MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 616 Culparse a sí misma (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8188

Updated: 2019-08-11 01:17


"Julio, ¿estás bien? ¿Te duele?". Rocío estaba en pánico. Inmediatamente, corrió hacia su hijo, pero los delincuentes que la vigilaban la detuvieron. Sus ojos estaban llenos de ira, mientras miraba a Clara ferozmente, le dijo: "Te aseguro que te haré pagar por lastimar a mi hijo".

"¡Já! ¿Todavía crees que puedes escapar de aquí y seguirme para vengarte de mí?". Clara la miró con evasiva. A pesar de que los dos hombres sostenían a Rocío con fuerza, ella aún no se atrevía a mirarla directamente a sus feroces y terroríficos ojos.

"Mami, estoy bien". Julio apretó los dientes y se levantó. Era tan fuerte como un soldado, así que pudo soportar naturalmente el dolor. Julio sabía que si sus manos no hubieran sido atadas de nuevo, Clara no habría sido capaz de derribarlo tan fácilmente.

"Abre la boca y bebe esta agua inmediatamente", ordenó Paula a Rocío. Aunque Paula se sorprendió y se distrajo por lo que Clara había hecho, pronto recuperó la compostura y volvió a mirar a Rocío, que era su objetivo.

En el momento que Paula instruyó a los hombres, se pusieron a trabajar. Al ver esto, Lobo, que había estado observando todo en silencio desde una esquina de la habitación, se puso eufórico. Al principio, estaba un poco indeciso porque sabía que Rocío era coronel, pero su belleza invocaba el deseo lujurioso en él. Estaba tan inmensamente atraído por la hermosa cara y ardiente figura de Rocío que pasó por alto, por completo, lo que Hero le había advertido antes de salir de aquí. Su mente estaba ocupada por los pensamientos lascivos de saborear a una coronel. Había probado muchas mujeres antes, pero nunca una mujer soldado. Lobo babeaba sobre Rocío sin pensar en lo que seguiría pronto.

"Umm... . Umm...". Rocío era una mujer fuerte e intimidante. Su espíritu de lucha era implacable, pero se sentía debilitada con las manos fuertemente atadas y demasiadas personas sujetándola. Los hombres la forzaron a abrir la boca y le vertieron el agua. Aunque apretó firmemente los dientes, fue vencida por Paula.

"¿Qué pusiste en la boca de mi madre?", preguntó Julio que ya estaba demasiado asustado. Realmente deseaba que su padre pudiera aparecer de algún lado y luchar contra todos estos hombres malos, igual que el héroe de un cuento de hadas.

"¿Quieres saberlo? Lo siento, no podemos decirte, esto no es algo que un niño deba saber. Así que mejor cállate". Paula sonrió astutamente.

Rocío cerró los ojos. ¿Era este el final

que intentara proteger a su madre, al final se vería obligado a abandonar el lugar. Pronto, su voz se desvaneció en la distancia, dejando sola a Rocío con varios hombres asquerosos. "Coronel Ouyang, no tenga miedo. Siempre he creído que las mujeres deben ser amadas y cuidadas, así que seré muy delicado contigo". Al ver que Clara y Paula finalmente se iban, Lobo ansiaba coquetear con Rocío. Si no se atrevió a decir nada antes no era porque temiera a Paula, sino porque sabía que era una mujer muy astuta. Si hubiera hecho algo antes, ella lo habría usado como chivo expiatorio frente a Hero y, ciertamente no quería irritarlo.

"Si no quieres morir, te sugiero que me dejes ir. Creo que no tengo que decirte quién soy, estoy segura de que ya me conoces. Será mejor que pienses cuidadosamente sobre las consecuencias antes de hacerme algo". Rocío apretó los dientes. Maldición, la droga ahora estaba teniendo un impacto en su cuerpo. Era tan fuerte que a pesar de la voluntad de defenderse, ella también estaba experimentando una ardiente ola de sentimientos amorosos.

"¡Jaja! Si tengo que morir por tener sexo con una belleza como la Coronel Ouyang, estaré más que satisfecho y feliz. No me arrepentiré". Lobo miró con avidez los senos de Rocío, que goteaban sudor de arriba a abajo con su aliento. No pudo evitar hacer un silbido morboso, mientras apreciaba la belleza de Rocío. Ahora, sus sucias manos, inescrupulosamente, se acercaron a su hermoso rostro.

"Imbécil, no te atrevas a tócame con tus sucias manos". Rocío giró la cabeza y esquivó su toque. Cada vez se ponía más nerviosa porque no lograba desatar la cuerda.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top