MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 661 Amor paterno (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7483

Updated: 2019-08-18 00:12


ʺ¡Tú puedes, chiquilla!ʺ, dijo Edward, riendo entre dientes. Se alegró de que Michelle le hubiera creído. Después de todo, esa muchachita era demasiado simple.

ʺ¿Cómo es que se hicieron enemigo de esos tipos? No parece que sean buenas personas. ¿Les hiciste algo a los mafiosos de esta zona?ʺ, preguntó Michelle cuando recordó la peligrosa situación en la que estuvieron envueltos unos momentos antes. Si ella y sus compinches no hubieran aparecido a tiempo, Lucas habría sido gravemente herido.

ʺSí, es un problema de negocios. Quieren que agachemos la cabeza porque estamos en su territorio. Nos han puesto en una situación muy difícilʺ, dijo Edward, frunciendo el ceño. Había sido demasiado descuidado y se dejó embaucar. La situación era muy peligrosa y crucial. Si él y Joseph no llegaban a un acuerdo al siguiente día, tendría que recurrir a la ayuda de su padre como último recurso. Honestamente, era reacio a pedirle ayuda a Jonathan. Lo pasado se había quedado en el pasado y ya no lo odiaba. Pero Edward era un hombre muy orgulloso y no quería que su padre pensara que ni siquiera era capaz de arreglar sus problemas de negocios.

ʺDeberías tener más cuidado. Si hay algo que pueda hacer por ustedes, hágamelo saber. Vine a este país solo por diversión, pero un amigo de mi padre es muy poderoso aquí. Quizás él pueda ayudarloʺ, dijo Michelle mientras se sobaba el pecho como si fuera hombre.

ʺNo, graciasʺ. Edward no quería deberle nada a nadie. Si alguna vez tuviera que pedirle ayuda a alguien, preferiría que fuera a su propio padre que a cualquier otra persona. Después de todo, los lazos de sangre eran inquebrantables. Edward no quería deberle nada a nadie más, si aceptara la ayuda del padre de Michelle, se sentiría en deuda. Y Jonathan nunca le pediría nada a cambio.

ʺBueno, me tengo que ir. ¡Cuídense!ʺ, dijo Michelle, mientras miraba su reloj. Ya era tarde. Hubiera deseado poder quedarse para darle otra paliza a Lucas, pero sería inapropiado que se quedara más tiempo, pues conocía el límite.

ʺNos vemos de regreso en la ciudad. Recuerda lo que te dijeʺ, dijo Edward.

ʺLo haré. Adiósʺ. Michelle era de mente dispersa; para cuando salió de la habitación, la ira que sentía hacia Lucas ya había desapar

hubiera preferido morir antes que buscar la ayuda de su padre. Ahora estaba dispuesto a llamarlo. Parecía que finalmente se habían reconciliado.

ʺSí, estaba hablando con él. Vinimos aquí tan rápido que no hicimos los preparativos adecuados. Ahora necesitamos la ayuda de Mayfly para que nos protejan. Después de cerrar las negociaciones con Joseph, podremos llegar a casa a tiempoʺ, dijo Edward, después caminó hacia el sofá y se sentó. La frustración había desaparecido de su rostro. Ya parecía estar de buen humor.

ʺCon la ayuda de su padre, podremos contraatacar mañana por la mañanaʺ, dijo Lucas. Estaba acostumbrado a la actitud segura que Edward siempre mostraba. Ese día había sido la primera vez que lo vio acorralado. Lucas realmente apreciaba a su jefe, y verlo en esa situación lo había hecho sentirse muy mal. Edward le había prometido a Rocío que volvería a casa sano y salvo, por lo que había tenido que reprimir su ira mientras negociaba con Joseph. Había hecho todo lo posible por tener tacto, y al final casi lo matan. El antiguo Edward nunca se hubiera comprometido con nadie de esa forma, pero ahora era esposo y padre. Eso lo había cambiado todo. Tenía que poner a su familia y a su propia seguridad primero, y pensar muy bien antes de tomar cualquier medida.

Rocío había tenido una pesadilla recurrente toda la noche; corría y corría, pero siempre la atrapaban. Nunca antes había tenido ese terrible sueño. Y cuando se despertó por la mañana, se sentía exhausta.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top