MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 683 Misterio púrpura (Primera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7496

Updated: 2019-08-21 13:13


"Eres un pequeño glotón, bajemos primero y esperemos a tu madre", Edward tomó la mano de Julio y lo acompañó escaleras abajo. Él habría cargado a su hijo pero Rocío no lo permitía, pues no quería que malcriara a Julio.

Era raro ver a Rocío en un par de pantalones cortos que mostraran sus largas y estrechas piernas, esta prenda combinaba muy bien con un ajustado top morado que mostraba su figura curvilínea. Y llevaba su negra y brillante cabellera recogida en un moño, el nuevo atuendo fue un gran cambio con respecto a la ropa que generalmente usaba. Rocío se veía hermosa con ese cambio.

Edward la miró estupefacto. Parecía una extraña, él siempre supo que ella tenía una gran figura, pero verla así estaba haciendo que su sangre bombeara con intensidad.

"¿Por qué me estas mirando? ¿Pasa algo malo?", Rocío se sintió incómoda bajo su fija mirada, por lo tanto, se miró a sí misma en búsqueda de algo fuera de lugar.

"No, nada está mal, simplemente me parece que mi bella esposa puede lograr cualquier cosa", Edward sonrió, arqueando las cejas. Estaba feliz de ver su amada luciendo tan impresionante, pero le molestaba que otros hombres también la miraran.

"¿No fuiste tú quien me compró estas prendas? ¿No comprobaste si eran apropiadas para mí antes de pagarlas?", preguntó Rocío. Se decía que si una mujer no cambiaba de estilos constantemente, su hombre la cambiaría por otra algún día, sin embargo, ella era una mujer inteligente y sabía que no siempre le hacía bien quedarse con su estilo aburrido. quería lucirse un momento y sorprender a su esposo. Fue Natalia quien le metió la idea en la cabeza, como diseñadora de moda, tenía ideas inspiradoras sobre cómo deberían vestirse las mujeres, la reacción de Edward lo demostró.

"Me imaginaba cómo te verías en la ropa, realmente no esperaba que la usaras", Edward compraba toda la ropa de su mujer, pero era demasiado informal para el trabajo. Ella vestía principalmente con el uniforme militar y aunque le encantaba usarlo, a veces tenía ganas de cambiar su estilo. Los cambios podían resultar gratamente sorprendentes y Rocío disfrutó verse a sí misma con su nueva apariencia. Edward nunca hubiera esperado que ella saliera de su zona de confort, estaba muy contento d

r el comportamiento de Edward, siempre era tan posesivo con su mujer, incluso alrededor de Natalia, que no era un hombre.

"Tía Natalia, ¿dónde está el tío Kevin?", después de obtener un severo regaño la última vez, Julio había comenzado a llamarla 'tía' por respeto, a pesar de que no quería hacerlo.

"Oye mocoso, ¿no es suficiente con que me veas a mí? ¿Por qué tienes que preguntar por Kevin?", en realidad, Natalia tampoco sabía dónde estaba él, sólo le había dicho que iría al extranjero para un ejercicio militar.

"A ti te veo muy a menudo. Sin embargo, ha pasado mucho tiempo desde la última vez que vi al tío Kevin", Julio frunció el ceño ya que sabía cómo era Natalia, él había hecho una pregunta simple, pero ahora ella lo miraba sombríamente.

"No lo veo a pesar de que vivo con él, ¿cómo lo verías tú?", explicó Natalia mientras su corazón le punzaba, sacudió la cabeza, distrayéndose de pensar en Kevin.

"¿Qué pasa? ¿Lo extrañas? Debería volver en medio mes", Rocío le dio una palmadita en el hombro, le angustiaba ver a Natalia tan molesta. Rocío entendía lo difícil que era ser un oficial militar, tampoco veía a menudo a su marido. Una chica de la edad de Natalia debería llevar una vida más cómoda, debería estar saliendo con sus amigos, organizando fiestas y cosas por el estilo.

"No, no lo extraño en absoluto, aunque, ¡qué hermosa sortija! Hermanita, ¿te la dio Edward?", Natalia preguntó emocionada, notando el hermoso y brillante anillo en el dedo de Rocío.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top