ManoBook > Romances > UNA TRISTE HISTORIA DE AMOR

   Capítulo 2 Mis diarios

UNA TRISTE HISTORIA DE AMOR Por Michelle Palabras: 5398

Actualizado: 2021-02-02 12:07


Regreso a mi habitación cansada de hacer lo mismo todos los días me tiro a la cama e imaginó cómo sería el mundo exterior y cómo sería tener hermanos a mi lado. Sólo las paredes de mi habitación conocen todo lo que he sufrido sola aquí sin unas palabras dulces y tiernas de mi padre o madre.

Qué hago mal?. Acaso no ven que he sufrido mucho con su distanciamiento?

Cuándo llegara el día que me vean cómo su hija y no cómo un mueble de la casa que tienen que enseñar y enseñar cosas?.

De tanto llorar se quedo dormida por un largo rato hasta que llego la noche fria y obscura.

.. - Me gusta la noche por el reflejo que da la luna pero está habitación me da un poco de miedo sera por la soledad. Creo que dormi mucho ya es muy tarde y no me habalaron para cenar esta raro, bueno tengo rato para mi, no tengo muchos deseos de comer.

Ya pasado un rato con la tristeza que ella tenia en su corazón se dirigió a la ventana a contemplar la luna y el lago. Sólo prendió una pequeña lampara para que nadie se diera cuenta de que ya había despertado no quería que nadie fuera a buscarla. Pensaba en que hacer como poder poner un pie fuera de la casa sin que nadie se diera cuenta.Para eso tenía toda la noche para pensar e ingeniar muchas ideas porque es claro que alguna le tenía que funcionar.Para eso tenía que recordar todo lo que había hecho de niña. Cuándo se es niño siempre buscan muchas cosas para jugar y divertirse, encuentran hasta el diminuto lugar de la casa para poder jugar. Se dirigio a su armario y fue hasta el último rincón donde se encontraba una pequeña puerta con candado. Es ahí donde ella guarda esa apreciable caja con diarios escritos desde que tenía 6 años de edad. Los diarios eran simples libretas pero contenían emociones y grandes recuerdos de su infancia. Sólo lo que le compraban sus padres eran libretas para que ella pudiera escribir lo de sus clases algunas veces no entendian porque desaparecian algunas libretas. Pero ella siempre tubo esa oportunidad de que le llevaran más sin ningún problema.Llevo la caja hasta su cama y observo con mucho detalle aquella caja sola y avandonada por ella sólo por un año.

Empezo a imaginar muchas cosas lindas que había pasado ella y sus grandes libretas y soltaba una y otra sonrisa con unas cuantas lágrimas rodando por sus lindas mejillas coloradas.En eso se escucharon unos pasos que se dirigían a la puerta de su habitación. Ella con la desesperación puso la caja bajo la cama. Pero seguía con unas lágrimas en su rostro. Tocan la puerta y preguntan. .. - Vianca estás ahí? .. - Ya estás despierta?Era su nana que estaba preocupada por ella, ya que no había ido a cenar con sus padres.Vianca con un sobresalto

en su corazón porque no esperaba que aún alguien estuviera despierto. Responde algo alarmada. .. - Si nana pasa, perdón me quede dormida me sentía algo cansada y no tenía hambre. Pero no te preocupes que estoy muy bien.

.. - Mi niña Vianca no creo que todo este bien porque tienes esas lagrimitas en tus ojitos algo te preocupa. Ho necesitas algo sabes que puedes confiar conmigo... - No nana todo bien solo que sentí un poco de nostalgia despertar y ver que ya era de noche, y que no pude cenar con mis padres. Ellos ya han de estar domidos verdad nana... - Si mi niña ya se han quedado dormidos pero tu necesitas comer algo... - Si nana ocupo cenar algo pero recuerdas nana que de niña me llevabas un rico pastelito con un vaso de leche sin que mis padres se dieran cuenta, me podrias traer uno u mi vaso de leche y me pláticas aquellos cuentos de aquel lindo pueblo que te vio nacer y que algún día me llevaras a conocer. Ve nana antes de que alguno de mis padres se den cuwnta y ya no me lo puedas traer.

Sale la nana de la habitación y se dirige a la cocina para poder llevar aquella delociosa cena de Vianca. Mientras se acerca a la cocina se preguntaba ella que era lo que le pasaba a su niña porque esa tristeza se reflejaba en su rostro

Y si había algo que ella pudiera hacer para poder reflejar esa sonrisa que la llenaba de luz en su corazón. Vianca.. - por poco se da cuenta mi de mis diarios si es mi confidente mi amiga pero esto si no le puedo enseñar ya que es solo mio mis recuerdos mia emocey mis tristezas reflejadas. Ya que siempre mis padres le piden cualquier razón de mi mejor no solo yo.

Va llegando su nana con la cena y le pregunta.. -Mi niña necesitas algo más de alimento.

.. - No nana solo esto lo que si necesito esque me platiques del pueblo que te vio nacer para poder transportarme en mi infancia que imaginaba aquel lugar. .. - Esta bien mi niña cena mientras te platico. En aquel pueblo siempre jugabamos en los frondosos árboles y pastilazales. Cada uno subiamos a algún árbol para haci poder bajar ricas frutas ricas y sabrosas.

.. - Nana y que feutas eran... - Uno de era de mangos grandes amarillos y chapeteados cuamdo quitabas la cascara empezaba a salir su jugo a todos nos gustaban. Otros se subían para poder tomar las manzanas rojas y grandes que con una mordida tenias para se te quitara la sed de tanto andar corriendo. Pero no sólo era para nosotros si no que llevabamos también para nuestros padres.

.. - Hay nana que bonito lugar me gustaría comer de esas ricas frutas que habla usted... - Algún día mi niña pero por ahora hay que descansar.Salió la nana de la habitación y Vianca cubrio bien la caja que contenía sus diarios.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir