MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 844 Olvida a Natalia (Tercera parte)

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8638

Updated: 2019-09-18 00:13


Las actividades que Natalia realizaría ese día estarían enfocadas en su colección de primavera. Quería inspirarse en los hermosos paisajes del campo, por lo tanto, había preparado una larga lista de lugares para visitar. Su itinerario incluía los campos de lavanda en Provenza, los de girasoles dorados, los cañones solitarios y los elegantes castillos.

Después de manejar por unos cuantos kilómetros, se encontró disfrutando de los paisajes de los campo de París; incluso hubo momentos en los que detenía su automóvil y tomaba fotos de las flores a la orilla del camino. Algunas otras veces sacaba su cuaderno de dibujo, se sentaba y comenzaba a dibujar los hermosos paisajes frente a sus ojos. Gerard se sentaba silencioso a su lado y la contemplaba mientras trabajaba; de vez en cuando le ofrecía un poco de agua o galletas, pero nunca hacía ningún sonido que pudiera perturbar sus pensamientos. Eso hacía que Natalia se sintiera un poco incómoda, pero al mismo tiempo estaba impresionada por lo considerado que estaba siendo. Nunca antes Gerarad se había portado de esa manera con ella; parecía que la compañía de su exnovio no había sido en vano, como ella lo había pensado al principio. Sin embargo entre ellos ya todo estaba dicho; si ese chico hubiera sabido apreciarla desde el principio, nunca se habrían separado.

ʺ¿Nat, te gustaría cenar conmigo a la luz de las velas esta noche?ʺ, Gerard no perdió el tiempo y la invitó a salir, con una voz suplicante. Natalia pudo terminar todo su trabajo justo cuando se ponía el sol y su deslumbrante resplandor se extendía por la colorida Provenza. La sonrisa de satisfacción en su hermoso rostro fue como una señal para que Gerard se atreviera a decir algo, pues ya parecía más relajada.

ʺMmm... la cena estaría bien, pero no hay necesidad de velasʺ. Aunque no estaba totalmente de acuerdo en cenar con él, quería agradecerle por haberle ayudado y haberla cuidado todo el día. 'Estoy segura de que una cena ordinaria no le dará muchas esperanzas', Natalia pensó.

ʺBueno, mientras cenes conmigo, yo estaré felizʺ. Gerard estaba tan contento cuando Natalia aceptó su invitación, que su rostro se iluminó con una gran sonrisa y casi daba saltos de alegría.

ʺDe acuerdo, pero creo que primero debemos regresar a Parísʺ, contestó Natalia. La sonrisa de Gerard era tan contagiosa que no pudo evitar sonreír, también. Sin perder más tiempo, subió a su automóvil y comenzó a conducir de regreso a París. Por otro lado, Gerard quien aún no se había recuperado de su asombro, no se dio cuenta de que el auto de Natalia ya se había ale

sabía que Gerard no podría amarla para siempre. La había aprendido a valorar después de que la había perdido, pero seguramente podría olvidarla cuando conociera y se enamorara de otra mujer hermosa, pues ya lo había hecho antes. El juego de amor tipo comida rápida no iba con Natalia.

ʺEntiendo, Nat. Espero que podamos ser amigosʺ, respondió Gerard con los ojos llenos de tristeza, mientras extendía la mano para estrechar la de Natalia. Por fin pudo comprender que sus conductas del pasado hicieron que Natalia perdiera la confianza en él, a pesar de todos sus esfuerzos. La convicción en sus hermosos ojos mientras hablaba obligaron a Gerard a darse por vencido. Dejar ir a alguien también era una muestra de amor, y él estaría bien mientras Natalia fuera feliz.

ʺGracias por entender. Cuando desees viajar a la Ciudad S serás muy bienvenido. Siempre te recibiremos con mucho afectoʺ, dijo Natalia, haciendo énfasis en las palabras ʺte recibiremosʺ; pues se refería a ella y a Kevin. Nunca imaginó que Gerard aceptaría su ofrecimiento de amistad tan rápidamente; su reacción había rebasado sus expectativas y eso la hizo sentir aliviada.

ʺTen por seguro que iré a verte a la Ciudad S. Ahora brindemos por nuestra amistadʺ, dijo Gerard alzando su copa. El sonido de las copas chocando marcó el inicio de una amistad entre ellos, a partir de ese momento. Gerard se recordó a sí mismo que había más esperanzas en el mundo que motivos para sentir arrepentimiento.

La escena nocturna de París parecía más hermosa siendo testigo de esa nueva amistad. Por fin Natalia se sentía completamente relajada, pues había podido resolver una situación muy difícil y al mismo tiempo ganó a un amigo. No podía estar más feliz.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top