ManoBook > Moderno > Indecisive

   Capítulo 5 Empezó el juego

Indecisive Por Claudia Navarrete Palabras: 5653

Actualizado: 2021-01-27 21:25


Hace cinco minutos que estaba sonando la alarma de mi celular y aún no era capaz de apagarla.

Gruñí y me tapé el rostro con la almohada.

Tomé mi celular que estaba sobre el pequeño mueble color rosa y apagué la alarma.

Hoy empieza el juego

Ayer estuve todo el día hablando con la chica sobre el plan, me mostró fotos de él, me dijo algunas cosas que le gustaban a su ex para que tuviéramos más cosas en común (supuestamente) y así poder acercarme fácilmente a él.

Me dijo que a Javier le gustaba mucho la manera en la que me maquillaba y las piedritas brillantes que me ponía en los ojos, lo que según él me hace "resaltar de una forma impresionante". Así que decidí maquillarme como a él le gusta.

Entré al colegio provocando un ruidoso sonido por mis tacones. Me había puesto un vestido floreado celeste con los hombros descubiertos que resaltaba mis curvas, sin embargo era de un largo apropiado para el lugar y no era lo suficientemente apretado como un vestido para salir de fiesta.

Muchas veces me han dicho que mi forma de maquillarme y vestirme no es apta para una escuela, pero sinceramente no le he tomado importancia. Este es mi sello, mi esencia.

Arreglé mi cabello negro azabache antes de ver a lo lejos a Javier junto a sus amigos.

Guapo es, pero no de mi gusto

La verdad, no tengo idea de qué excusa utilizaré para acercarme a él. Nunca jamás en todos los años que llevo en esta escuela he hablado con Javier.

¿Será muy cliché botar mis cosas cerca de él para que me las recoga?

También podría hacer como que sin querer me tropecé y caí sobre él. Super normal, algo que no pasa en las peliculas

No, como crees

Mierda, pensé que esto sería más fácil.

Suspiré profundamente e intenté borrar todo rastro de nerviosismo que había en mi rostro.Puse la mejor sonrisa que tenía y caminé directamente donde mi víctima.

Al estar solo a unos centímetros de él y sus amigos, boté mi bolso al suelo de la manera más real que pude. Me reí nerviosa y bufé.

-Que tonta soy-susurré lo suficientemente alto como para que él pudiera escucharme.

Me iba a agachar pero Javier se interpuso.

-Yo lo recojo-se arrodilló frente a mi para recojer mi bolso y pude notar como su mirada se fue hacia mis piernas de manera disimulada supuestamente.

Se incorporó y me lo entregó, yo solo lo recibí con una gran sonrisa.

Una sonrisa claramente falsa

-Muchas gracias, no tuviste que hacerlo, yo podía-reí.

-Supuse que no iba a ser muy facil agacharse con vestido-contestó rascándose el cabello nervioso.

¿Perdón? Soy una mujer independiente, no necesito a un hombre para hacer las cosas

-Ah bueno, tienes razón-asentí repetidamente.

-Tu sueño se está volviendo realidad, hermano-uno de sus amigos le dio golpecitos en el hombro y después se fueron. Dejándonos solos.

Fruncí levemente el ceño haciéndome la desentend

ida.

-Son unos imbéciles-dijo al ver mi rostro, a lo que yo asentí-.Te llamas Zoë, ¿no es así?

-Si, ¿tu nombre cuál es?

-Me llamo Javier, es increíble el tiempo que llevamos siendo estudiantes del mismo colegio y nunca habíamos tenido la oportunidad de hablar.

-Si, lo mismo digo yo-tomé un mechón de cabello y comencé a jugar con él mientras lo miraba fijamente a los ojos-¿Que clase te toca?

-Historia, ¿y a ti?

-Oh, bueno, a mi matemáticas. Nos vemos después-me acerqué a él y besé su mejilla para después comenzar a caminar.

A lo lejos vi a Rocío, quien me sonrió levemente. Le guiñé el ojo y fui hacia mi clase.

Mi clase había terminado, ahora estábamos en el recreo que dura veinte minutos.

-¿Te acercaste a él?-susurró Anne mirando a Javier.

-Si, tengo todo controlado, tranquilas-hice un gesto con la mano para restarle importancia.

-¡Que entretenido esto! Es emocionante-Kat chilló por lo bajo.

-Si, es emocionante, pero no nos acostumbremos a esa emoción. Recuerda que solo haré esto una vez, Kat.

-¿Y si te termina gustando todo esto? ¿Te imaginas después eres la rompecorazones oficial del colegio?Llame ya al 1743 para contratar a la inigualable y única rompecorazones de Washington School-Kat hizo una voz extraña como de comercial de televisión.

Le di un leve codazo en el estómago y la fulminé con la mirada.

-Recuerden que esto es secreto, no puede saberlo nadie. ¡Así que no lo grites!

Salí de la sala de clases con mi bolso en el hombro. Por fin puedo irme para la casa.

El día estuvo normal, no pasó nada interesante que pueda contarles.

Me despedí de las chicas y comencé a caminar hacia mi casa. Me demoro quince minutos si camino rapido, y media hora si camino como mi abuela.

-Hola-sonó una voz ronca a mi espalda.

Miré hacia atrás y me encontré con Russ, el chico de la fiesta.

_¿Qué haces acá?-le pregunté mientras me acercaba a él para darle un beso en la mejilla.

-Nada, solo caminaba y te vi desde lejos. ¿Vas a tu casa?-preguntó y yo asentí-¿Por qué mejor no vamos a comer?

-¿Una hamburguesa?-murmuré y el asintió-¡Vamos!

Tomé su mano y caminé más rápido.

La verdad es que ya comí, pero lo siento, tengo hambre aún.

-Entonces, ¿cuándo vamos a ir a otra fiesta?-Russ mordió su hamburguesa y me miró impaciente.

-Cuando quieras y sepas de alguna-Respondí. Tomé una servilleta y le limpié la barbilla ya que tenía ketchup.

-Ya, pero por favor no me bailes como lo hiciste en la fiesta anterior. No me voy a poder controlar esta vez, te voy a agarrar y te voy a llevar a lo oscuro.

Le tiré la servilleta con la que le había limpiado la barbilla en la cara y me reí.

-¿Por qué los hombres son tan indecentes? Dime, ¿ustedes piensan con la cabeza de abajo o algo así?-me crucé de brazos.

-¡No! Yo solo bromeaba, no creas lo que te digo-rió nervioso.

-Uy si, como no.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir