MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 626 El duro castigo (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6952

Updated: 2019-08-12 01:45


Edward actuó con compostura, como si no estuviera lidiando con un traficante de armas, sino con un socio comercial. Los sentimientos de Hero por Rocío parecían ser sinceros. Ella había sido la razón por la que él regresó a pesar de saber el peligro que eso representaba. Edward admiraba su coraje y devoción. Al parecer él no era el único que apreciaba las virtudes de Rocío. Había muchos otros hombres que admiraban a su esposa. Todo indicaba que en el futuro tendría que estar más alerta, para evitar mayores problemas.

Kevin torció la boca. Edward parecía no estar ayudando, al contrario, solo estaba empeorando la situación. La tensión no se había relajado en lo más mínimo, por el contrario, se había agravado. Y por si eso fuera poco, tenía que quedarse allí escuchando a Edward y a Hero hablar sobre la mujer que él también amaba. Al parecer podían hablar sobre ella tranquilamente, pero a Kevin le incomodaba sobremanera escuchar su charla. Sin embargo, a partir de la conversación entre Edward y Hero pudo descubrir por qué había regresado ese delincuente.

ʺGeneral Gu, ¿qué está pasando aquí?ʺ, preguntó el señor Yi, el jefe de la Oficina de Seguridad Pública, quien llegó al lugar con algunos policías. No tenía idea de quién era el secuestrador y por qué Kevin no estaba haciendo nada.

ʺ¿Qué es lo que parece?ʺ, preguntó Kevin, visiblemente enojado. A pesar de su mal humor, no se atrevió a gritarle a Samuel o a enojarse con Edward, pero seguramente podía desquitarse con el señor Yi.

Al escuchar la respuesta de Kevin, el señor Yi esbozó una sonrisa incómoda, pues en realidad no sabía lo que estaba sucediendo. Justamente por eso había preguntado. Pero como funcionario de nivel inferior, no podía decirle eso a Kevin, y tuvo que soportar en silencio su mal humor.

ʺGeneral Gu, ¿qué prefiere; dejarnos ir o que muramos con usted? Cualquiera que sea su respuesta, no me importaʺ. dijo Hero, sonriendo amargamente. Edward ignoró su provocación y se alejó con un gesto de indiferencia. El desprecio de Edward era como una espada apuñalando el corazón de Hero.

consecuencia de sus actos.

Cuando Kevin y los demás las encontraron, parecían tan desoladas como dos hojas caídas a merced del viento otoñal. Eso era lo que Edward quería y que Hero hizo por él.

Paula perdió a su hijo y nunca más pudo ser madre. Ese era el castigo más duro para cualquier mujer. Al escuchar el resultado del médico, Kevin suspiró impotente, pues la misma Paula se lo había ganado a pulso. En primer lugar, no debió haberle hecho tanto daño a Rocío.

Afortunadamente, Hero fue capturado. Pero Kevin sospechaba que se había rendido, pues lo habían encontrado con demasiada facilidad. Lo más probable era que se hubiera entregado por Rocío, pues estaba loco por ella. Lamentablemente, al igual que Kevin, él también se había enamorado de la mujer equivocada.

El cielo no estaba nublado, tampoco llovió. Era un día muy soleado. Rocío finalmente se despertó, después de haber dormido por dos días. Probablemente a causa de la anestesia o quizás porque estaba demasiado cansada. Durante esos dos días Edward había estado sumamente preocupado, incluso le había pedido a Pol que se quedara en la villa de la familia Mu para poder cuidar a Rocío las veinticuatro horas del día. No le había permitido ir a ninguna parte. Edward finalmente pudo comprender lo que Rocío debió haber sufrido durante los días en que él había estado en coma, debido al disparo que recibió.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top