ManoBook > Hombre Lobo > El otro lado de la Luna

   Capítulo 3 Arrepiento a tiempo sirve, tardado ni aunque los Santos lo lloren.

El otro lado de la Luna Por Kristal Palabras: 5430

Actualizado: 2021-01-19 01:02


Forbes hizo llamadas y enseguida aparecieron helicópteros al aire. Los transeúntes se detuvieron a mirar. Sacaron en una camilla y pusieron al frágil joven a un helicóptero que tenía todas las condiciones para ser un hospital andante. Ya en el hospital, todos los especialistas estaban bajo las órdenes de Forbes, él lideraba la actuación de los galenos, inmediatamente se hizo exámenes, todos movían la cabeza por lástima y desesperación. El joven si se alimentara se recuperaría lentamente, pero al parecer no quiere vivir. El Sr. Forbes escuchó mientras las lágrimas caían en todo su rostro.

No supo cómo sus padres se dieron cuenta y volaron a ver a su nieto, estaban muy tristes por la situación a la ves felices de que al menos tenían un descendiente de su sangre. Más no sabian que Tino jamás se recuperaría de este suntuoso golpe.

A Tino un tiempo después de ser secuestrado y apresado se le informó que su amada Margareth se suicidó, que el bebé procreado juntos también falleció y por último le dieron la información de que su madre también había muerto. Todo esto hizo que el joven Tino perdiera el interés a la vida. Hoy Tino entre tantas lagunas mentales, parecía oír sollozar a un hombre a su lado. Más tarde cuando estaba relajado le dijo su padre que él había encontrado a su pequeña hija y que tenía tres años siete meses, que era una niña vivas y excelente estudiante. También su padre siguió hablandole y le explicó que su nombre era Kaila. Tino sonrió ligeramente, mientras le salía las lágrimas y se resbalaban en sus mejillas tan desfallecidas. Forbes abrazó a Tino y dijo hijo perdóname por tantos años de ausencias. Dios es testigo que aún cuando no recordaba a tu madre, sentía nostalgia. Ahora, tu madre no está muerta, la encontraré. Tino se puso rígido, tenía reacciones a lo que oía. Por otro lado, el Sr. Forbes mandó a toda la policía investigando el secuestro de Tino y mandó a apresar a la distinguida familia. Ellos eran los culpables.

El viejo patriarca se dio cuenta de la existencia de Tino, estaba muy feliz de contar con su propio bisnieto. No sabía que también tenía a Kaila su tataranieta. Sin embargo poco valía al ser una niña. Pronto Tino que había sufrido tantos desvanes en esos años de tortura que no se recuperó por completo, pero si forjó una cálida relación con su padre. Quedó la mente de Tino como en trance, no quizo volver a la realidad, para Tino el mundo Real era muy cruel.

Pasaron los años y Kaila se convirtió en una linda adolescente de catorce años. Era extremadamente hermosa.

El Sr. Forbes estaba muy orgulloso y feliz de tenerla y haber sido parte de su educación lo hacía sentir muy feliz.

La esposa del Sr. Forbes le re

clamó por estar cuidando de Kaila desde los tres años. Forbes le dijo, ella es mi nieta de sangre e hija por crianza, jamás priorizaré a alguien más por encima de mi niña. Si usted no la quiere aceptar, podemos hablar de nuestra separación. Pronto la Sra. Sanders, lejos de llegar a un entendimiento, empezó a odiar ala pequeña adolescente. Echó la culpa de que su esposo no la llegara a amar desde el principio. Buscó formas de perjudicar a la niña. El Sr Forbes lo sabía, por eso preparó todo para que su nieta no sufriera como sufrió su hijo.

Años atrás, Tino murió, pero disfrutando el amor de su padre. Forbes no pudo hayar a Dalia, la eterna doncella en su memoria. También murió su bisabuelo, el patriarca. Forbes solo pensó, todos venimos brevemente, por que desperdiciamos la vida con reglas, divisiones, banalidades. Y dejamos el amor de lado, el respeto de lado. Imaginas cuántas personas pueden ser realmente felices si peiorizaran lo más importante en su corta vida.

Iba a haber un gran banquete a la que la familia Sanders era la anfitriona. Forbes no quería presentar a su hija por que la cuidaba de los peligros del mundo exterior. La Sra. Sanders pronto pensó en una forma de perjudicar a la hermosa niña. Enseguida tomó manos a la obra y fue a visitar a la joven sin que el padre Forbes se diera cuenta. "Hola Sra. Sanders."Estoy sorprendida de verla aquí! La Sra. Sanders movió sus manos y forzó una sonrisa rígida. Vengo para pedirte que te presentes al banquete que " la familia Sanders " dará. Enseguida hizo una mueca. Yo... debo consultar con mi padre, dijo Kaila. Esta respuesta llenó el corazón de la Sra. Sanders de rabia. ¡Veh no te pienses demasiado! Dijo alterada. He venido hasta aquí, he tomado la iniciativa de encontrarte y sin embargo, estas siendo arrogante. ¡Además, replicó mi esposo no es tu padre! Kaila movió los ojos en blanco, Sra. Sanders, no te hubieras molestado en venir hasta aquí. No me manejo sola y tengo un tutor, un padre adoptivo y también abuelo biológico. No vaya a sentir que la estoy contrariando, solo que debo ser una chica que cumple las normas.

Pronto la malintencionada señora se dio cuenta que esta jovencita no era tan débil como ella suponía. Bueno, dijo bajando todo el mal gas que se estaba gastando. En este caso, querías presentarte ante esta fiesta, quiero que sea una maravillosa sorpresa para tu... abuelo, dijo. Quiero que todos conozcan a la nieta de los Sanders. La joven supuso que había gato encerrado en sus palabras, decidió seguir con la corriente. Satisfecha de su logro la esposa del Sr. Forbes se alejó. Una ves que su visita se fue Kaila hizo una llamada a su abuelo y lo puso al tanto de todo.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir