejos como para involucrarse.

"¡Mierda!", exclamó Paula al darse cuenta de que había cometido un error al colaborar con una mujer tan loca. Como dice el refrán: el hombre propone y Dios dispone. Su plan era tan bueno como sus debilidades. Tener una aliada tan estúpida como Clara podría hacer que le saliera el tiro por la culata.

"¡Paula, suficiente! Deja de insultarme". Clara no siempre era tan estúpida, muy pronto estaría preparada para contraatacar.

"¿Los trajiste? Si lo hiciste, dámelos o me voy. Estoy demasiado ocupada en este momento y ustedes pueden continuar su conversación sin mí". Rocío frunció el ceño. No estaba de humor para quedarse y discutir con ellas. En cuanto se levantó esta mañana, salió de la casa y se vino aquí. Ni siquiera tuvo tiempo de desayunar, solo pudo comprar un café en el camino. Ahora tenía hambre y lo único que quería era desayunar con Julio.

"No hay necesidad de apresurarse, Rocío. Tenemos que hablar", dijo Paula, mientras la desafiaba con la mirada y le sonreía irónicamente.

"No tenemos nada de qué hablar. Estás hablando con la persona equivocada", respondió Rocío, con una sonrisa sombría y una fría mirada, a pesar de los gestos de Paula.

"No, sí eres tú con quien quiero hablar. Por el bien de mi bebé, ¿no puedes simplemente renunciar a Edward y bendecir nuestra felicidad?", dijo Paula demasiado confiada y medio tonta. Pues creía que Edward aún la amaba y que su indiferencia hacia ella se debía a la intromisión de Rocío.

"¿Por qué haría lo que me pides?", preguntó Rocío burlándose. Ella no había ajustado cuentas con Paula por las mentiras que había dicho en la carta de acusación que envió. Y ahora, tenía el descaro de pedirle a Rocío que hiciera tal sacrificio.

"¿No eres una soldado? El bienestar de las personas debería ser tu prioridad". Paula sonrió con satisfacción. Quería ver cuál era el límite Rocío y saber si era lo suficientemente noble y desinteresada como para sacrificar su propio matrimonio.

"¡Cállate! Conozco mis deberes como soldado: renunciaría a mi vida para proteger la seguridad y el bienestar de los ciudadanos, lucharía hasta la muerte para proteger al país de la invasión y moriría por el bien de mis camaradas. Estos son los deberes de un soldado y no existe el de comprometerse a cumplir los deseos egoístas de una persona. Así que yo nunca violaría mi disciplina militar por un chantaje. Nunca lastimaría a personas inocentes por demandas irrazonables".

Rocío recitó sus deberes con confianza. ¿Debería una soldado renunciar a su familia para satisfacer las demandas egoístas e irrazonables de otras personas? Evidentemente, la respuesta fue negativa. Rocío sabía muy bien que nunca haría eso. Si hiciera ese sacrificio, ¿obtendría Paula lo que deseaba?

"Mamá, ¡eres increíble! Estoy orgulloso de ti". Julio, m

viniera aquí? Estás desperdiciando tu tiempo y energía en arruinarme", dijo Rocío, y se mordió el labio con aprensión. Si no estuviera drogada, habría sido capaz de luchar para salir. Pero ahora, no tenía esa oportunidad. Para acabar de ajustar, sus pies estaban heridos y Julio estaba atrapado con ella. Aunque él conocía algunas artes marciales chinas, estos horribles hombres no lo tratarían con la suavidad que lo tratan los soldados. Podría salir lastimado. '¿Qué tengo que hacer?', pensó Rocío con ansiedad.

"¿Desperdiciar mi tiempo? No lo creo. Usted merece que me tome la molestia, coronel Ouyang". De repente, un hombre entró y Rocío palideció en un instante. Era Hero, el hermano de Halcón. Como no estuvo presente durante el tiroteo de la última vez, Rocío pensó que había huido. Aunque, al parecer, estaba equivocada. Inesperadamente, se atrevió a hacer una aparición en la Ciudad S de nuevo. ¿Cómo terminó involucrándose con Paula? ¡Qué desastre!

"Hero, ¿estás siguiendo los pasos de tu hermano? Te lo advierto, aún tienes una salida. Entrégate a la policía y solo tendrás que cumplir una sentencia de algunos años antes de que puedas ser libre. No seas estúpido y no hagas que te maten". Rocío apretó el puño con fuerza clavándose las uñas en la palma de la mano, aunque no sentía ningún dolor. Hizo todo lo posible para mantener la compostura.

Hero rió incrédulo. "Coronel Ouyang, le contaré un secreto, soy la verdadera mente maestra detrás de todo esto. Halcón solo estaba trabajando para mí. Además, él no es mi hermano. Era un simple títere que yo manejaba, pero arruinaste mi marioneta. Debería hacerte pagar por todo".

Hero y Halcón eran muy diferentes. Halcón era del tipo de hombres que abusaba de las mujeres, mientras que Hero siempre había sido cauteloso. Su maldad lo convirtió en el peor de su clase, pues uno no podía saber de sus motivos o qué tipo de trampa había montado, sino hasta que haya entrado en ella. Este talento lo convirtió en el villano más horrible.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top