MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 607 El auto de la Sra. Mu (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8626

Updated: 2019-08-10 00:12


"¿Cuándo pasó esto? ¿Has buscado en todas partes?", preguntó Kevin, poniéndose de pie de golpe. Era obvio que estaba muy preocupado.

"Llevo media hora intentando contactarme con ella. Antes de eso yo estaba en una reunión. Primero quiero saber cuándo se fue de casa, así que lo averiguaré cuando llegue", dijo Edward mientras encendía el motor y se alejaba rápidamente.

"No te preocupes, probablemente esté en una zona sin señal. Sigue intentando contactar con ella. Si todavía no hay información, llámame, mandaré a algunos hombres a buscarla".

Al escuchar que Edward había perdido contacto con ella hacía solo media hora, Kevin se sintió un poco aliviado. Cuando Rocío estaba en una misión, era imposible que la gente la localizara a veces, incluso desaparecía durante uno o dos días enteros. Kevin pensó que debía ser algo normal. Estaba acostumbrado a tales situaciones. Así que probablemente Edward estaba exagerando. Rocío no era una mujer común y corriente, era una coronel, así que difícilmente podían hacerle daño.

"Está bien, espero que sea realmente como has dicho. ¡Adiós!". Edward no se sintió aliviado después de hablar con Kevin. Era imposible para él calmarse hasta ver con sus propios ojos a Rocío y a Julio sanos y salvos.

El sol brillaba en la ciudad S, pero para Edward solo había oscuridad a su alrededor. Se sintió peor cuando escuchó al guardaespaldas decir que Rocío y Julio salieron de la casa alrededor de las 10 de la mañana. Nunca había estado tan asustado.

"¿Qué pasó? ¿Rocío y Julio todavía están desaparecidos?". Tan pronto como Cynthia y Jonathan recibieron la llamada de Lucas, se les quitaron las ganas de seguir paseando. Así que se apresuraron en volver a casa. Cuando llegaron, vieron la cara pálida de Edward.

"Así es, no hay noticias hasta ahora. Pero intentaré encontrarla en todos los lugares posibles. Probablemente estoy más preocupado de lo que debería. Tal vez solo está disfrutando de su almuerzo en algún lugar". Edward intentaba ser positivo frente a sus padres. Era reacio a pensar que algo malo le pudiera pasar a Rocío.

"¿Tienes alguna pista donde buscarla? Si no, será mejor que te quedes aquí y pienses bien en todas las posibilidades". Jonathan frunció el ceño y sacó su teléfono celular. Se acercó a la ventana para hacer una llamada.

"Sí, Edward, no te preocupes demasiado. Debes analizar con calma la situación antes de ir a buscarla. Será una pérdida de tiempo si sales sin tener ninguna pista". De pie junto a su hijo, Cynthia le dio una palmadita en el hombro para consolarlo.

"Lo sé, pero no se me

ado hacía aproximadamente una hora, y no esperaba que el señor Mu también lo hiciera ese mismo día. Se preguntaba por qué, de un momento a otro, era tan importante para ellos.

"Señor Yi, lamento molestarle. Solo quería preguntarle si mi esposa fue hoy a su oficina". Edward era modesto con la gente. Así que siempre había sido muy educado al momento de tratar con las personas. Nunca se comportó de forma pretenciosa.

"No, pero ella me llamó hace una hora para pedirme que liberara a la señora Ouyang. ¿Hay algún problema?". El señor Yi estaba confundido. No sabía por qué Edward preguntaría por Rocío.

"¿Qué? ¿Cuándo le llamó? ¿A qué hora?". Edward no se sentía nada tranquilo. Por el contrario, sintió que la situación era más grave de lo que pensaba. Normalmente, ella no tomaría la iniciativa de pedirle que liberara a Yasmina. Sabía que preferiría mantener a esa malvada mujer encerrada por más tiempo. ¿Cómo podía ser posible que ella le pidiera al señor Yi liberar a Yasmina con antelación? Esto solo sería posible si alguien la estuviera amenazando. ¿Pero quién lo haría?

"Alrededor de las once y media. Estaba a punto de salir temprano del trabajo para ocuparme de un asunto privado. Lo cancelé porque ella llamó entonces. Señor Mu, ¿está bien la Coronel Ouyang?", preguntó el señor Yi prudentemente. Sabía que algo no estaba bien. De repente se puso muy nervioso. Como Jefe de Policía de la ciudad S, si algo malo le pasaba a la Coronel Ouyang, no podría librarse de las responsabilidades.

"¡Sí! Nadie se ha podido contactar con ella. No sé si está relacionado con su repentina petición de liberar a Yasmina. Pase lo que pase, espero que la policía pueda ayudarme a localizarla lo antes posible".

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top