MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 646 El país B (Tercera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6945

Updated: 2019-08-16 00:02


ʺ¡Informe!ʺ. Una voz grave interrumpió los pensamientos de Rocío. Volteó a ver su reloj y se dio cuenta de que había estado reflexionando durante un largo rato.

ʺPase, por favorʺ, respondió Rocío. A juzgar por la manera tan formal en la que habían tocado la puerta, sabía que no se trataba de Marco. Él era mucho menos formal, siempre parecía que iba a atender algún tipo de emergencia.

La persona que había tocado era un joven lleno de vigor y vitalidad, de nombre Lee. Primero saludó a Rocío y luego le informó: ʺCoronel, el Mayor General Gu me pidió antes de irse que le entregara estos documentos, dijo que podría necesitarlosʺ. Después de decir eso, dio un paso adelante para entregárselos en la mano a Rocío.

ʺYa veo. Fue muy amable de su parte ser tan atento, pero parece que no confía en mis habilidades de trabajoʺ, dijo Rocío, con una leve sonrisa, mientras le recibía la carpeta y se sentaba en su silla.

ʺNo, no lo malinterprete, por favor. Estoy seguro de que esa no era su intención. Él reunió toda esta información para que usted la use como fuente de referencia. El siguiente paso a seguir y la decisión final están en sus manos únicamente, Coronelʺ. Rocío observaba divertida cómo Lee tomaba sus palabras en serio. Obviamente conocía bien a Kevin y nunca se sentiría ofendida al recibir ayuda de él.

Para tranquilizarlo, le dijo: ʺEstá bien, comprendo. Agradezco su ayuda tanto como la del Mayor General Gu. Por favor no tome mis palabras en serio, sólo estaba bromeandoʺ. '¿Por qué no se dio cuenta de que solo era una broma? ¿Acaso he sido siempre tan seria que ni una broma me pueden creer?', pensó Rocío.

Lee movió los labios pero no se le ocurrió qué decir. De hecho, ni siquiera le pasó por la mente que Rocío estuviera bromeando, pues nada de lo que había dicho le resultó gracioso. Estaba muy acostumbrado a la seriedad y precisión de la Coronel Ouyang. Así que cuando la escuchó hablar de forma tan casual, le había resultado un poco difícil comprender su broma.

Al ver que su trabajo había terminado ahí, Lee se disculpó y salió de la o

lquier mujer.

ʺ¿Te refieres al Mayor General Gu? No, por supuesto que no lo hizo. Él se encuentra tomando un discreto curso de capacitación y nadie tiene permitido ponerse en contacto con él. Relájate, todavía tienes la casa para ti sola. Incluso si pusieras todas sus cosas a la venta, no habría nada que él pudiera hacer en este momentoʺ.

Era obvio que Kevin había usado la misma táctica con ella y con Natalia: bombardeándolas de consejos, reglas a seguir y otras cosas. 'Pobre Natalia', pensó Rocío, sacudiendo ligeramente la cabeza con una sonrisa.

ʺPara tu información, no tengo interés en vender sus cosas. Lo único que me haría inmensamente feliz sería no tener que escuchar sus consejos acerca de cómo cuidarme a mí misma. ¿Hermana, también es así en el trabajo, poniendo millones de reglas y dándole órdenes a todo mundo?ʺ. En realidad a Kevin no le gustaba molestar a nadie, lo que sucedía era que para él Natalia era como una niña, y sentía la necesidad de protegerla. Por eso, antes de salir de casa, se aseguraba de que todo estaría bien mientras él no estuviera.

ʺ¿Cómo te imaginas que es en el trabajo?ʺ, preguntó Rocío, con una sonrisa maliciosa. Se le acababa de ocurrir la idea de jugarle una pequeña broma a Natalia. Al parecer Julio no había heredado su carácter maquiavélico únicamente de su padre; era evidente que su madre también había contribuido.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top