ManoBook > Romances > Como En Los Tiempos De Antes

   Capítulo 29 Quiero un padre

Como En Los Tiempos De Antes Por Sancha Capistran Palabras: 7626

Actualizado: 2021-03-19 04:48


... ...

...

"Muy bien, ves. Iré antes de que comience el evento de padres e hijos, pasado mañana", dijo Michael asintiendo con la cabeza.

"Está bien, señor Michael. Ya debo irme. Adiós". Marina se volteó rápidamente y se fue.

"Bien".

Al verla marcharse, él se preguntó: '¿Acaso ha olvidado todo lo que pasó anoche? Yo aún recuerdo todos y cada uno de los detalles. Ella sí que es diferente a otras mujeres'.

Después de salir del trabajo, Marina fue a la escuela de Mike, y cuando llegó a la oficina de profesores, vio que la madre del compañero de su hijo ya estaba allí, y al notar los moretones en el hermoso rostro de su pequeño, le preguntó preocupada: "Mike, ¿estás bien?".

Al ver que su madre estaba ansiosa, él le respondió con calma: "Mami, estoy bien".

"Menos mal", dijo ella forzando una sonrisa y acarició su rostro.

En ese momento, la otra madre los miró fijamente y dijo: "Debes ser la madre de Mike Mu. Tu hijo hirió al mío. ¿Cómo piensas hacerte responsable?".

Marina se mofó: "¿Qué quieres que haga al respecto? ¿Debo pagar las facturas médicas?".

La otra se burló: "Mientras tu hijo se disculpe con el mío, lo dejaré pasar".

"No podemos esperar que lo haga hasta que no sepamos lo que realmente sucedió", espetó Marina.

"¿Acaso no ves los golpes en la cara de mi hijo?", la mujer alzó la voz con rabia y señaló el rostro de su niño.

"Señora, la cara de mi hijo también tiene heridas. ¿Por qué no debo pedirle a su hijo que se disculpe con el mío?", le preguntó Marina con calma. Además, estaba segura de que su hijo no pelearía sin ningún motivo.

"Muy bien, escuchemos lo que ellos tienen que decir sobre lo que pasó", cedió la mujer.

Marina se volvió hacia el compañero de Mike, y le preguntó: "¿Por qué se pelearon?".

"Por... porque dije que la madre de Claire es una puta, y que es una niña sin padre", murmuró este, tocándose las manos como si supiera que había hecho algo malo.

'No me extraña que Mike se enojara y se peleara con él', pensó Marina. Luego le preguntó a su hijo: "Mike, ¿y qué más dijo?".

"También dijo que solamente los niños que no tienen padre jugarían con Claire".

Al escuchar esto, su madre se volvió hacia la mujer y con los labios fruncidos, le dijo: "Señora, ¿aún piensa que la culpa fue de mi hijo? Si el suyo no hubiera insultado a su compañera, Mike no se habría peleado con él. No fue culpa de mi hijo".

Afortunadamente, la mujer era una persona razonable y se disculpó tan pronto como escuchó la verdad del asunto. Tomó la mano de su hijo, miró a Marina y dijo: "Fue culpa de mi hijo, y me disculpo. También es un asunto entre niños, de manera que dejémoslo así".

En lugar de aceptar, Marina se volvió hacia su hijo y le preguntó: "Mike, ¿tú qué opinas?".

Él lo pensó por un momento, miró a su compañero y le dijo: "Le debes una disculpa a Claire, pero no tienes que disculparte conmigo".

'Podría haber sido una pelea tonta, pero esta vez, Mike estaba realmente fuera de lugar. ¿Por qué golpeó a su compañero? ¿Acaso fue por esa niña?', se preguntó Marina mientras salían de la oficina.

Entonces tomó su mano y le dijo: "Mike, no puedes ser tan impulsivo. Eres tan pequeño y ya te has metido en una pelea. ¿Qué harás en el futuro?".

El niño abrió mucho los ojos y fingió inocencia. "Mami, eres impresionante. Es la primera vez que te veo ser tan valiente".

Al escuchar eso, ella se sintió un poco halagada. Después de todo, había discutido con la madre del compañero de su hijo, porque realmente creía que este no golpearía a nadie sin ninguna razón.

"Sí, sí. De cualquier modo, no seas tan impulsivo en adelante. Tengo hambre. Vayamos a casa y comamos", dijo Marina.

"Mami, hace mucho que no pasas tiempo conmigo. No quiero ir ya a casa. ¿Me invitas a cenar? El tío Albert y

la tía Dahlia vendrán con nosotros".

"¿Les dijiste que vinieran?". Marina frunció el ceño confundida.

"Sí, mami, ¿lo olvidaste? Hoy es tu cumpleaños".

Ella había estado tan ocupada últimamente que hasta se le olvidó que cumplía años, y aunque nunca le dio mucha importancia, Dahlia, Albert y su hijo siempre insistieron en celebrarlo.

"Mike, me alegra que hayas recordado mi cumpleaños. Ni yo me acordaba", dijo con una sonrisa de agradecimiento.

"Mami tonta, no te cuidas. Has estado muy ocupada estos últimos días. Hasta te has olvidado de mí", se quejó él, haciendo pucheros.

"Mike, ¿estás triste porque no paso tiempo contigo? No sé cuándo te volviste tan impulsivo, ya ni siquiera te conozco".

"Mami, es que estoy creciendo. Si no le prestas atención a tu propio hijo, te volverás cada vez más tontita".

La verdad era que ella realmente no lo conocía muy bien, pues había estado tan ocupada tratando de mantenerlos a ambos que no le había prestado atención a su crecimiento con el paso de los años.

Cuando los dos llegaron al restaurante Western, vieron a Dahlia y a Albert sentados en una mesa, esperándolos. Marina esbozó una sonrisa de disculpa, y afirmó: "Lamento llegar tarde".

Su amiga la fulminó con la mirada. "Te llamé muchas veces. ¿Qué estabas haciendo? ¿Por qué no me contestaste? Albert también te llamó varias veces".

"Yo... me quedé dormida. No fue mi intención. Hoy es mi cumpleaños. Por favor, perdónenme", dijo Marina, mordiéndose el labio.

Pero Dahlia resopló: "No te voy a perdonar así de fácil. Si bebes esta copa de vino, estaré menos enojada".

"Dahlia, no le pongas las cosas difíciles a Marina. Sabes que no fue su intención", dijo Albert en voz baja.

"¿Te sientes mal por ella?", le preguntó esta, levantando una ceja.

"Cómo puedes hacerle eso. Sabes que no puede manejar el alcohol, pero aun así quieres que beba. ¿No se lo haces pasar mal?".

"No eres su esposo, pero siempre la defiendes. Ni siquiera aceptó salir contigo", bromeó ella.

Albert se encogió de hombros un poco avergonzado, y dijo: "Dahlia, me enojaré si vuelves a decir eso".

"Bien, dejémoslo. ¿No vas a proponerle matrimonio esta noche? Si hasta hiciste reservas para cenar en este restaurante y celebrar su cumpleaños". La chica esbozó una sonrisa significativa.

"Tío Albert, será mejor que le propongas matrimonio cuanto antes", dijo Mike para demostrar que estaba de acuerdo.

Marina observaba todo sorprendida. "¿Bromeas? Ya te dije que no estaré con Albert".

"Pero mami, yo quiero un papá".

Al mirar los brillantes ojos de su hijo, ella sintió pena por él, pero tampoco quería engañarse a sí misma. Realmente no podía aceptar el amor que Albert le ofrecía, porque no quería que él se casara con una mujer que ya tenía un hijo.

Manteniendo la calma, Albert la miró y le dijo: "Insistiré".

Marina levantó las manos confundida, y respondió: "¿Por qué eres tan terco?".

"¿Alguna vez has amado a alguien? Si no, no lo entenderías".

La chica no podía entender cuál era el problema con el amor. 'Es la segunda vez que me hacen esa pregunta. ¿He amado alguna vez a alguien? Tal vez no, pero, ¿y qué? Albert es un buen hombre, pero no puedo enamorarme de él. A los dieciocho años, mi vida se destruyó", pensó amargamente.

Luego se volvió hacia su hijo y le dijo: "Mike, todavía eres un niño. Si quieres un padre, puedes llamar a tu tío Albert "papá". Pero no puedo darle nada más".

Se suponía que era una feliz celebración de cumpleaños; sin embargo, después de esta conversación, todos terminaron el resto de sus comidas en silencio. Esta vez, Albert decidió llevar a Dahlia a casa, y en el camino, seguía pensando en lo que Marina había dicho. ¿Debería renunciar a ella? Él había dicho que insistiría, ¿pero podría continuar ahora?

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir