ManoBook > Hombre Lobo > El otro lado de la Luna

   Capítulo 4 Conociendo un mundo lleno de brillo

El otro lado de la Luna Por Kristal Palabras: 6721

Actualizado: 2021-01-20 08:25


La noche del banquete

Todo el recinto estaba deslumbrante, los invitados llegaban uno a uno muy vistosos y elegantes. El Sr. Forbes estaba dirigiendo esta gran reunión, tenía a su disposición un equipo arrollador, no tenía de qué preocuparse.

Asintieron las familias más ricas e influyentes en este banquete, entre ellos se encontraban la familia Lenards. Los Lenards tenían a su único hijo de nombre Jorge Lenards a quien desde suadolescencia lo habían enviado a estudiar y prepararse para ser un digno heredero de los negocios multinacionales de su prominente familia. Esta noche el joven Lenards acompañó a sus padres al prestigioso banquete. En principio él no quería asistir, sin embargo su padre le dijo; hijo ya muy pronto tú heredarás esta gran corporación multinacional, más vale que mires por tus propios ojos como funciona esto. Familiarizarse es un buen comienzo. El joven de 22 años estaba algo aburrido, no hayaba nada divertido a su alrededor. Solo veía a hombres de negocios mayores que él y a muchas mujeres vestidas de formas elegantes hasta el copete. Ningún rostro le pareció interesante, ya quería pedirle a su padre la retirada, pero en eso se abrieron las puertas de la entrada principal y en ella apareció una jovencita de rostro pálido, medio sonrojados, sus ojos eran de mirada vivaces y penetrantes, el color de sus ojos eran de color miel. Su vestido era color dorado que combinaba con el color de su mirada. De pronto todos volvieron a ver a la doncella. Esta jovencita era Kaila Sanders. Entre los invitados se encontraba la esposa del Sr. Forbes Sanders, hoy en particular ella se encontraba acompañada de su sobrina Magda Siles, Magda era de veintiun años. Estaba en la universidad, pero en realidad no tenía demasiado talento para dar y solo estaba esta noche buscando tener la suerte de hayar a un esposo adinerado para no preocuparse en el futuro. De pronto Magda vió a la joven que estaba haciendo su entrada triunfal y ella sintió una enorme envidia por su deslumbrante presencia, además de que tenía cautivado a todos los congregados, claro a excepción de alguna (como la señora Sanders) ésta última vió que sus planes deliberadamente se habían cambiado y se sintió manipulada" Me tomaron como a una tonta " pagarás por ello. Murmuró entre sus dientes apretados. Alguien le tocó su espalda, y era el Sr. Sanders, no estés tan rígida mujer! O todos se darán cuenta que no estás nada contenta, le susurró al oído para que solo ella lo escuchara. Magda vió la interacción y supo que había una guerra sin cuartel entre ellos. Dicho esto el Sr. Sanders dio retirada para ir a buscar a la jovencita. Magda aprovechó el enojo de su tía para sacarle información, pues cuando alguien esta enojado es cuando saca los trapos sucios al sol. Pensó la viciosa Magda. Por otro lado un joven Jorge estaba embelesado de la belleza de la joven Kaila. Sus ojos estaban fijos en ella, no apartaba la vista de ella. Su padre lo notó y le dijo; hijo muestra tu cordura ahora. No es correcto que la gastes con la mirada así. Dicho esto lo tomó del hombro y lo apartó a otro rincón de la sala. El joven se recompuso, quería acercarse a Kaila, así que por primera vez le pidió a su padre que investigara quién era la joven. Su padre sabía que su hijo no era alguien que mostrara tantas emociones por alguien. Así que es

ta fruta ya se maduró, pensó.

En esos instantes el Sr. Forbes subió a una pequeña tarima y habló con el micrófono, "atención a todos los presentes, esta hermosa niña, es mi nieta" dijo con orgullo. Su nombre es Kaila Sanders, la joven sonrió tímidamente, pues era la primera ves que asistía a un gran banquete de prestigio. Y a sus catorce años, era intimidante. En ese momento la esposa del Sr. Forbes no soportó más la forma tácita en que se llevaban abuelo y nieta. Así que tomó un copa tras otra y ya fuera de sí por su mismo odio e intolerancia, se abalanzó sobre la jovencita para atacarla. Jorge que se había acercado bastante, vió venir esto y se interpuso recibiendo todos los ataques. Pero no pudo cerrar la boca y la mujer gritó a todo pulmón, ¡es una maldita huérfana! Es una desgraciada! Al Sr. Forbes Sanders se le nubló la mente, gritó a la que hasta ese momento fuera su esposa. ¡No tienes derecho! No la tienes! "Es sangre de mi sangre" y tú hasta hoy fuiste mi esposa. Tú no eres nadie! Agudizó su voz. Su mirada era una mirada de decepción. Eres un ser humano vacío, solo eres cáscara. La mujer quedó con la boca abierta muy perpleja. Luego con vos ronca dijo: soy...soy tu esposa. Una esposa, que teje trampas a su esposo, una esposa que no tolera mi sangre. Una esposa que solo está reluciente como el oro dorado, impregnada de diamantes, pero ni un matiz de calor familiar dá. Sólo resuenas como un metal mientras hablas, te crees superior por lo que tienes y nisiquiera te lo has ganado. ¿ porqué crees que eres mejor que los demás? Allí estaba Blanca Siles, humillada con la vista al suelo. Hasta hoy ella era la Sra. Sanders. Pronto retiraron a la mujer. En este momento todos estaban perplejos, así como se dice por allí. Hasta en las mejores familias pasan vainas. La joven Kaila salió de su asombro y en estos momentos se dio cuenta que un apuesto joven la tenía abrazado, "perdón dijo Jorge" sólo quería que ella no te lastimara. Kaila levantó la vista con sus ojazos bien abiertos mirando de forma inocente a Jorge, el olor que emanaba del cuerpo de Jorge le era muy agradable. Asintió y dijo gracias. Luego volvió a ver a su padre, le hizo un gesto y le pidió el micrófono. Luego se dirigió a los presentes y habló:" A todos los presentes quisiera dirigirme, si así me lo permiten"Mi nombre es Kaila Sanders, tocó el hombro del Sr. Forbes Sanders y dijo: Este señor aquí presente es mi abuelo biológico, por la actitud sádica de mis abuelos maternos, recién llegada a este mundo, llegué a parar a un orfanato, si es verdad que fui huérfana, pero yo no escribí mi destino a que fuera así, desde temprana edad descubrí que el mundo puede ser cruel, de repente le salieron lágrimas ala joven. Por la gran voluntad de Dios, reencontré a mi abuelo paterno, quien sin saber nuestra relación sanguínea, me amó primero y luego me adoptó. Quiero hacer una pregunta si me lo permiten, ¿es delito y pecado de un niño llegar a tener la condición de un huérfano? O las familias que añoran ser padres y adoptan ¿no tiene la legitimidad de ser llamados padres e hijos? Hoy solo les pido con enorme gratitud que no hagan a un lado a mi padre a la vez mi abuelo, por los acontecimientos ocurridos hoy. Por favor confíen en él, en su capacidad. Hagan caso omiso a su vida personal. Gracias! Dijo la joven.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir