ManoBook > Moderno > Indecisive

   Capítulo 7 Niñito

Indecisive Por Claudia Navarrete Palabras: 3134

Actualizado: 2021-01-28 23:07


Sus facciones eran bastantes delicadas, pero su cabello teñido blanco con negro y su vestimenta lo hacian lucir más rudo.

-No te voy a hacer daño, te lo prometo. Solo necesito que no grites-asentí repetidamente.

Alejó su mano lentamente mirándome con los ojos entrecerrados.

Cuando vi su mano alejada grité.

-AYUDAAAA...-me tapó la boca nuevamente y me miró enojado.

-Cállate, niñita-rodó los ojos. Lo fulminé con la mirada.

¿Como que niñita?

Mordí su mano con la mayor fuerza que pude.

Adivinen qué¿Adivinaron?

Si, ni se inmutó

-Mira, me llamo Ondreaz, no soy un ladrón ni nada de eso. Solo estaba arrancando de unas personas y vi que la ventana estaba abierta así que simplemente entré.Si fuera un violador te hubiese hecho algo mientras dormías, y si quieres puedes revisar todo. No he robado nada-su voz sonaba sincera.

Entrecerré mis ojos y a los segundos asentí.

-¿Puedo confiar en ti? ¿Si te destapo la boca no gritarás?-volví a asentir.

Alejó su mano otra vez de manera lenta y mirándome atento.

-¿No había otra casa con las ventanas abiertas donde pudieras entrar? Casi me muero del susto cuando te vi, idiota-lo recriminé.

-Tal vez, pero esta casa me quedaba más cerca-se encogió de hombros.

-Bueno-caminé hacia la puerta-. Supongo que ya te puedes ir.

Iba a abrirla pero el me lo impidió.

-No, espera-se acercó a la ventana y corrió la cortina. Bufó-. Aún están afuera, no puedo salir.

-¿Y a mí qué?

Me crucé de brazos.

Admito que para tener a alguien desconocido dentro de mi casa... no me siento insegura.

No se ve alguien malo

-Como sea-se acercó al sillón y se sentó.

Como Pedro por su casa

-Hey, no te acomodes mucho-mi voz sonaba indignada.

-Lo siento, pelinegra. No me iré hasta que esos bastardos desaparezcan-tomó el control de la televisión.

Di un pequeño grito de frustración.

-Está bien-dije derrotada.

-¿Cómo te llamas?-preguntó.

-Maria.

Me miró y alzó la ceja.

-Sé perfectamente cuando alguien está mintiendo. Volveré a preguntar, espero que ahora seas simpática y me digas tu nombre. ¿Cómo te llamas?

-Zoë, me llamo Zoë-me aclaré la garganta.

-Que lindo nombre, mucho más lindo que Maria.

Me acerqué al sillón y me senté lo mas lejos que pude de él bajo su intensa mirada.

-¿Por qué te perseguían?-le pregunté curiosa.

-No les he pagado lo que les debo-se encogió de hombros.

-¿Cuántos años tienes?

-diecinueve ¿Alguna otra pregunta?-contestó borde.

Negué.

-¿Estás sola?

-¿Ves a alguien más por aquí?-contesté borde yo también.

-Ah, entonces no hay problema si me quedo a dormir acá.

Quedé boquiabierta.

-¿Tú estás loco? Ni en tus mejores sueños te quedarás a dormir acá, Dios. ¡No te conozco!

-Pelinegra, eres demasiado exagerada-puso sus pies sobre la mesita que estaba frente al sillón.

-Me hablas como si nos tuvieramos confianza, como si nos conociéramos desde hace años-fruncí el ceño.

-Yo soy así.

-Bueno, Don yo soy así, necesito que te vayas ya. Me voy a dormir-me paré del sillón y fui a abrir la puerta.

A regañadientes se paró y caminó hacia la salida.

-Que pesada eres, pero está bien-dijo resignado y salió. Rápidamente cerré la puerta.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir