ManoBook > Romances > Las gorditas también se enamoran

   Capítulo 4 4

Las gorditas también se enamoran Por Marian Palabras: 8649

Actualizado: 2021-01-17 02:16


En la mañana me levante con pocos ánimos, no quería ir a la escuela, no quería ser hoy el centro de burlas. Así que le dije a mi madre que me sentía mal, esta acepto que me quedara hoy; casa para mi sola, sin ningún ruido de pubertos con hormonas alborotadas, el día perfecto solo falta algo de lluvia y toda estaría estupendo. Mi madre dejo la llave de su auto por si tenía ganas de salir. Tomo una ducha para alejar todas esas malas impurezas, la esencia de vainilla se va impregnando en mi cuerpo, retiro todo el jabón que cubre mi cuerpo, el agua de la regadera se lleva toda la esouma dejando mi piel sin rastro de ella, enrollo la toalla en mi cuerpo para salir a cambiarme. Me coloco unos jeans talle alto justo con una blusa que queda al tope del jean y una vans, cepillo mi cabello y me coloco una gorra para atrás. Me encuentro dentro del auto de mama para ir lo mas lejos de la civilización, manejo durante veinteminutos, me detengo en frente de la gran entrada del bosque. Salgo del auto con una mochila y una canasta; me adentro en este lindo bosque. - wow- son las primeras palabras que digo con ya estoy muy adentro del bosque, en frente de mi se encuentra un manantial no tan grande, es de un tamaño considerable. Soy una de esas personas que prefiere la tranquilidad de la naturaleza que el gran ruido de la ciudad, de la mochila saco mi mini estéreo y mi teléfono coloco mi playlist. No resisto mas, me despojo de mi suéter, Jean y vans para quedar en ropa interior, subo hasta la cima del mini manantial, miro hacia baja para ver que tan profundo puedo llegar a caer, tomo aire y salto al agua; esta realmente deliciosa, el agua esta a temperatura ambiente estoy sola en un gran lugar. Salgo luego de algunos minutos, busco algo de comer en la canasta, dentro de esta hay frutas, un emparedado, bebida gaseosa y mas frutas, me siento encima de una roca para comer. El playlist deja de sonar, me acerco al telefono y es una llamada de mi hermano. - Aló- respondo mientras dejo el emparedado encima de mis piernas. - Amber, ¿donde estas? Ya sali de la escuela y no te encontre en casa. - Estoy a una hora de casa. - Niña loca ¿que haces? - decidí estar sola- respondo sin mas. - te voy a buscar. - Jackson no debes preocuparte, voy a estar bien, cuando ya me aburra regreso a la casa, no le hagas de súper hermano protector. - Si te voy a buscar, y si no me dices rastreo tu teléfono. - Haz lo que quieras, pero yo de aquí no me voy a mover

-Te ire a buscar- mi hermano cuelga la llamada y mi playlist sigue sonando. No hago caso a lo que dice y sigo comiendo. Se que Jackson esta intentando protegerme pero ya soy mayor como para que todos manden en mi vida, quiero experimentar nuevas cosas sin que nadie diga que no, necesito mucha más libertad. Luego de terminarme de comer el emparedado vuelvo a sumergirme en las cristalinas aguas del manantial, sus aguas eran tan ricas que no quería salir de ahí, no estaban ni tan frías ni caliente, quería quedarme allí por más horas; pero el sol ya se esta ocultando poco a poco. Vuelvo a vestirme, tomo mis cosas y me dispongo a salir del lugar, juro que volveré a este lugar. - ¡Alto ahi loca!- Al escuchar el grito suelto la canasta y esta choca contra el césped. Veo a mi hermano con enojo por haberme asustado de esta manera, no puede ser un hermano normal, esperarme en silencio.- ¡Dentro del bosque! Esto no puede ser enserio Amber, ¿que hubiese pasado si Jack el destripador te mataba? Pues nada porque de seguro no encontraríamos tu cadáver. coloco mis ojos en blanco ante aquel comentario, solamente a el se le ocurría pensar en Jack el destripador. - Definitivo te dejaron caer de pequeño- le digo- mejor cada quien sube a su auto y volvamos a casa. - Espera- mi hermano le hace una seña alguien para que salga del auto- adam va a manejar por ti.-¡Que! Escuche bien¿adam? ¿adam? Mi hermano mas estúpido no puede ser. - ¿Puedes manejar por amber? - que diga que no, que diga que no, me repito mentalmente. - Lo que sea por la hermanita de mi mejor amigo- Mierda, rodeo los ojos y me subo al auto, seguido va adam y jackson entra al suyo. Adam enciende el auto y a la vez enciende la radio, started from the bottom de drake sonaba, adam la cantaba a todo pulmón mientras yo la cantaba mentalmente. - vamos rapea conmigo- me dice

adam, lo miro de forma extraña, no le presto atencion y miro por la ventana del auto. Adam hace un movimiento extraño haciendo que el auto se mueva en zig zag. Volteo a ver a Adam con mala cara y me topo con su pálido rostro. - ¿adam que tienes?- me asusta verlo en ese estado, nunca lo habia visto tan sensible como ahora. - azucar- dice en un susurro. -no tengo nada de es...- se me viene a la cabeza la bebida gaseosa, tomo la canasta y saco la cocacola - ten-adam la intenta tomar pero sus brazos tiemblan, acerco la gaseosa y la acerco a sus labios, el liquido entra en su boca y el la traga. La gaseosa se encontraba por la mitad, espero que adam se recupere pero al parecer no funciona- te llevare a un hospital. - no -alcanzo a escuchar pero ya me habia bajado del auto, me acerco a la puerta del piloto para sacar a adam de alli, fue realmente dificil ya que estaba debil, abro la puerta trasera y para que se descanse, Tomo el mando del auto y me dirijo al hospital mas sercano. Para sacar a adam fue la parte mas dificil, me toco llamar a un doctor para que me ayudara a sacarlo del auto, adam entra en un camilla al hospital, el doctor lo revisa de pies a cabeza. - señorita puede aguardar un momento- se acerca una de las enfermeras que se encontraba junto al doctor- su novio va a estar bien. Asiento con la cabeza y tomo asiento en la sala de espera, tomo mi telefono y marco el numero de Jackson pero no contesta, asi estuve durante unos minutos pero no aparecía. Me coloco a jugar un juego que tengo en el telefono hasta que llamen por algun familiar de Adam Raymond. - Hola- se acerca una enfermera- usted es novia del chico que llego sin signos vitales- mi corazon se detuvo de inmediato, adam habia muerto.- lo siento su novio a fallecido, el accidente fue tan grabe que no se pudo salvar. Esperen. Ella dijo accidente, suelto todo el aire que contuve. - No mi novio no sufrió ningun accidente.- Respondo con una risita nerviosa. - ¡Oh! Lo siento mucho- la enfermera se retira dejándome sola otraves. - Hola señorita, su novio ya esta bien puede entrar a verlo- se acerca la misma enfermera que me dijo que esperara, me dice el numero de la habitacion y me dirijo a esta. Su habitacion estaba en el segundo piso, busco su numero hasta encontrarlo, entro sin tocar, adam se encuentra en una camilla, tiene una máquina pitando y una intravenosa en su muñeca. - ¿Ya estas bien? - pregunto, pero este no contesta. -sabes que es de mala educación no contestar la pregunta que te hizo alguien. - No tengo porque responderte- dice este de forma antipatica. - Deberias darme las gracias por ayudarte en lo que sea que tengas, pero mira como le pagan a una persona buena- vocifero enojada, estuve apunto de salir de la habitacion pero el doctor entro obligándome a quedarme. - Bueno adam ya puedes ir a casa solo recuerda tomarte los medicamemto, es muy peligroso que la azucar se baje de esa manera- ¡Que! Acabo de escuchar bien, no lo creo, me encuentro sorprendida; como una persona que se cree perfecta puede tener semejante enfermedad. - Claro doctor, no se me olvidaran más- el doctor sale de la habitacion y yo todavia me encuentro pasmada por lo escuchado.- Ahora que lo sabes ya puedes difundirlo por toda internet y burlarte de mi. - ¿quien crees que soy? ¿Tu novia? - ya quisieras tu serlo- dice engreido, hasta apunto de desmayarse dice tontería. - Solo doy gracias de no serlo, vistete y salgamos de aqui- salgo de la habitacion para esperarlo en la sala de espera. A los pocos minutos adam sale de la habitacion con su ropa, lo ayudo a subirse al auto para llevarlo a su casa. -Recorde que hoy me quedo en tu casa -definitivamente hoy es el dia de escuchar mal.- tus padres tuvieron un viaje de improvisto. - esta bien- que mis padres tengan viajes asi es normal, pero ultimamente Adam se ha quedado en casa para dormir, ¿sera que sus padres no lo quieren? Jum, nunca lo sabremos. Llegamos a casa y toda esta estaba oscura, al parecer mi hermano se desvio, entramos al garage para dejar el auto- estas como en tu casa, si necesitas algo estoy en mi cuarto. - Si quieres hacer algo conmigo primero tengamos una cita- suelto una risilla por lo que acaba de decir. - contigo no se puede.- Subo a mi habitacion y me tiro en la cama, apenas cierro los ojos y caigo dormida.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir