MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 618 El rescate (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6618

Updated: 2019-08-11 01:44


Lobo y sus hombres acorralaron a Rocío en una esquina, no había palabras que pudieran describir su desesperación. Sin embargo, esos malvados hombres también habían sufrido un gran revés. Rocío escupió saliva ensangrentada mientras sostenía con más fuerza el cuchillo. La pobre mujer parecía una vagabunda, con la ropa llena de agujeros. Debido a que estaba completamente exhausta, ni siquiera se había dado cuenta de que su ropa estaba hecha trizas. Ya ni siquiera le quedaba energía para cubrirse.

ʺUsted ha demostrado ser una excelente Coronel al llegar tan lejos en momentos de adversidad. Admito que es una mujer muy valiente. Le hubiera expresado mi admiración y me hubiera rendido ante usted, si no hubiera despertado en mi esta ansiedad de poseerla. Lo siento, Coronel, debe ser míaʺ.

Sin duda los matones que acompañaban a Lobo habían sido de gran apoyo para él, pues lo ayudaron a contener los ataques de Rocío, por lo que su jefe no había sido totalmente derrotado. Aun así, ella logró mantenerlo a distancia. Lobo decidió cambiar su estrategia; esperaría hasta que Rocío estuviera totalmente agotada. Ciertamente ese terrible hombre tenía el tiempo de su lado.

ʺMe temo que no dejaré que me pongas un dedo encima hoyʺ, dijo Rocío con firmeza. Esperaba que Julio no estuviera observando el monitor con Paula y Clara, de lo contrario, le rompería el corazón ver a su madre sufrir así.

ʺDebes estar bromeando, mi querida Coronel. No creo que puedas mantenerme alejado por mucho tiempo. Y para que lo sepas, luces aún más coqueta toda cubierta de sangreʺ. Lobo era un pervertido, sin lugar a dudas. Solo un hombre de mente retorcida le podría parecer encantador el sufrimiento de una mujer.

ʺMonstruo...ʺ, dijo Rocío, apretando los dientes, asqueada. Después cerró los ojos para tratar de mantenerse consciente. No quería que el dolor o el efecto de la droga la dominaran. Si el dolor se lo hubiera permitido, no hubiera dudado en retorcerle el pescuezo a ese des

o, estallando en una risa demoníaca. El cuerpo desnudo de Rocío había estimulado nuevamente su apetito sexual. No podía esperar más para arrancarle el sujetador, el cual era su única protección.

Todo parecía tan desolador para Rocío. Le habían atado nuevamente las manos hacia atrás y estaba debajo de un hombre que intentaba violarla. Por mucho que le doliera, finalmente tuvo que admitir que el plan de Paula estaba funcionando. Y no importaba cómo terminaran las cosas, esa mujer la había humillado terriblemente.

ʺ¡Ahhhhhhhhhhhh!ʺ. Justo cuando cerraba los ojos, llena de impotencia, un grito penetrante retumbó en la habitación. Lo siguiente que pudo ver fue que el hombre que estaba encima de ella era levantado violentamente y lanzado por los aires. Alzando la cabeza con inmensa dificultad, vio a cuatro hombres completamente vestidos de negro peleando con los criminales. Todos esos misteriosos hombres llevaban puestas máscaras de hierro, por lo que Rocío no podía saber quiénes eran.

Lo que vio a continuación parecía una imagen sacada de un sueño; su esposo entraba corriendo a la habitación. Edward estaba completamente aturdido cuando vio a Rocío. La imagen de su cuerpo encogido y tembloroso desgarraba su alma. Haciendo acopio de coraje, caminó temblando hacia ella, para abrazarla y consolarla.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top