ManoBook > Romances > Como En Los Tiempos De Antes

   Capítulo 30 Emborracharse

Como En Los Tiempos De Antes Por Sancha Capistran Palabras: 6787

Actualizado: 2021-03-19 04:58


... ... ... ...

...

... ... ...

Dahlia estaba preocupada por Albert, quien estaba distraído por sus pensamientos y no prestaba atención a la carretera. '¿No es peligroso que conduzca en este estado?', se preguntaba, mordiéndose el labio. Por fin, se volvió hacia él y dijo: "Albert, intercambiemos asientos, yo manejaré. Te ves terrible y temo que tengamos un accidente".

Albert le sonrió con ironía. "¿De verdad tengo tan mal aspecto? Muy bien, si quieres conducir, hazlo; yo tampoco quiero morir en un accidente".

Mientras cambiaban de asiento en silencio, Dahlia pensó en lo que había sucedido en el restaurante esa noche; le dolió el corazón recordar el momento en el que Mike dijo que quería un padre. '¡Marina es tan terca! ¿Por qué no acepta a Albert de una vez? Mike dice todo el tiempo que le gusta Albert y que quiere que sea su padre, pero esto a Marina no la conmueve en lo más mínimo'.

Mientras avanzaban por la carretera, Dahlia quería decir algo para consolar a Albert, pero al final desistió. 'Albert quiere estar tranquilo, así que será mejor que lo deje en paz', decidió. Sentía que se le rompía el corazón cada vez que lo veía infeliz; cada vez que era rechazado, era ella la que estaba a su lado, aunque ni siquiera sabía qué papel desempeñaba en su vida.

Poco después llegaron al pequeño apartamento donde Albert residía temporalmente.

Cuando salieron del coche, Dahlia preguntó: "Albert, ¿puedo entrar un rato? No creo que debas estar solo ahora".

Albert asintió: "Tú me conoces mejor que nadie, entremos"; y subieron juntos.

Cuando abrió la puerta, Dahlia descubrió que el interior del departamento era acogedor; se sentía como un hogar. El departamento estaba decorado exactamente como a Marina le gustaría; era la primera vez que Dahlia lo visitaba, y estaba un poco desconcertada. 'Vaya, sabía que Albert ama a Marina, pero no sabía cuánto'.

"Mi apartamento es bastante sencillo, no sé si te sentirás cómoda", dijo Albert en tono de disculpa mientras entraba tras ella.

"¿Por qué no iba a sentirme cómoda? Este apartamento es mucho mejor que la casa en la que vivíamos los tres cuando estábamos en Francia. De todos modos, tienes mucho dinero, ¿no vas a comprarte una casa nueva?".

"No tengo prisa, primero quiero estar con alguien a quien amo", respondió Albert en voz baja.

Dahlia sintió una pizca de lástima por él. "Ya han pasado seis años, ¿todavía quieres esperar? Quizás deberías resignarte a amarla como a una amiga, si sigues así, te torturarás a ti y a Marina al mismo tiempo".

Albert se quedó en silencio; no entendía por qué Marina no lo aceptaba después de todos estos años y de todas las cosas que había hecho por ella.

Dahlia vio el mueble bar y tomó una de las botellas de vino; se volvió hacia Albert con la botella en la mano y sonrió. "Vamos, emborrachémonos esta noche."

Aunque a Albert no le gustaba beber mucho pero, esa noche eligió beber. 'Todo el mundo dice que el alcohol puede hacerte olvidar tus problemas, aunque sea por un tiempo; tal vez pueda ayudarme a dejar de pensar', se dijo.

Dahlia sirvió copa tras copa para los dos; ver a Albert infeliz la ponía de mal humor.

Continuaron bebiendo hasta casi vaciar la botella; ya borracha, Dahlia miró a Albert seriamente: "Albert, te amo; no sé por qué. Sé que amas a Marina, pero no puedo evitarlo, supongo que soy tan terca como tú. ¿

Sabes? Te he visto perseguir a Marina durante todos estos años y realmente pensé que llegarían a estar juntos". Hizo una breve pausa y continuó, "Y yo... pensé que te superaría...".

En ese momento, Albert bebía la última copa y después de escucharla, la besó en los labios. Se apartó un instante y preguntó: "¿Por qué no me ama?".

Se abrazaron apasionadamente y pronto, Albert tomó a Dahlia en brazos y la llevó al dormitorio.

Mientras tanto, Mike y Marina estaban de camino a casa; al recordar lo triste que se veía Albert en el restaurante, Mike se preguntó: '¿Qué le pasa a mamá? El tío Albert le pidió que se casara con él. ¿Por qué ella lo habrá rechazado? Si hubiera aceptado, yo tendría un padre.'

"Mami, ¿por qué no aceptaste casarte con el tío Albert? Yo quiero que sea mi padre", dijo con tristeza.

Marina suspiró profundamente. "Mi dulce niño, yo solo quiero vivir contigo."

"Mami, ¿nunca estuviste enamorada?", preguntó el niño.

"¿Por qué me preguntas eso? No es asunto tuyo, no te metas en temas de adultos".

"Mami, solo soy un niño, pero sé que eres muy pura y que nunca te has enamorado", dijo Mike muy serio.

Marina se quedó sin palabras. '¿Quién le enseñó eso? ¿Cómo puede saber eso un niño tan pequeño?'. Entonces le preguntó: "¿Quién te dijo eso?".

"Tía Dahlia; me dijo que eres muy pura y que nunca has estado en una relación".

Marina negó con la cabeza, impotente. '¿Cómo pudo Dahlia decirle a mi hijo estas cosas? ¡Es horrible!'. Cuando llegaron a casa se fue directamente a la cama, pero no pudo conciliar el sueño. Se quedó acostada con la mirada fija en el techo y pensando en todos los sucesos del día. 'Hoy han pasado tantas cosas extrañas. Michael se mostró de repente amable conmigo y Albert me pidió que me casara con él. ¡Uf, qué molesto!'.

Mientras tanto, Michael estaba sentado frente a Jessica. "Jessica, ¿por qué querías verme?".

"Michael, todo lo que pasó fue culpa mía; ¿puedes darme otra oportunidad? Volvamos a empezar".

"¿Me llamaste solo para decirme eso?", dijo él con el ceño fruncido.

"Michael, hablo en serio; ¿puedes darme otra oportunidad? No te trataré como lo hice hace seis años; todavía te quiero. Después de dejarte, me di cuenta de lo estúpida que fui; lo siento mucho, no sabía que me amabas tanto".

Michael se reclinó en el asiento y la miró con frialdad. "Ambos hemos cambiado en todos estos años. ¿Crees que todavía te amo como un tonto?".

"Por supuesto, de lo contrario, ¿por qué no has salido con nadie más durante estos seis años?".

Michael se burló de ella: "¿De verdad crees que todavía tienes un lugar en mi corazón?".

Jessica no tenía la respuesta, pero estaba decidida a hacer que él se enamorara de ella nuevamente; seis años atrás, había decidido irse. pero ahora que estaba de vuelta, no lo dejaría ir.

"¿Quieres saber por qué me fui ese año?", preguntó, cambiando de tema.

"No importa, tú decidiste irte", declaró Michael.

"La razón por la que te dejé, fue por tu madre; ella pensó que eras demasiado bueno para mí y quería que te dejara en paz, así que me hizo un cheque por cinco millones de dólares", explicó Jessica muy seria.

"¡Mientes! Mi madre no haría eso, no sería capaz". El tono de Michael ya no era tan tranquilo, y había una pizca de pánico en sus ojos. 'Mamá no haría eso, ella no...'.

"Si no me crees, puedes regresar y preguntarla".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir