ManoBook > Romances > Cupido De Amor

   Capítulo 6 ¿Cuál es tu propósito al acercarte a mi hijo

Cupido De Amor Por SOFÍA SEGOVIA Palabras: 7309

Actualizado: 2020-09-26 00:05


"¡Yo no hice eso!", replicó Daryl.

"¿Segura? De ser cierto, ¿por qué mi hijo fue a buscarte? Dime, ¿cuál es tu propósito?", la interrogó Zack mientras la examinaba.

Sin duda era una mujer muy bella.

Aun sin usar maquillaje, se las arregló para lucir atractiva. Su delicado rostro iba acompañado de labios color cereza y un par de hermosos ojos brillantes llenos de vitalidad. Adicionalmente, tenía una fragancia corporal con la que él estaba familiarizado.

"¿Cómo voy a saber yo eso cuando fue él quien me buscó? Tal vez sea porque su padre no le presta la suficiente atención".

Ante esa respuesta, el rostro del hombre se endureció, al tiempo que le lanzaba una mirada punzante que podría atravesar cualquier alma.

Acto seguido, en lugar de seguir hablando con ella, se volteó hacia uno de sus subordinados para ordenar: "Llama a la policía".

"¿Qué?".

Dillon comenzó a sudar profusamente después de escuchar esas instrucciones.

Si Benjamin se enterara de que él la entregó a las autoridades, se disgustaría.

El chico tardó bastante tiempo buscando en el banco genético para encontrar a su madre biológica.

"¿Qué pasa? ¿Quieres que los llame yo?", intervino arqueando las cejas.

"No, señor, ya estoy en eso", respondió Dillon viendo hacia la mujer antes de hacer la llamada. "Lo siento mucho".

"¡Oye! ¿Qué pasa contigo?". En ese instante, la ira se apoderó de Daryl, por lo que apretando el puño, soltó: "¡Ya te lo dije, no soy ninguna mentirosa! No estaba planeando acercarme a ti, ¿no entiendes? No te hagas ilusiones, ¡suéltame! ¡Me quiero ir!".

Ella, al igual que Zack, sinceramente no tenía idea de por qué Benjamin fue a buscarla. Entonces, ¿por qué tenía que calumniarla así?

Además, su madre estaba en peligro, así que debía regresar lo antes posible.

Sin embargo, el hombre no escuchó su protesta, solo le dio una mirada gélida mientras se burlaba de ella, antes de dirigirse directamente al auto.

Allí, bajó la ventanilla para hablar escupiendo veneno. "No vuelvas a acercarte a mi hijo o no te dejaré ir tan tranquilamente".

Dicho esto, cerró la ventana lentamente sin darle tiempo para discutir. Luego, le ordenó a Dillon que tirara el equipaje de la chica para después indicarle al conductor que se fuera.

Unos segundos después, el auto estaba en marcha por la carretera principal de Ciudad D.

Sentado estoicamente en silencio en el asiento trasero, el aura fría alrededor de Zack impedía que alguien hablara.

"Dame la información de la mujer".

"Señor, la señorita Ye no ha hecho nada malo. Benjamin se hizo una prueba de ADN en la que el resultado arrojó que ella es su madre. Por eso...".

Mientras hablaba, Dillon le entregó los datos que pidió, notó cómo la atmósfera se hacía más pesada.

Francamente, Zack nunca pensó que su hijo se enfrentaría a todos esos problemas solo para encontrar a su madre. Esto significaba que Daryl fue la mujer que dio a luz a su pequeño.

De pronto, inesperadamente le vino a la mente el día en el que se acostó con la supuesta madre de Benjamin hace cinco años.

Con eso en la cabeza, consideró que lo que sintió aquel día fue exactamente igual a lo que experimentó la noche anterior.

Por ende, había algo que ardía dentro de sí.

Sin detenerse, continuó leyendo el documento hasta que arrugó la cara con disgusto. ¿Leon Lu era su marido?

Zack le había pedido a sus hombres que investigaran a la mujer con la que se había acostado hace unas horas. Según las investigaciones, Leon envió a la mujer a su cama para complacerlo.

Ante esta revelación, una mezcla de diferentes emociones inundó su corazón. Y lo hizo notar ar

rugando el documento con rabia.

¿Esto quería decir que Daryl era la misma mujer de hace cinco años, y la de la pasada noche?

Por su parte, ni en sus sueños ella se imaginaría a sí misma en la comisaría de policía, mucho menos acusada de secuestro.

De hecho, acababa de descubrir que Benjamin era el hijo del CEO del Grupo Ji, cuya poderosa familia poseía un linaje que se remontaba a cientos de años.

¡Ese hombre arrogante no era nadie más que Zack Ji!

El tipo más codiciado de toda la ciudad.

Al que nadie se atrevía a ofender debido a su poder inconmensurable.

Eso explicaba cómo Benjamin se las arregló para causarle problemas a Leon.

Pronto, Daryl se quedó sola en la sala de interrogatorios, de modo que no pudo evitar recordar lo que Leon le había hecho.

Se sentía devastada, desesperada y con el corazón roto en esa pequeña habitación mientras varias preguntas cruzaban su mente.

¿Qué le depararía el futuro? ¿Quién la salvaría de esa situación?

¿Cómo iba a sobrevivir su madre en el hospital sin ella para asistirla? En ese momento todo lo que podía hacer era llorar.

Por suerte, alguien fue por ella al segundo día.

Era Sofia, la chica que había sido su agente hace muchos años.

Luego, al salir de la estación de policía su teléfono comenzó a vibrar, y cuando vio quién la estaba llamando, apretó los dientes por instinto. Era Leon que a pesar de todo lo que le había hecho, se atrevió a llamarla.

Al presionar la pantalla para contestar, ni siquiera pudo hablar cuando ya el hombre había empezado a gritar. "¡Daryl Ye! ¿Cómo pudiste hacer eso? ¿Quién era ese niño? ¿Acaso quieres morir? ¿Estás tratando de avergonzarme pidiéndole a un niñito que te ayude?".

Ella no tuvo más remedio que escuchar sus ridiculeces.

"¿Sabías que Candida casi pierde su trabajo por tu culpa? ¡Eso no es todo, las acciones del Grupo Lu también comenzaron a caer! ¡Esto es tu culpa! Espera a que te encuentre, ¡te voy matar con mis propias manos!".

"Vaya, ni siquiera puedes lidiar con un pequeñín", se burló Daryl.

"¡Daryl Ye!", Leon respiró hondo antes de seguir: "¿Eso significa que tu madre ya no te importa?".

Era de esperar su venganza, ya que de golpe, su vida se convirtió en un enorme desastre: la carrera de Candida se fue al caño y su negocio estaba en grave peligro.

Incluso el Grupo Ji, cuyo apoyo había estado tratando de ganarse durante casi un año se negó a cooperar con él.

En definitiva, todo se estaba volviendo demasiado complicado.

"Leon, ¿qué planeas hacer?", preguntó ella histéricamente.

"¿Qué planeo hacer? ¿Por qué no esperas a verlo con tus propios ojos?".

Ante la amenaza, el corazón de Daryl latió fuerte después de que él le colgó. A causa de ello, marcó inmediatamente el número del mayordomo, que al atender la llamada, comenzó a hablar frenéticamente. "Señora, no sé qué le dijo Leon a su mamá. ¡Pero se puso tan furiosa que perdió el conocimiento!".

"¿Qué? Jim, no dejes que ese tipo se acerque a mi madre de nuevo, ¿entendido? ¡Estaré ahí pronto!".

'¡Ese bastardo! ¡Realmente está usando a mi madre para vengarse!', con esta idea en la cabeza, se fue directo al hospital sin cruzar palabra alguna con Sofia.

Ya que si algo le llegaba a pasar a su madre, Daryl moriría llevándose a ese hombre con ella.

Al llegar, no era su madre quien la esperaba, sino Leon.

Tan pronto como sus miradas se encontraron, una fuerte tensión invadió el lugar.

Todo pasó muy rápido, pues apenas hace un par de días ella le rogaba que volviera. Y ahora que lo tenía en frente, no podía ignorar el profundo deseo de hacerlo pedazos, lo odiaba con todo su ser.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir