MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 695 Tres mujeres de compras (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7207

Updated: 2019-08-23 05:02


ʺ¿Quién te dijo que los iba a poner en mi recámara nupcial? Los pondré en mi casaʺ, dijo Belén volteando los ojos y comenzó a lamentar el haber invitado a Natalia a ir de compras, pues parecía que podía leer su mente.

ʺ¿En tu casa? ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué no son el mismo lugar?ʺ, preguntó Natalia confundida.

ʺPor supuesto que no lo son. ¿Qué te pasa? ¿Por qué me estás molestando?ʺ, dijo Belén con cara hosca, mientras le daba unas palmaditas a Natalia en el hombro.

ʺTú y mi hermano están casados. ¿Entonces no consideras como tu casa la residencia de la familia Leng?ʺ, Natalia insistió.

ʺ¿Por qué quieres discutir conmigo? Aunque ya estamos casados, aún falta la ceremonia de boda. Además, la residencia de la familia Leng no es mi casa y nunca lo seráʺ. Belén estaba visiblemente molesta.

ʺCreo que Natalia tiene razón. Cuando te casas, la casa de tus padres ya no es tu casa. Tu casa es donde está tu esposoʺ. Rocío nunca supo lo que se sentía tener dos casas. Ella sentía que nunca había tenido un hogar con sus padres, al que pudiera regresar. Cuando vivía con Julio en la base militar, tenían una casa, pero estaba muy lejos de ser un hogar, ya que no vivía un hombre con ellos. Fue hasta que se mudaron a la villa de la familia Mu que comprendieron lo que era tener un hogar.

ʺEstá bien, Belén. Solo no le digas eso a mi hermano. Se molestaría muchoʺ. A pesar de ser más joven, Natalia era discreta y comprensiva.

ʺ¿Se molestaría? Yo estoy molesta ahora mismo. Y tengo mi propio hogar. ¿Por qué debería considerar la residencia de la familia Leng como mi hogar?ʺ. Evidentemente, Belén seguía enojada con Samuel y al mismo tiempo se sentía melancólica, porque después de su matrimonio, había tenido que dejar a sus padres y mudarse a un nuevo hogar. Esa era una de las desventajas de criar una hija.

ʺ¿Qué te está pasando? Has estado enojada todo el díaʺ, preguntó Rocío, empujando ligeramente a Belén con su brazo.

ʺLo siento. Estoy en mi período; he estado de mal humor estos días. No tomes a mal lo que dijeʺ, dijo Belén inhalando profundamente, visiblemente avergonzada. Su intención no era discutir con Natalia. Se

ar. Definitivamente se sentiría bastante incómoda.

ʺNo es necesario, gracias. Yo le puedo llamar. ¿Pero tú no tienes que llamarle a Samuel para avisarle dónde estás? Va a estar muy preocupadoʺ, dijo Rocío. 'El amor duele', pensó. Ella había luchado mucho por amor y Belén en ese momento también estaba luchando y sufriendo.

ʺNo lo creo. Él se preocupa por todo el mundo, menos por míʺ. Todo indicaba que Belén estaba celosa.

ʺ¿Belén, te refieres a mí?ʺ, preguntó Natalia, aunque sabía muy bien a qué se refería su cuñada. Ella en verdad no quería que Belén y su hermano se separaran. Eso sería lo peor que les pudiera suceder.

ʺEso es lo que tú quisieras. En estos momentos ni siquiera pensaría en ti, pues al parecer ya tiene a otra persona por quien preocuparseʺ, dijo Belén burlonamente, mientras se recargaba en el respaldo de la silla. De repente sintió que era fabuloso tener una cuñada como Natalia, con quien pudiera pasar el rato.

ʺMe da la impresión de que estás celosaʺ, dijo Rocío sonriendo. A Belén le importaba mucho Samuel, pero estaba fingiendo lo contrario.

ʺ¿En serio, Rocío? Pues no, no estoy celosaʺ. Belén sabía a qué se refería Rocío, pero no quería admitir sus sentimientos. Por supuesto que le importaba Samuel, pero la escena que había visto el día anterior la atormentaba. Tendría que pasar algún tiempo antes de que lograra ser honesta consigo misma y aceptar que efectivamente estaba celosa.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top