MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 811 La ceremonia de la boda (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6306

Updated: 2019-09-12 09:37


Lo que Samuel no se esperaba era que, sabe Dios cómo, Rachel se enterase de su boda. Incluso sabía que la ceremonia se celebraba en su casa. Ciega de celos y envidia, Rachel logró sortear a los guardias de seguridad y mezclarse con los demás. Algún plan maléfico acechaba desde su cabeza mientras se escondía cuidadosamente detrás de la gente y aguardaba su oportunidad. Quería desquitarse por no haber sido capaz de conseguir a Samuel, y quería arruinar su boda.

La entrada de Kevin y Natalia fue una grata sorpresa para todos los presentes. Kevin se había asegurado de que nadie más supiera que había vuelto a casa. Todo el mundo pensaba que no iba a poder venir, así que, su sola presencia ya era todo un acontecimiento.

"¡Tío Kevin, mírame! ¿A que estoy guapo?". Julio corrió rápidamente hacia Kevin en cuanto lo vio aparecer. Estaba siendo un día muy emocionante para él y le hacía la misma pregunta a todos los que conocía. Ya le había preguntado al menos a diez personas.

"¡Oh, pequeño, estás muy guapo! ¿Puedes decirme por qué estás tan bien vestido?". Para ser sinceros, no hacía falta que Kevin fuera un genio para descubrir qué papel le había tocado al niño en la ceremonia. El traje de Julio ya hablaba por sí mismo. Pero simplemente, no podía evitar hacer como que no se daba cuenta y molestarlo con eso.

"¡Te voy a decir un secreto!". Julio se puso de puntillas, se inclinó hacia Kevin y luego le susurró al oído. "¡Soy el paje hoy!". Incluso miró discretamente a Natalia mientras decía aquello, ya que no quería que ella oyera aquella confidencia.

"¡Pffft! No hace falta tanto secreto, ¿no te parece? Sé que suplicaste por ser el niño paje. ¡Deja de hacerte el interesante!", Natalia resopló descontenta con el comportamiento de Julio. Seguía siendo un misterio por qué los dos empezaban a pelearse cada vez que se encontraban y no paraban hasta que se cansaban.

e al día alegremente. En cambio, saludó a Kevin, que se dirigía hacia ellos.

"¡Sí! Llegué ayer mismo. Pensé que nos veríamos hoy, así que por eso no te llamé". Kevin no le quitaba los ojos de encima a Edward mientras hablaba con Rocío. Quería saludarlo primero a él, pero perdió su oportunidad cuando Edward tomó a su esposa de la mano y se apartó sin más. Parecía que a Edward todavía le costaba alegrarse de verlo.

"¿Cómo fue todo? ¿Qué tal las maniobras? Estoy seguro de que fue genial, ¿verdad?". Rocío sabía bien que había mucho que aprender de los entrenamientos internacionales. Había estado en unas, pero por desgracia aquellos ejercicios no habían durado tanto. Por lo tanto, ella no aprendió lo suficiente. Kevin sí estuvo en aquel entrenamiento durante mucho tiempo, por lo tanto, seguro que tenía mucho que compartir.

"No estuvo mal. El entrenamiento fue extremadamente duro, pero fuimos afortunados de tener la ocasión de saber cómo son sus ejercicios comparados con los nuestros. Ahora podremos trabajar mejor en un futuro". Al igual que Rocío, Kevin se emocionaba mucho cuando hablaba sobre el ejército. No era difícil darse cuenta de que le gustaba el tema, se le notaba en la cara que tenía un interés genuino que no podía ocultar.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top