MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 611 Paula tiene un nuevo plan (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8510

Updated: 2019-08-10 04:11


ʺSeñor Mu, ¿se encuentra bien?ʺ. Lucas trataba de ayudar a Edward a mantener la calma. El desorden dentro de la cafetería indicaba que una pelea feroz había sucedido ahí. Desafortunadamente, aún no podían saber si Rocío y Julio estaban bien o no. Para Lucas era muy fácil darse cuenta de lo triste y ansioso que se encontraba su jefe.

ʺEstoy bien. ¿Tienes alguna noticia? ¿Qué ha estado haciendo Paul?ʺ, preguntó Edward cerrando los ojos, tratando de deshacerse de la confusión que lo abrumaba. No importaba cuántas veces lo intentara, simplemente no podía superar el miedo que lo dominaba.

ʺAún no tenemos noticias. Paul se fue directamente a un casino después de reunirse con Brian anoche. Tal vez sueña que puede hacerse rico de la noche a la mañana en ese lugarʺ. Eso era lo que creían todos los apostadores. Tenían la idea descabellada de que podían enriquecerse apostando. Sin embargo, parecía que no se daban cuenta de que a pesar de las esperanzas que les daba el juego, tarde o temprano les daría un golpe fatal y un día los dejaría sin dinero. En muchos casos, el juego y las apuestas fueron sinónimo de muerte y de vidas destruidas.

ʺ¿Qué? ¿Que se reunió con Brian anoche? ¿Entonces Brian ya sabe toda la verdad?ʺ, preguntó Edward lanzando un suspiro. Rocío había hecho todo lo posible por proteger a su hermano, ocultándole la verdad. Lamentablemente, ya se había enterado de todo.

ʺSí. Anoche fue a un bar y se puso tremenda borrachera. Nuestro guardaespaldas tuvo que ayudarlo a regresar a casaʺ. Los guardaespaldas encargados de vigilar los movimientos de Paul le habían contado a Lucas acerca de la reunión entre Paul y Brian. Lucas temía que Brian pudiera hacer algo extremo después de haberse enterado de la verdad, por lo que le pidió a uno de los guardaespaldas que lo siguiera.

ʺBien hecho. Graciasʺ. Brian era la única persona en la familia Ouyang por el que Rocío realmente se preocupaba. A Edward no le agradaba mucho ese muchacho, ya que a veces le resultaba irritante, al grado de querer patear su trasero, pero nunca lo hizo por consideración a Rocío. Sin embargo, no deseaba que le sucediera nada malo, de otra forma su esposa estaría devastada. Edward podía soportar cualquier cosa menos ver a Rocío llorar.

ʺSeñor Mu, todo indica que se llevaron a la Coronel Ouyang contra su voluntad. De acuerdo con los rastros de forcejeo en este lugar, definitivamente fue superada en número. Esa puede ser una de las razones por las que pudieron someterla, a pesar de ser una soldado tan fuerte y hábil. En cuanto a s

y su familia involucrados en todo esto?ʺ, preguntó Lucas, quien había seguido a Edward hasta allá. Cuando llegaron a casa de Leo, pudo comprender muchas cosas.

ʺAsí es. La última llamada que Rocío hizo fue al señor Yi, pero antes de eso, Clara la llamó. Ella debe estar detrás de todo estoʺ.

ʺSeñor Mu, ¿qué lo trae por aquí?ʺ. El mayordomo de la familia Ouyang se sorprendió mucho al ver a Edward parado en la puerta. No sabía a qué había venido. Pero podía deducir que su visita era señal de problemas que se avecinaban. Y se preguntaba qué lío provocaría Edward esta vez. El mayordomo se arrepintió de haber abierto la puerta tan apresuradamente sin comprobar a través de la cámara quién tocaba. Temía que Yasmina pudiera regañarlo por eso. Tan pronto como vio a Edward, comenzó a sudar frío del miedo.

ʺVengo a buscar a Claraʺ, dijo Edward mientras entraba, con una expresión de furia en su rostro. Sabía que debía haber una historia oculta detrás de la liberación de Yasmina.

ʺ¡Hola, señor Mu! ¿Finalmente decidió buscar a mi hija? ¿Ha venido por ella?ʺ, preguntó Yasmina en un tono de burla. Había salido al escuchar los golpes en la puerta.

ʺ¡Dígame dónde está Clara!ʺ. Con una mirada llena de odio, Edward caminó hacia Yasmina y la tomo por el cuello. La mujer no esperaba eso. Su mirada arrogante se desvaneció y al instante se puso pálida.

ʺNo... yo... no tengo ideaʺ, contestó Yasmina, mirando con los ojos bien abiertos al hombre furioso que se encontraba frente a ella.

ʺ¿No tienes idea de por qué fuiste liberada tan rápido?ʺ, preguntó Edward, apretando aún más su cuello. Estaba tan furioso que podría habérselo retorcido antes de que la mujer pudiera contestar.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top