ManoBook > Romances > Atrapada entre mi amor desmedido y tu odio.

   Capítulo 11 Triple unión.

Atrapada entre mi amor desmedido y tu odio. Por Liliana Situ Palabras: 8717

Actualizado: 2021-04-16 05:10


Desde que había intimado con Camilo, cosa que sabía perfectamente Erik la relación con su hermana Emma había cambiado.

Erik muchas veces había escuchado por error a los dos jóvenes en la habitación de Emma.

Varias los había visto por accidente.

Desde ese día, Emma dejó de ser la hermanita pequeña de Erik.

Emma se había transformado en otra mujer, una que presumía de ser la reina de la escuela junto a Camilo, el rey de la misma.

"Nosotros te apoyaremos contra nuestro padre."

"Los tres, Camilo, tú y yo podremos hacer algo para solucionar esta situación."

"Tal vez apoyarnos en los abuelos...en nuestros tíos en el extranjero..."

"Pero lo primero que tenemos que hacer es enfrentar a nuestro padre, juntos."

Por primera vez en su vida, Erik se sintió protegido y querido por su hermana pequeña.

Pero no sabía las verdaderas intenciones de Emma.

Katherine Myers habia escuchado a su hijo regresar a la Villa y quería hablar con Él a solas.

Pero cuando casi llegaba a su habitación pudo apreciar que entraba en ella su hija Emma.

"Señora Katherine, podemos hablar un segundo?"

Detrás de ella Camilo Millers la observaba con insistencia.

Ella estaba sola contra Ronald, pero si tenía más aliados para luchar las próximas batallas que se aproximaban...

Porque no usarlos como escudos?

A Katherine solo le importaban sus hijos, como a toda madre.

No le importaban los hijos de otros, por muy amigos suyos que fueran.

"Está bien Camilo, vayamos a mi despacho, ahí podremos hablar mas cómodamente los dos."

El plan que habían ideado los jóvenes herederos estaba marchando sobre ruedas.

"Que dices hermanito? hacemos equipo?"

"Le contamos al mundo que pasó en verdad y porque Celeste huyó?"

"Los rumores se callaran si les contamos una versión tuya."

"Si tu das la cara de forma afligida podremos hacer que pare, al menos por un rato los chismes mal intencionados, los rumores, la mala reputación para las dos familias."

"Si das una declaración, si te enfrentas por Celeste."

"Si das la cara por ella, podrás ser el héroe de la ciudad y los malos serán ellos."

"Los padres intransigentes, los que viven en el medievo con sus malditos matrimonios arreglados tan arcaicos."

"Trato?"

Erik medita lo que su hermana le propone.

Tal vez Celeste pudo huir por ser mujer y los rumores pesaban mas fuerte sobre Erik, pues en verdad que los comentarios en redes sociales lo atacaban mas a Él.

Eso lo pudo constatar cuando abrió sus redes sociales y tenia miles de comentarios negativos de parte de muchas mujeres.

Algunas amigas de ambos, algunas amigas de Celeste, algunas admiradoras de Celeste.

Algunos comentarios ponzoñosos también iban dirigidos con odio hacia él y eran de hombres que ponían en tela de juicio su hombría en la cama.

"Que decepción ha de haber tenido Celeste para que huyera de su cama, debio de haber sido un pésimo amante."

"Lo debes de tener tan chiquito que por eso siempre inflas tu ego minusválido sexual!"

"Erik Myers es un impotente en la cama y no se le paró a pesar de que tuvo a la diosa Celeste en su cama!"

"Debe de tener eyaculación precoz, por eso Celeste huyó para salvar su hombría!"

"Celeste llamame! Yo SI podré dejarte satisfecha y ni siquiera podras pararte de mi cama!"

Y seguían y seguían imparables todos los comentarios mordaces que se multiplicaban a cada segundo.

"De acuerdo, tu convocaras a la prensa?"

"Prensa? que estamos en el siglo XX?"

"No hermanito, hacemos un live y ahí explicarás lo que te dije, pero antes..."

"Antes tenemos que saber que mamá también esta de acuerdo."

"No podemos pelear solos, mamá también debe estar de nuestro lado."

"Ella también nos será útil."

Erik se mira las manos, avienta el celular y se deja caer en su cama.

"No te preocupes hermanito, tu no hiciste nada malo, ni Celeste..."

"Nuestro padre te obligó, Noah Millers obligó a Celeste."

"Ambos se equivocaron y deben pagar por sus errores.

En eso estuvo de acuerdo Erik, Él no había querido intimar con Celeste, ni una sola vez antes hasta anoche que tuvo que hacerlo.

"Emma, pero si hago esto, crees que Roland cumpla su palabra de hacerle daño a Melissa y su familia?"

"Erik, todos debemos de estar de acuerdo en lo que diras y por supuesto que el nombre de Melissa se mencionará."

"Dirás que estás comprometido con ella y si algo le pasa todos sabran que fue nuestro padre o su

gente y tu sabes el poder, el alcance que tendrán las repercusiones si algo malo les pasa a los Handen."

"Sin importar si están en otra ciudad."

"No te das cuenta Erik?"

"Serás libre para amar a Melissa y casarte con ella."

"Celeste podrá regresar a la ciudad."

"Tal vez ya no como tu amiga, pero si como hermana de mi esposo."

"Porque en cuanto Camilo sea mayor de edad en dos años nos casaremos, eso es seguro."

"Y nosotros seguiremos con las empresas, el legado no se perderá, solo pasará a los hijos que en verdad quieren dirigirla."

"Porque estamos de acuerdo que no quieres dirigir las empresas o si Erik?"

Erik negó con la cabeza, no quería nada de las empresas.

Él podría con sus conocimientos y dinero ahorrado fundar una empresa propia, generar su propio dinero.

Erik era muy listo, muy avispado para los negocios.

Ya tenía varios planes para ello, pero no había podido concretarlos debido a la universidad.

Era el momento justo para llevarlos a cabo con apoyo de su madre y hermana y ser libre del yugo de Ronald Myers.

En verdad que era buena idea...una buena idea.

En el despacho de la Katherine Myers, Camilo le explicaba a ella lo que tenían planeado hacer.

"Están jugando con fuego chiquillos, todavía no saben el alcance de sus acciones..."

"Creen en verdad que pueden competir, pelear y ganarle a Ronald Myers pero no creo que tres niños sepan más estrategias que un viejo lobo como lo es mi esposo."

"Yo misma puedo decirte que le tengo miedo debido a sus influencias y el alcance de su poder."

"Sobre todo tu niño, solo tienes 16 años y no porque ya hayas tenido sexo muchas veces eso te convierte en hombre."

"Ronald te lleva 31 años de experiencia."

"31 años de ser un maldito hijo de puta sin sentimientos."

"Frío y calculador en los negocios y en sus relaciones personales."

"Es que acaso nunca te preguntaste porque se hizo socio de tus padres?"

"Vamos no creo que seas tan ciego como para no notar..."

"Como para no saber ya que Ronald usó a tus padres."

"Usó sus influencias, sus conexiones para poder posicionarse rápidamente en el mercado financiero."

"Lo único que motiva a Ronald es el dinero, su mejor amante es el dinero..."

"Aunque también sus multiples amantes cada vez más jóvenes, cada vez más niñas..."

Penso la señora Katherine, aunque no dijo la última frase.

"Señora, hemos pensado mucho en todo y creemos que esta situación extraordinaria servirá para poder escudarnos."

"Si algo nos pasa a todos o alguno de nosotros, o incluso a los afectados sin querer como en el caso de Melissa, todos voltearan a ver a su esposo."

"El primer sospechoso será Él, todos nosotros quedaremos como las victimas inocentes."

"Pero necesitamos saber si nos ayudará, nos ayudaras Katherine?"

Camilo tomó de las manos a la señora Myers y puso su carita más inocente.

"aaaahhh... está bien, pero por el momento me mantendré fuera de foco."

"Solo si se pone mas peligrosa la conducta de mi esposo daré la cara."

"Lo importante ahora es callar los rumores que circulan y que están dañando a mi hijo."

"Todo por la culpa de tu bendita hermana y su huida."

Katherine también estaba muy atenta a los comentarios en sus redes sociales, porque incluso en las redes sociales oficiales de su empresa habían aparecido montones de comentarios malintencionados acerca de su hijo.

Se dudaba de su hombría y desempeño en la cama.

Eso era imperdonable para ella.

Su hijo no era ningún idiota ni padecía ninguna disfunción sexual en la cama.

"Estamos todos de acuerdo!"

Camilo le estrechó la mano a Katherine y ella sintió que había sellado un pacto con el diablo.

Un diablo de 16 años que parecía inocente por fuera, pero maquiavélico por dentro.

Pero tampoco ella encontró alguna forma de hacerle frente sola a su esposo.

Ninguna y no quería, bajo ninguna circusntancia enfrentar su ira sola.

Ya no le interesaba Ronald.

De hecho hacía muchos años que no tenían relaciones sexuales ni dormían en la misma cama.

Ella no tenía amantes, pero si deseaba poder ser libre del yugo opresor de su esposo y exigirle el divorcio que tantas veces le negó.

También quería su parte de su empresa.

Dinero para vivir el resto de su vida.

Y porque no? conseguirse un amante más joven que le diera el placer que tanto extrañaba entre sus piernas.

Si...parecía una idea después de todo. *****By Liliana Situ*****

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir