MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 639 Una visita al cementerio (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8402

Updated: 2019-08-15 00:02


ʺNo me importa si me crees o no. Soy yo el que más se beneficia sabiendo que esto es verdad. No hay necesidad de discutir contigoʺ, dijo Edward, esbozando una pequeña sonrisa, mientras acomodaba el cabello de Rocío detrás de su oreja. Aunque él había hecho eso muchas veces antes, ese gesto siempre conmovía a Rocío.

ʺ¿Puedes decirme qué te hace estar tan seguro de que esa niña soy yo?ʺ. Rocío no pudo evitar sentir curiosidad al respecto, pues Edward no había mencionado ese asunto antes, ni siquiera cuándo fueron a la Ciudad K.

ʺEncontré un álbum en la mochila de Julio. Estaba lleno de fotos de tu infancia. La niña de las fotos es tan hermosa como la imagen que he guardado en mi memoria durante tantos añosʺ. Edward no trató de ocultar los sentimientos que había mantenido en secreto dentro de su corazón por tanto tiempo. Esa chica que no había podido borrar de su memoria resultó ser Rocío. Y eso le había causado una gran emoción.

ʺNo puedes llegar a la conclusión de que yo soy esa niña, solo por algunas fotos viejasʺ. Rocío intentaba asegurarse de las palabras de Edward una por una. Sabía muy bien que entre más se elevaran sus esperanzas, más probabilidad de decepción se sentiría después. Así que no se atrevió a emocionarse demasiado, antes de estar absolutamente segura.

ʺ¿Y qué me dice del apodo de Jasmine? Esto no me lo inventé, debería ser suficiente para disipar tus dudasʺ, dijo Edward frunciendo el ceño. Rocío era una mujer muy segura, pero no podía comprender por qué siempre sospechaba tanto de lo qué decía su esposo. Edward opinaba que eso no era nada bueno.

ʺ¿Entonces realmente dijiste 'Jasmine' ese día? Pensé que había escuchado malʺ. Por fin Rocío dejó de cuestionar las palabras de Edward. Ahora estaba convencida, resultó que Edward también se había enamorado de ella hacía mucho tiempo.

ʺ¡Sí! Sabía que no eras tan inteligente, pero tampoco esperaba poder engañarte tan fácilmente. Eres tan inocente y pura como un niño, comparada conmigo. Y me gusta que seas asíʺ. A Edward no le importó la presencia de Julio y abrazó a Rocío, con mucho amor. Julio sonrió en silencio. Ver a sus padres juntos lo hacía sentir inmensamente feliz.

La presentación de las nuevas armas se llevaría a cabo según lo programado. Debido a que Kevin se encontraba en un entrenamiento en el extranjero, Rocío había sido la mejor opción para coordinar el gran evento. Estaba tan ocupada con los preparativos que apenas tuvo tiempo de ir a casa.

ʺCoronel Ouyang, aquí está la informació

io residencial de la base. Originalmente había planeado ir a casa esa noche para hacer compañía a su esposo, quién parecía extrañarla mucho, pero él se le adelantó y la llamó por teléfono.

ʺ¿Así que te diste cuenta?ʺ. La intención de Edward no era reclamarle nada a Rocío, solo quería decirle que tenía que hacer un viaje de negocios al extranjero por un par de días.

ʺ¡Así es! ¡Soy tu esposa y lo tengo muy presente siempre!ʺ. Después de haber vivido con Edward por tanto tiempo, Rocío se dio cuenta de que se había vuelto bastante descarada. Y no sabía si eso era algo bueno.

ʺ¡Me gusta escuchar eso! ¿Sabes cuántos días has estado fuera de casa?ʺ. Edward no pudo evitar sentirse un poco solitario, pues extrañaba mucho a su esposa. Sabía que trabajar para el ejército era difícil, pero nunca pensó que ser el esposo de una Coronel fuera aún más difícil.

ʺHe estado aquí cuatro días. Pero me caíste de sorpresa una vez. ¿Puedes eliminar al menos una de mis culpas?ʺ. Rocío había comenzado a extrañar a Julio. Había estado tan ocupada que no tuvo tiempo de pensar en cosas más allá del trabajo.

ʺNo me disgusta el que no sientas un poco de vergüenzaʺ, dijo Edward sonriendo. Rocío conocía a su esposo lo suficientemente bien como para negociar con él. Sabía que Edward no se enojaría por sus bromas.

ʺ¿Y por qué habría de sentirme avergonzada? Estoy casada con el hombre más desvergonzado del mundo. Y él ha sido mi mejor maestroʺ. Últimamente Rocío disfrutaba mucho de hacerle bromas a Edward. Era muy divertido molestarlo cuando sabía que no se enojaría y no tendría oportunidad de tomar represalias en su contra. Efectivamente había sido un buen maestro.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top