ManoBook > Romances > UNA TRISTE HISTORIA DE AMOR

   Capítulo 8 Misterio del té

UNA TRISTE HISTORIA DE AMOR Por Michelle Palabras: 5775

Actualizado: 2021-04-03 14:23


A la mañana siguiente Vianca se estaba preparando para bajar a desayunar con sus padres, pero ella tenía un poco de inseguridad por lo que había pasado en la noche anterior.

Cuando llego al comedor se dio cuenta de que sus padres no habían desayunado. Su nana estaba en la cocina algo seria porque no sabia y los padres de Vianca la iban a despedir. La nana estaba guardando todas las bolsas de té que tenían ya que eso le encargaron muy bien. Pero no se dio cuenta de que Vianca estaba mirando por la ventana que tenia la puerta.

Vianca sin hacer un solo ruido se quedo observando y vio donde guardo el té. La nana se dispuso a ir al comedor ya que era hora de que Vianca desayunara, Vianca se retiro de la puerta y se fue a sentar al comedor. Su nana se acerco a Vianca para preguntarle sobre su desayuno.

Nana.- Vianca mi niña que quieres para el desayuno.

Vianca.- Nana quiero unos molletes de queso y frijol también quiero un poco de café con un poco de crema de avellana.

Nana.- Esta bien niña ahorita te traigo tu desayuno.

Vianca se quedo pensado en lo que paso en la noche y ya no tenia tanta confianza para dejar sola a su nana para preparar su desayuno en eso se levanta Vianca e interrumpe el camino de su nana.

Vianca.- Espera nana yo te ayudo con el desayuno ya que tengo muchas ganas de cocinar un poco sirve que preparas desayuno también para ti y me acompañas a desayunar ya que no quiero estar sola y tengo ganas de platicar un rato.

Su nana se puso algo nerviosa porque ella ya sabia que Vianca iba a querer hacer preguntas de ese té, pero se trato de tranquilizar para que no se notara lo nerviosa que ella estaba. En un rato más las dos se dispusieron hacer el desayuno Vianca solo volteaba de reojo para ver que su nana no pusiera nada en su comida, mientras Vianca prepara el café con crema, ya terminando se fueron a sentar al comedor para ya desayunar.

Vianca solo miraba a su nana, pero no me menciono ni una sola palabra ya que no quería incomodarla, tenia ella que encontrar el momento perfecto para poder platicar con ella. Y que no le fuera a mentir respecto a lo de aquel té.

Ya terminando de desayunar Vianca dijo unas palabras a su nana para que ya no estuviera con ese nerviosismo por lo de anoche.

Vianca.- Nana no te preocupes ya paso yo no tengo porque indagar más sobre lo del té, me gustaría que ya te quedes un poco más tranquila, yo solo pienso que cuando era una niña no podía dormir bien y mis padres solo ven lo mejor para mi y no me hace daño el té. Solo habla con mi madre para que me lo puedas dar cuando no pueda descansar bien porque necesito un poco de energía para poder estudiar más.

Nana.- Esta bien niña yo le pregunto a tu madre si te lo puedo dar ya ves que se enojo un poco conmigo pero no vi razón alguna del porque se molesto, si siempre de niña te lo daban.

Vianca.- Esta bien nana igual yo platico con mi madr

e para que vea que es cosa mía de que si lo necesito para que pueda dormir yo un poco. Bueno nana voy a ir un rato a mi habitación a mi habitación para poder leer un rato, si necesito algo yo te digo nana no me vayan a interrumpir.

Vianca se retiro a su habitación para poder seguir con aquella puerta secreta y poder pensar bien como iba a poder sacar información sobre lo del té pero, lo que si era cierto es que le iba a llevar tiempo para poder investigar aquel otro pequeño detalle.

Ya estando en su habitación se acerco a su armario entro y empezó a mover todo lo que tenia tapando la puerta, siguió raspando más hasta que en un pedazo pequeño pudo ver que no habían sellado bien. L e dio mucha emoción que siguió raspando un poco más hasta que se dio cuenta que ya era algo tarde y que sus padres ya no tardaban en llegar y tenia que estar en la mesa para que no fueran a buscarla a su habitación.

Salió de su habitación para ir al comedor donde tenia que esperar a sus padres, ya tenia rato esperando. Cuando llegaron sus padres se dispusieron a comer, ya estando un rato sentados en la mesa Vianca decidió romper el silencio con una pregunta que le quería hacer a su madre.

Vianca.- Madre el té que me daban a mi de niña, me lo puede dar mi nana cuando no pueda dormir bien es que necesito descansar a veces no puedo dormir.

Lorein.- No hija ese té lo ocupabas solo de niña, ahora tenemos que buscar un doctor para que te pueda dar una medicina para que puedas dormir.

Vianca.- Si madre esta bien, madre ¿porqué me daban ese té?, ¿para qué lo necesitaba?.

Lorein.- Hija ya no hagas más preguntas lo único que te puedo decir era que lo necesitabas para que pudieras dormir mejor.

Vianca.- Esta bien madre ya no are más preguntas.

Su padre solos e quedaba mirando sin decir nada. Y terminando todos de comer Vianca se fue a su habitación y sus padre salieron de nuevo ya que tenían que irse a trabajar. mientras tanto, la nana se fue a seguir a Vianca para poder platicar con ella ya que tenia muchas dudas y sus padres nunca podían solucionar nada de todo lo que ella preguntaba. Llego a la habitación y toco la puerta.

Nana.- Niña puedo pasar.

Lo bueno que Vianca estaba en su cama no le dio por meterse a su armario si no su nana hubiera notado algo extraño.

Vianca.- Si nana puedes pasar.

Nana.- Niña vengo para platicar contigo sobre lo de tu té.

Vianca se quedo pensando porque no podía creer lo que su nana le estaba diciendo.

Vianca.- Dime nana te escucho. Nana.- Niña ese té se lo dieron unas personas a tus padres y no eres la única que lo tomaba de niña es lo único que se pero no tengas miedo que yo no te daré cosas que te puedan dañar. Y no les preguntes nada a tus padres. me retiro niña para que hagas tus cosas y estés tranquila

Mientras tanto Vianca se quedo sola en su habitación y se metió a su armario para seguir con la puerta secreta.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir