ManoBook > Historia > El tesoro de Gastón

   Clásico 25 No.25

El tesoro de Gastón Por Emilia Pardo Bazán Palabras: 1123

Actualizado: 2018-11-14 00:02


-Gastón -articuló Antonia dulcemente-, me iré, pero prométame usted que vendrá el médico y que atenderá usted a su salud como si yo aquí estuviese. Del tesoro no hablemos; ya sabe usted que soy firme en mis resoluciones, y no lo aceptaríamos nunca ni Miguel ni yo; pertenece a la casa de Landrey. Respetemos la voluntad de los que fueron. No se olvide usted… de lo que nunca olvidó doña Catalina; el alma de don Martín pide sufragios… Me encargo de recordarle a usted esa pobre alma en pena.

-¿Vendrá usted mañana?

-Y pasado, y todos los días, mientras ust

ed no se ponga bien…

-Ya estoy mucho mejor -declaró Gastón reanimado y sin soltar la mano empeñada en desasirse.

-Pues cordura… y a descansar, y a tomar lo que disponga el médico… y a sanar pronto… Y a tener presente quién envía estas riquezas… Es nuestro Amo… Sí, Gastón; somos sus administradores… Yo no lo sabía, pero me lo ha enseñado la desgracia.

-Y a mí el amor -respondió apasionadamente el señorito de Landrey-. Por todas partes se puede ir a Roma… Y ahora… que entre el chiquillo; ¡le quiero tanto como… como a su mamá!

***** FIN *****

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)

Similar Historia Ebooks to El tesoro de Gastón

 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir