ManoBook > Cuentos > El Ceo que no quería amar

   Capítulo 3 ¡Toc! ¡Toc!

El Ceo que no quería amar Por Ana Martinez Palabras: 5542

Actualizado: 2021-01-06 23:46


NÚMERO DESCONOCIDO: Buenos días, sólo mando mensaje para recordarte que eres un ¡Idiota! Tomo el móvil al escuchar que vibra sobre mi mesa de noche y leo de nuevo.― Buenos días.― Murmuro y vuelvo a dejarlo sin contestar el mensaje. Hoy es un día aburrido, ya que no iré a la oficina si no a la casa de campo de un Styles, uno de los hombres a los que hay que hacerle la barba para que te dé lo que necesitas, algo que se me hace sumamente inadecuado ya que yo soy más rico que él y él insiste en que lo alabemos. Me pongo mi traje de color azul marino, una corbata a combinación y zapatos café. Me peino frente al espejo, me recorto la barba y el bigote y me hecho un poco de loción sobre el cuerpo, todo de manera tan automática que ni siquiera me percato si me veo bien o si me veo mal. Me pongo el reloj de pulsera, son las nueve de la mañana, me acomodo la corbata, tomo la cartera, el móvil y salgo de la habitación. Hoy el día amaneció... con luz, es todo lo que puedo decir, desde hace tiempo no sé como expresar lo que me rodea, es como los colores, entre traje es azul, ese auto es rojo, hoy el día tiene luz, tal vez en de mañana tenga sombra, no sé. ―¿A dónde señor?― Me pregunta el chofer cuándo le doy la pequeña maleta de cuero con un cambio de ropa deportiva y la pone en la cajuela. ―A la casa de Styles.― Digo sin ganas. ―Enseguida. Me subo al auto y saco el móvil para comenzar a revisar mi agenda.― Hoy Styles, mañana oficina hasta las seis, luego cena con Lois Clarence, pasado mañana... NÚMERO DESCONOCIDO: Toc, toc. ―Dios.― Murmuro y elimino el mensaje con el dedo. NÚMERO DESCONOCIDO: Toc, toc. Vuelve a llegar un mensaje. ―Dios.― Digo más fuerte y vuelvo a ignorarlo. NÚMERO DESCONOCIDO: ¡Toc! ¡Toc! ―¿Es en serio? ―¿Disculpe? ― Escucho a mi chofer. ―No, nada... algo con el móvil.― Contesto.― Pasado mañana comida con los Carter Blossom. Termino de revisar y guardo el móvil para ver por la ventanilla, me quedo viendo el paisaje ― Toc, toc..― Murmuro. Así que saco de nuevo el móvil de mi bolsa. QUENTIN VALOIS: ¿Quién es? Contesto y con el móvil en la manos y luego vuelvo a guardarlo en la bolsa de adentro de mi saco. ―Llegamos señor. ―Gracias.― Contesto y me bajo del auto. El chofer me da la maleta y luego camino hacia la entrada donde uno de los sirvientes me da la bienvenida, me quita la maleta de las manos y el móvil vibra.

NÚMERO DESCONOCIDO: ¡Soy! QUENTIN VALOIS: ¿Qué soy?

Contesto.

―¡Ah! Valois.. El soltero más codiciado. ― Escucho la voz de Styles mientras baja las escaleras. Richard Styles, este viejo lobo de los negocios baja con esta ropa deportiva que no deja mucho a la imaginación, seguido de su jovencísima esposa a la que todos llaman "Puppet" aún no sé por qué. ―Buenos días.― Saludo

sin muchas ganas. ―¡Hola Quentin! Bienvenido a mi hogar, es un honor tener a un amigo tan codiciado en el mundo de las mujeres como tú. Sonrío por convivir―Gracias Puppet.― Contesto. ―¿Un partido de tenis? ― Pregunta Styles. ―Claro... iré a cambiarme. Entro al cuarto de visitas que siempre tienen preparado para mí, comienzo a desvestirme cuando recuerdo que contesté el mensaje. Saco mi móvil y veo que dice "Número desconocido"

NÚMERO DESCONOCIDO¡Un idiota!

―Soy un idiota... ― Murmuro y por primera vez en tantos años esbozo una sonrisa. Aviento el móvil hacia la cama, termino de vestirme como mi ropa para jugar tenis, guardo todo y salgo de ahí. Antes solía llevarme el móvil para todas partes por si mi familia me llamaba, ahora, me da igual, así que bajo sin preocuparme por nada y me voy con ese hombre y su plástica mujer a jugar el juego en el que menos experiencia tengo. Pasó la tarde en casa de los Styles, me río de sus chistes sólo por convivir, en verdad los detesto, después de la comida cierro el trato que tenía pendiente con él, soporto las miles de recomendaciones de mujeres que Puppet quiere presentarme, su amiga Jenny, su prima Carolina, la amiga de su amiga que es increíblemente guapa y "natural" y luego salo de la casa agobiado por todo. Odio mi vida, de verdad lo hago, murió la mujer de mi vida, mis hijos y mi alegría con ellos, hay días en los que sólo espero que pase algo para justificar que estoy haciendo algo con mi vida. Tengo todo el dinero del mundo y aún así no me puedo comprar una. Regreso a mi piso, hago lo mismo que la noche anterior sólo que esta vez no merezco un té si no una whisky, ahora comprendo porque Styles se la pasa ebrio, con la plática que tiene Puppet cualquiera debería estar ebrio para soportarla. Comienzo a leer los papeles ―Soy un idiota.― Murmuro y voy por el móvil a mi habitación para traerlo a la sala y abrir el último mensaje, lo observo con detenimiento y escribo.

QUENTIN VALOIS:Pensé que era un cabrón.

Contesto y dejo el móvil sobre la mesa, tomo los papales e inmediatamente una respuesta llega.

NÚMERO DESCONOCIDO: Al menos lo aceptas.

QUENTIN VALOIS: No es que lo acepte, sólo que eso fue lo primero que enviaste, así que... supuse que era un cabrón, ahora soy un idiota, en fin, no sé quién seas y como hayas conseguido este número pero no te conozco así que te pediré que dejes de enviarme mensajes. Gracias. Me quedo en silencio viendo el móvil esperando una respuesta pero parece que la persona ha comprendido que no tengo tiempo para mensajes idiotas. Ya los he soportado lo suficiente. Termino de revisar los papales, me tomo lo que sobra del whisky en mi vaso y me levanto del sofá. ―Soy un idiota.― Vuelvo a repetir y entro a mi habitación sin decir más.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir