MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 674 Cena Familiar (Tercera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6346

Updated: 2019-08-20 12:23


ʺ¿Qué te parece esperar hasta esta noche? Nos acostamos y así tú misma podrás darte cuenta de si estoy bien o no. ¿Qué dices, cariño?ʺ, le susurró Edward a Rocío, quien se sonrojó al instante y le dirigió a su esposo una gélida mirada. Para su sorpresa, Edward no parecía molesto, por el contrario, conservaba esa sonrisa coqueta en su apuesto rostro y miraba a su esposa con cierta audacia. Rocío estaba muy sorprendida de que su esposo no se sintiera avergonzado en lo absoluto después de haberle insinuado intimidad, incluso estando rodeados de gente. Aunque difícilmente otras personas podrían haberlos escuchado porque estaban hablando en voz muy baja, ella no podía evitar sentirse avergonzada. Sentía como si hubiera hecho algo realmente malo.

ʺ¿Papi, qué le dijiste a mami? ¡Su cara se puso roja como un tomate!ʺ, preguntó Julio con curiosidad. Cuando él y su madre vivían en la base del ejército, solo ellos dos comían juntos. A veces Kevin y Marco comían con ellos, pero para nada se sentía como comer en familia. Cenar en una mesa grande con todos los miembros de su familia era algo nuevo y muy emocionante para él. Se sentía inmensamente feliz y apreciaba cada minuto.

ʺ¿De verdad quieres saber lo que le dije a tu mami?ʺ, preguntó Edward, sonriendo con malicia. Su mensaje entre líneas había sido tan evidente que Julio pudo darse cuenta instantáneamente de que debía dejar de seguir haciendo preguntas.

ʺNo, no. Prefiero no enterarmeʺ, respondió Julio apresuradamente. La mirada de su padre le dejó muy en claro que no quería que hiciera un alboroto acerca de esa pequeña charla con su madre. Aunque Julio tenía un poco de curiosidad, no se atrevía a seguir insistiendo. Recordó el famoso dicho de que la curiosidad mató al gato. Y decidió que lo mejor era comportarse.

'Observación astuta y respuesta rápida. ¡Ese es mi chico!', pensó Edward. Se alegró de saber que sus genes

e la sopa de hierbas había sido una trampa; pues sabía que Lucas la odiaba y que tarde o temprano haría comentarios imprudentes, los cuáles podría usar en su contra. Simplemente no esperaba que ese momento llegara tan pronto.

ʺ¡Está bien! De acuerdo, mañana te llevaré al kwan de taekwondo si tu padre no tiene trabajos para mí. Pero primero tenemos que hacer un trato; solo estaremos ahí un par de horas, no todo el día, ¿de acuerdo?ʺ. Lucas había admitido su derrota. Cuando Julio estaba a punto de alejarse, Lucas lo detuvo y puso las cosas en claro, pues sabía que ese chiquillo siempre se emocionaba demás cuando iba a ese lugar, así que lo mejor era establecer algunas reglas desde el principio.

ʺ¡Trato hecho! Me alegra que hayamos resuelto esto de la mejor manera. Y estoy seguro de que mi padre no tendrá ningún problema con esoʺ, dijo Julio, muy feliz por su pequeña victoria. Estaba seguro de que su padre no haría planes para Lucas, pues estaría muy ocupado después de ese largo viaje, y necesitaría más de una noche para estar a solas con su querida esposa. Julio sabía que los adultos tenían ciertas necesidades. ¿Que cómo se enteró de eso? Digamos que quería mantenerlo en secreto, de lo contrario su madre le podría más reglas y restricciones.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top