MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 625 El duro castigo (Primera Parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6284

Updated: 2019-08-12 01:45


"¿Salvarte? ¿Por qué? Si lo que deseo es que te disparen". Edward sonrió malvadamente. Como Rocío se desmayó de repente, no tuvo la oportunidad de tratar con Paula y Clara, que ahora eran rehenes de Hero. Existía la justicia divina después de todo.

"¿Por qué eres tan cruel conmigo? ¡Todo lo hice porque te amo!". Paula aún no estaba desesperada, solo estaba llena de odio. Odiaba a Rocío porque sentía que le había quitado todo y a Edward por ignorar su amor. Odiaba el hecho de que el bebé que esperaba no fuera de suyo.

"No me amas, solo quieres tenerme para presumir. Disfrutas la sensación que te da cuando la gente te ve conmigo. No amas a nadie más que a ti misma". Edward dijo todo eso mientras miraba a Hero a los ojos. No le hablaba solo a Paula, se dirigía tanto a ella como a su primo.

Pero Hero fue inteligente, aunque entendió lo que Edward estaba diciendo, fingió no escuchar nada. Se quedó ahí quieto porque no quería pasar vergüenza.

"Señor Mu, ¿no crees que soy mejor opción para la Coronel Ouyang que tú?". Hero no dejaba de apuntar con el arma a Paula mientras hablaba con Edward, pues nunca bajó la guardia.

"¿Nunca oíste lo que dicen: no se puede juzgar un par de zapatos con solo mirarlos, solo la persona que los usa sabe si le convienen o no? Por lo tanto, la única forma de saber cómo se siente estar con alguien es compartiendo y conviviendo con ella. No estoy seguro de si soy el hombre perfecto para Rocío, pero lo que sí sé es que soy la persona que más ama en este mundo", Edward replicó tranquilamente, dio su punto de vista y le dijo a Hero lo importante que él era para su esposa. Su respuesta fue corta pero poderosa. Así logró matar dos pájaros de un tiro.

"Eso es porque ella no ha estado conmigo todavía, así que no sabe quién es mejor para ella. No eres ella, no puedes decidir en su nombre. Rocío debería decírmelo en persona".

tundo.

"Si estás hablando de las mujeres que tienes en tus manos, no son nada para mí. Puedes hacer lo que quieras con ellas". Edward torció la boca con desprecio. No le preocupaba la vida de otras mujeres, solo la de su esposa.

"Me refiero a morir juntos, tú y yo. ¿Todavía puedes mantener la calma?". Hero miró a Edward provocativamente, aunque no era tan autoritario como él. No creía que Edward amara a Rocío lo suficiente como para morir por ella. Era un hombre rico después de todo.

"¿De verdad vas a hacerlo? No lo creo. Entonces, ¿por qué debería alarmarme?". Edward levantó las cejas. No le dio importancia a la provocación de Hero, pero se preguntó por qué este hombre estaba interesado en Rocío. ¿No sabía que un traficante y una coronel estaban en dos bandos opuestos?

"¿Debería renunciar a ella?". Hero no era un mal perdedor. Pero había tomado un gran riesgo al regresar por Rocío, pero ahora ni siquiera podía verla. Por eso no estaba listo para rendirse así.

"Piénsalo tú mismo. Lo único que puedo decirte es que llegaste un poco tarde a la vida de Rocío. Lo siento por ti y no te odio. Aunque tomaste parte del secuestro, no le hiciste daño a mi esposa y a mi hijo. Así que no interferiré en lo que harás ahora, cuídate".

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top