MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 671 De regreso a casa (Segunda Parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8016

Updated: 2019-08-20 00:02


"Estoy bien. ¿Te he ofendido?", preguntó en voz baja Edward, quien seguía recostado sobre las piernas de su esposa. Al escuchar su tono de voz, ella se dio cuenta de que aún estaba algo cansado.

"No, no me ofendiste. En el pasado, yo era demasiado ingenua. Pensaba que podía luchar con mi cuerpo sin tener que pensar en la preocupación de los demás. Pero estaba equivocada. No estoy sola. Hay muchas personas que me aman y se preocupan por mí. Por ellos, debo cuidar mejor de mí misma".

Cuando dijo todo eso, sintió como la amargura brotaba en su mente. Como militar, ella debía hacer cosas que a veces iban en contra de su voluntad. Y a pesar de que ella había reflexionado sobre sus actos, no era capaz de cambiar su situación. Muchos de sus amigos le aconsejaron que dejara la vida militar. Sin embargo, ser una soldado no solo era un trabajo para ella, era la confirmación de la realización de su vida. Se había esforzado al máximo, entregando su corazón y su alma para poder alcanzar sus objetivos. Aún recordaba a la perfección la alegría que sintió el día que se cumplieron sus metas.

"Muy buena reflexión". Edward tocó los suaves labios de su esposa. Él sabía que al ser militar, era imposible que no saliera herida pero no tenía otra opción más que aceptarlo. Quizás eso era el lamento que un esposo de una soldado debía tener. Él no soportaba la frustración de no ser capaz de ayudar a su mujer.

"¿Aún estás molesto conmigo?". Rocío se mordía los labios con ansiedad. Ella siempre había sido alguien firme e inflexible, a tal punto de no haber rendido ante nadie. Sin embargo, ahora, se había entregado a Edward de esa manera. No se sintió avergonzada en lo absoluto, en vez de eso sintió como la dulzura fluía. Él la amaba y esa era la razón por la que él se preocupaba pos su seguridad.

"¡Ajá!", sonrió Edward. ¡Pero qué tonta era! Si él siguiera enojado con ella, no estaría recostado ahí y hablando con ella con tanta calma. Como ella trataría de compensarle, Edward fingió estar molesto para saber qué podría hacer para que estuviese feliz.

Rocío mordió su labio por un momento y finalmente tomó una decisión. Se inclinó con lentitud y presionó sus suaves labios sobre los de él. Al besar aquellos fríos labios, ella se sintió a gusto y en calma. Desde el primer momento en que lo vio luego de haber estado separados por un par de días, lo único que ella quería era besarl

burlarte de mí? Mi mamá te castigará por esto. ¡En lo absoluto, no estoy gordo! Caí tontamente al tomar en serio las palabra que dijiste al principio. ¡Parece que no solo te burlas de los extraños, sino que también le tomas el pelo a tu propio hijo!', Julio pensó para sí mismo.

"¡Vamos, solo estás diciendo tonterías! Yo no he dicho eso. Cariño, no escuches lo que dice. Solo trata de incriminarme". Edward se volvió hacia Rocío y le mostró una sonrisa muy halagadora. Luego le lanzó una mirada de advertencia a Julio.

"Dijiste que era un mono. ¿Eso no significa que ella también lo es?". Julio sonrío con astucia y quiso saber cómo le explicaría eso a Rocío.

"También dije que eras como un panda. ¿Eso no significa que tu madre también es un panda?". Edward golpeó la cabeza de Julio. ¿Cómo se atrevía a decir que Rocío era un mono?

"¡Mira! Acabas de admitir que lo has hecho. No solo has dicho que mamá parece mono, sino que también es como un panda". Como dice el dicho: "De tal palo, tal astilla". El hijo de Edward eran tan astuto como él.

"Así es. Claro que trato a tu madre como un panda. Acaso no lo sabes, el panda es considerado un tesoro nacional. Tú eres un simple mono que no puede compararse a un panda". Edward pellizcó la nariz de Julio y pensó: 'Aún eres muy pequeño como para poder ponerme una trampa'.

Mirándolos, Rocío sonrió y no dijo nada. Ella no se metería en aquella discusión, porque de otra manera, la acusarían de ser parcial. Ella también quería saber quién podría ganar ese juego. De todas maneras, ambos eran las personas más importantes de su vida.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top