MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 632 Ver para creer (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8804

Updated: 2019-08-13 08:05


ʺNo te enojes, ya me voy. Pero antes, necesito que me des la contraseñaʺ. Paul se encogió de hombros, esperando que su prima no estuviera tan enojada como para quitarle la tarjeta bancaria que le había dado.

ʺ¡Solo vete! Sal de aquí. ¡No quiero volverte a ver!ʺ. Después de escuchar a Paul, Yasmina se dio cuenta de que había perdido por completo toda su dignidad y autoridad como madre. Sabía que no sería capaz de pararse frente a Brian y llamarlo hijo.

ʺ¡Estás loca!ʺ, gritó Paul, mientras salía a toda prisa del auto de Yasmina, para evitar que se enojara aún más. Esa mujer podía llegar a ser más aterradora que el mismísimo diablo, por eso Paul había decidido desaparecer antes de que fuera demasiado tarde.

A Yasmina no le importaba lo que su primo pensara de ella, así que encendió su auto y se alejó antes de que ese hombre pudiera siquiera decir adiós. El auto desapareció en el horizonte, mientras Paul maldecía y gritaba.

La ciudad estaba envuelta en una cortina de oscuridad y algunas estrellas brillaban en el cielo. Brian se estacionó frente a la villa de la familia Mu. Después de algunas dudas, finalmente se bajó del auto y admiró la hermosa casa que estaba frente a él. Se sentía demasiado avergonzado como para tocar el timbre. Sin embargo, la preocupación y el remordimiento lo estaban consumiendo. Sin darse cuenta había conducido hasta la casa de la familia Mu.

En un instante, el sentimiento de soledad que estaba experimentando en ese momento fue reemplazado por su optimismo habitual. Respiró profundo, sonrió, abrió la puerta de su auto para subirse de nuevo y cuando estaba a punto de irse de regreso a casa, escuchó una voz.

ʺ¡Hola, Brian! Entraʺ, dijo Edward, sonriendo. Estaba recargado en la pared y con las manos en los bolsillos. Miró a Brian intrigado.

ʺ¿Está bien Rocío?ʺ, preguntó Brian tímidamente. Aunque le habían informado todo lo que le sucedió a su hermana, había dudado si debía ir a visitarla o no, pues también se enteró de que la familia Mu no le había permitido a su padre verla. Temía correr con la misma suerte que Leo. Se sentía muy ansioso y preocupado por Rocío, pero también demasiado avergonzado para tocar la puerta, después de todo, el sufrimiento y las heridas de su hermana estaban directamente relacionados con su familia.

ʺSi estás preocupado, ¡compruébalo tú mismo! No creí que fueras a venir. Pasa, no seas tan tímidoʺ, dijo Edward con una sonrisa sombría. Después se dio la media vuelta y caminó hacia la villa sin voltear a ver a Brian. Sabía que su cuñado seguramente lo seguiría y entraría.

Brian dudaba si había sido una buena idea visitar a Rocí

. Ese sentimiento era muy diferente a lo que experimentaba con el cariño y las atenciones de la familia Mu, ya que este provenía de alguien con su misma sangre.

ʺHermana, no tienes nada que agradecermeʺ, dijo Brian, avergonzado y triste. Sabía que no estaba en posición de que Rocío le agradeciera absolutamente nada. Aunque él no la había lastimado personalmente, las agresoras estaban estrechamente relacionado con él y no merecía su perdón.

ʺBrian, te conozco mejor de lo que crees, además soy una mujer racional, no te culpes por algo que tú no hiciste, y que no fue tu culpa. Pase lo que pase, eres mi hermanoʺ, dijo Rocío, mientras acariciaba el cabello de Brian. Si había alguien en la familia Ouyang que valía la pena, ese era Brian. A Rocío ya no le importaba nadie más.

ʺRocío, ¿no me odias por todo tu sufrimiento y dolor?ʺ, preguntó Brian, amargamente. Luego, levantó la cabeza y vio la mirada comprensiva de Rocío. Cuando notó el vendaje alrededor de la cabeza de su hermana, su corazón tembló de remordimiento y vergüenza, nuevamente.

ʺ¿Me has hecho algo por lo que debas disculparte? ¿O has hecho algo que me lastime?ʺ, preguntó Rocío, observando cuidadosamente la cara de su hermano.

ʺNo, eres mi hermana y nunca te haría esoʺ, contestó Brian, antes de ser interrumpido nuevamente.

ʺEntonces, no tienes por qué sentirte avergonzado. No me gusta nada este tipo de relación distante entre hermanos. Deberíamos vernos más a menudo. Dudas mucho para acercarte a mí y eso nos hace sentir incómodos y nos alejará aún másʺ.

Rocío conocía las inseguridades de Brian y su gran sensibilidad. Sin embargo, ella nunca rechazó a su hermano ni lo culpó de nada, por el contrario, sentía pena por la terrible madre y hermana que tenía.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top