ManoBook > Historia > El tesoro de Gastón

   Clásico 4 No.4

El tesoro de Gastón Por Emilia Pardo Bazán Palabras: 8154

Actualizado: 2018-11-14 00:02


-Desde que tu tía Catalina pronunció los votos, revivió -decíale a Gastón su madre-. La pobre se conoce que había ofrecido este sacrificio por los pecados de don Martín. Ella cumplió lo que tenía el deber de cumplir, y nada aprovecha tanto al alma y al cuerpo.

A pesar de la afirmación de su madre, Gastón recordaba que no había cesado de compadecer a su tía Catalina, de considerarla una víctima inmolada a preocupaciones, una vida tronchada en flor, una especie de fantasma sentenciado a desaparecer del mundo. Para él, entregado al desorden y tropelías de la voluntad, la regla en el vivir constituía una esclavitud, y cualquier valla cruel tiranía. ¡No hay más, doña Catalina le daba lástima! ¿Y por qué en aquel instante, a aquella hora virginal de la pura y radiante mañanita, en aquel jardín monástico todo paz, donde sólo se escuchaba el vuelo de algún abejorro, donde las azucenas abrían tímidamente sus cálices de raso blanco y vertían en silencio su pomo fragante, Gastón, en vez de compadecer a doña Catalina, advertía que la envidiaba? Sí, no lo podía dudar; envidiaba a la Comendadora, como envidia el marinero, desde su esquife que las olas hacen crujir y van a tragarse pronto, al pobre ermitaño que bebe de la apacible fuente antes de la oración… Era hermoso haber vivido sin tacha; haber realizado lo que creemos bueno y justo; haber dado testimonio de su fe ante los hombres, y haber llegado casi a los noventa años con aquella sonrisa misteriosa, no la de la esfinge, sino la de la santa que ya entrevé la bienaventuranza celeste…

Aquí estaremos mejor -pronunció con cascada voz la Comendadora, interrumpiendo los calendarios de su sobrino-. Importa muchísimo que no nos oiga nadie… ¡nadie!… A estas horas no aparecen monjas por aquí… Lo que te voy a decir es sólo para ti… ¿me entiendes? Para ti… tú eres el único nieto varón de mi hermano Felipe… y ya no queda en este mundo más personas que tú y yo llevando directamente el apellido de Landrey…

Gastón se estremeció. Acababa de presentir que no iba a escuchar de labios de su tía el obligado sermón al sobrino manirroto. Conocía el culto de doña Catalina por el apellido de la familia, única debilidad mundana que siempre se notó en la ejemplar reclusa, que no había cesado ni un día de enterarse de los nacimientos, bodas, muertes, malandanzas y bienandanzas de sus sobrinos. La Comendadora no era verosímil que conociese el estado de la hacienda de Gastón, y por consiguiente, lo que iba a dejar salir de su hundida boca de sibila agorera, la revelación anunciada, sólo podía referirse al pasado, a ese ayer de todas las familias, más romántico en las nobles, en quienes se enlaza estrechamente con la historia.

Capítulo 3

La revelación

-¡Qué miedo he pasado de morirme antes que tú volvieses de ese París! -exclamó la anciana subrayando con tedio el nombre de la capital francesa-. ¡Lo que he rezado a santa Rita para que me conservase la vida unos días más!

-¡Pero, tía, si está usted para vivir cien años! -afirmó Gastón chanceramente.

Doña Catalina clavó en el rostro de su sobrino los negrísimos ojos, lo único que sobrevivía en su semblante momificado, con extraordinaria expresión, sobrehumana casi.

-A la lámpara se le acaba el aceite -dijo en voz sorda-, pero la misericordia divina no ha permitido que la muerte me sorprenda. Sé de cierto que se acerca la hora…

-Vamos, tiíta, aprensiones… Me ha de enterrar usted a mí y pedir para que me admitan en la gloria -insistió el sobrino.

-No lo digas a nadie, hijo mío -prosiguió la reclusa sin atenderle-. Sólo a ti y al confesor lo descubriré… ¡Como te estoy viendo… he visto… he visto a don Martín de Landrey, tu bisabuelo… mi padre!

Estremeciose Gastón. En aquel jardín embalsamado, entre los vitales efluvios que derramaba el sol ascendiendo a su zenit, sintió pasar el soplo frío del más allá, un hálito del otro mundo.

-¡Si vieses qué mal color tenía! -continuó doña Catalina tiritando como si las frescas azucenas de mayo fuesen copos de nieve-. Lo mismo que cuando lo deposité en la caja… ¡

Y una cara de subir!… ¡Virgen Santísima, Madre de los afligidos, perdón para él… y para todos los pecadores!

La cabeza agobiada de la Comendadora cayó sobre el pecho, y Gastón, cariñosamente, sólo acertó a murmurar:

-Tía… , ¿no habrá sido… una figuración de usted?… Hay así… momentos en que desvariamos…

-¡No! Era él en persona… ¡Podría yo desconocerle! ¡Podría confundir con cualquier ruido su voz, que me dijo… en un tono tan triste… como si las palabras saliesen de la pared: «¡Catalina… te espero… hasta luego, Catalina!… ».

Hizo tina pausa, y Gastón vio humedecerse ligeramente las áridas pupilas de la dama, que movía los labios, rezando para sí, sin articular. Gastón, quebrantado aún del viaje y de las penosas impresiones recientes, notaba un vértigo que atribuía al olor subido de las flores, más aromosas cuanto más calentaba el sol. No quería Gastón reconocer que, a pesar suyo, le impresionaban las palabras de la Comendadora.

De pronto doña Catalina se enderezó, ya tranquila y al parecer olvidada de sus temores.

-Natural es morir, hijo mío -declaró serenamente-. Otros eran jóvenes y se han ido primero. Eso sí que asusta. Ya no hay más Landrey que tú. A mí la tierra me llama, después de ochenta y ocho años y cinco meses que estoy en el mundo. Tú ahora empiezas la jornada… ¡Cómo te pareces a tu abuelo, al pobre Felipe!… ¡Qué bien has hecho en venir aprisa!…

-En cuanto me avisó Telma. Ayer mismo llegué a Madrid… Ya ve usted, ni veinticuatro horas…

Algo que remedaba una sonrisa y era más bien fúnebre mueca, animó el semblante amojamado de la Comendadora.

-Acércate más, hijo del alma… Ya apenas tengo voz; no puedo esforzarme… Si me paro, no te asustes… Me falta resuello… Soy muy viejecita… Además, tengo frío… Mira, mira… helada estoy.

La diestra glacial de la Comendadora cayó sobre la de Gastón, que sintió impulsos de retirarla, pero se contuvo. Parecíale advertir el contacto de un cadáver: tal estaba de inerte y seca a la vez aquella mano que había debido de ser bella y que conservaba aún las proporciones y el delicado dibujo de una mano patricia.

-¿Eres buen cristiano? -preguntó de improviso doña Catalina.

-Bueno no sé; cristiano sí -respondió no sin extrañeza Gastón.

-Es que si eres… de esos… que sólo creen en la materia… entonces… aunque te llames Landrey… yo… no tengo nada que decirte… ¿Crees firmemente en Dios, que nos perdona… que nos ha redimido?… ¿Crees, o no crees? No mientas… Un Landrey no miente… sería mucha vergüenza. ¡Sería propio de un villano!

-Creo en Dios -murmuró Gastón sonriendo del a su parecer pueril interrogatorio.

-¿Y en la Virgen?

-Y en la Virgen -afirmó el mozo con calor involuntario, más conmovido ya de lo que aparentaba.

Doña Catalina cruzó las manos como transportada de gozo. Después, sin transición, exclamó, fijando en Gastón sus vívidos ojos:

-¿Has estado alguna vez en nuestro castillo de Landrey, cerca de la Puebla de Beirana?

-Nunca, querida tía -declaró Gastón desorientado y algo confuso-. Y eso que siempre me daba curiosidad. Debe de ser una antigualla preciosa… es decir, con carácter… de eso precisamente, de antigualla. Pero ya sabe usted lo que sucede: se forman planes, se fantasea el viaje… y hoy por esto y mañana por aquello… se queda todo en proyecto, y corren días, y meses, y años… Nada, que no he visto Landrey.

-Mal hecho… ¡Lo mismo hicieron tu padre y tu abuelito… yo no se lo aprobé! ¡Aquel es nuestro solar, el sitio en que se respeta nuestro nombre, el sitio en que éramos como reyes! ¡Los señores de Landrey! ¡Eso era decir algo! El que fundó el castillo y los señoríos -por cierto que se llamaba como tú, Gastón de Landrey- fue de los que vinieron a ayudar a don Enrique. Me lo contó mil veces mi padre, que eso sí, era estudiosísimo… El estudio es cosa buena cuando no nos aparta de Dios… ¿Por qué decía yo esto?… ¡Ah! Sí, sí… Aquel Landrey o Landroi era ya un caballero muy noble… sus abuelos habían estado en las Cruzadas, con san Luis… El caso es ser grande en el cielo… pero en fin, los que desde hace siglos…

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir