MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 608 El auto de la Sra. Mu (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8560

Updated: 2019-08-10 02:56


Edward estaba completamente seguro de que el hecho de no poder contactar a su esposa nada tenía que ver con que su teléfono se encontrara en una zona sin señal de red celular. Algo le decía que Rocío estaba en serios problemas. Se preguntaba si todo eso había sido planeado para que liberaran a Yasmina, o si había alguna otra razón. Necesitaba resolver el misterio lo antes posible.

ʺPor supuesto, haremos nuestro mejor esfuerzo para ayudarlo. La señora Mu es una Coronel del ejército. Si algo le llegara a suceder, no sabría qué cuentas entregar a los militaresʺ. El señor Yi no se atrevió a tomar ese asunto a la ligera. Edward y Rocío eran personas muy importantes y con un alto estatus social. No podía jugar con ellos.

ʺEstá bien. Gracias, señor Yi. Otra cosa importante, nuestro hijo está con ella, tenga eso en cuenta y sean más precavidos, por favorʺ. En ese momento sería de gran ayuda si más personas apoyaran a Edward a buscar a Rocío y a Julio. En situaciones como esa la gente dudaba si debía ponerse en contacto con la policía o no. Edward sabía que necesitaba mucha ayuda y que la policía era una buena opción. En la mayoría de los casos, si las personas no llamaban a las autoridades a tiempo, sin darse cuenta estaban dejando pasar el mejor momento para rescatar a sus seres queridos. Edward no quería cometer tal error.

ʺDe nada, señor Mu. Organizaré a mis agentes para que los busquen y le informaré de inmediato cualquier descubrimientoʺ. De acuerdo con el procedimiento legal habitual, la policía no podía tomar cartas en el asunto antes de que pasaran 48 horas desde su desaparición. Pero ese era un caso muy especial. El señor Yi no quería cometer ningún error, por lo que organizó la búsqueda de Rocío y Julio de inmediato.

ʺ¿Hay alguna noticia?ʺ, preguntó Cynthia ansiosa, tan pronto como vio a su hijo colgar el teléfono. Estaba extremadamente preocupada por su nuera y su nieto, al igual que Edward.

ʺNo, lo único que sé es que Rocío llamó al señor Yi hace una hora, pidiéndole que liberara a una sospechosa. Es posible que la hayan obligada a hacer esoʺ. En ese momento, Edward estaba completamente seguro de que su esposa estaba en peligro. Comenzó a entrar en pánico, pero no permitió que este lo dominara. Sabía que eso no le haría ningún bien si quería recuperar a su esposa e hijo.

ʺ¿Qué? ¿Quieres decir que se encuentra en una situación muy peligrosa en este momento? ¿Qué hay de Julio? ¿Qué debemos hacer? Jonathan, ¿ya llamaste a Mayfly para que los busquen?ʺ, preguntó Cynthia a su esposo, quién acababa de colga

o esto con antelación. Convirtieron este lugar en una fortaleza impenetrable. No es de extrañar que te hayan desatado las manos sabiendo que no podremos escaparnosʺ.

Julio estaba contento de que no le hubieran quitado su mochila y de que no lo hubieran atado, como a su madre. Tan pronto como salieron de la cafetería, había apagado su teléfono en secreto. No quería que los bandidos se lo quitaran si llegaba a sonar en el camino, ya que este, era el único medio para salvarse.

ʺSí, debemos ser muy cautelososʺ, dijo Rocío en voz muy baja. Solo ella sabía qué cosas útiles había dentro de la mochila de Julio, las cuales les ayudarían a escapar tan pronto como tuvieran la oportunidad.

ʺMami, ¿crees que haya monitores instalados aquí? ¿Algo así como micrófonos o cámaras ocultas?ʺ. Julio sabía perfectamente lo que le preocupaba a Rocío. No harían ningún movimiento antes de asegurarse de que no estaban siendo vigilados.

ʺ¿Crees que haya algo ahí?ʺ, preguntó Rocío, alzando las cejas y mirando hacia la mesa que se encontraba junto a ellos. Si sus sospechas eran ciertas, habían instalado algún dispositivo debajo de esa mesa. De lo contrario, ¿por qué la habrían colocado en un lugar tan desolado?

ʺComprendo, mami. Haré todo lo posible para no ser detectadoʺ, dijo Julio con una sonrisa. Eso no sería una tarea fácil. Los bandidos sabían perfectamente que su madre era muy fuerte e inteligente. Nunca la hubieran dejado con las manos desatadas y sin ninguna vigilancia. Evidentemente Rocío y Julio estaban siendo vigilados a través del monitor, lo cual les ahorraba mucho esfuerzo y energía a los bandidos. Pero parecía que habían olvidado un dicho popular: ʺMás vale prevenir que curar".

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top