ManoBook > Literatura > El Camino Del Arco

   Clásico 4 No.4

El Camino Del Arco Por Paulo Coelho Palabras: 7902

Actualizado: 2018-11-14 00:03


Pero no podrá partir antes de que el arquero esté listo para el disparo, pues su vuelo sería muy corto. No puede partir después de que haya alcanzado la postura y concentración exactas, porque el cuerpo no resistiría el esfuerzo y la mano comenzaría a temblar.

Tiene que partir en el momento en que el arco, el arquero y el blanco se encuentran en el mismo punto del universo: eso se llama inspiración.

12. LA REPETICIÓN

El gesto es la encarnación del verbo. En otras palabras, una acción es un pensamiento que se manifiesta.

Un pequeño gesto nos denuncia, de modo que tenemos que perfeccionar todo, pensar en los detalles, aprender la técnica de tal manera que se vuelva intuitiva. La intuición no tiene nada que ver con la rutina, sino con un estado espiritual más allá de la técnica.

Así, después de mucho practicar, ya no pensamos en todos los movimientos necesarios. Éstos pasan a formar parte de nuestra propia existencia. Pero para eso hay que entrenar y repetir.

Y, si no fuera suficiente, entrenar y repetir.

Observa a un buen Herren trabajando el acero. Para el ojo inexperto, no hace sino repetir los mismos martillazos.

Pero quien conoce el camino del arco, sabe que cada vez que levanta el martillo y lo hace descender, la intensidad del golpe es diferente. La mano repite el mismo gesto, pero conforme se acerca al hierro, sabe que debe tocarlo con más dureza o con más suavidad.

Así es con la repetición: aunque parezca igual, siempre es distinta.

Observa el molino. Para quien ve sus aspas sólo una vez, parece girar siempre con la misma velocidad, repitiendo el mismo movimiento.

Pero quien conoce los molinos sabe que están condicionados por el viento, y cambian de dirección siempre que hace falta.

La mano del Herren se entrenó repitiendo miles de veces el gesto de martillear. Las aspas del molino son capaces de moverse con velocidad después de que el viento haya soplado mucho y haya hecho que se limpien sus engranajes.

El arquero permite que muchas flechas pasen lejos de su objetivo, porque sabe que sólo aprenderá la importancia del arco, de la postura, de la cuerda y del blanco después de repetir sus gestos miles de veces, sin miedo a errar.

Los verdaderos aliados jamás lo criticarán, porque saben que el entrenamiento es necesario y es la única manera de perfeccionar su instinto y su tiro.

Hasta que por fin llega el momento en que ya no hace falta pensar en lo que se está haciendo. A partir de ahí, el arquero pasa a ser su arco, su flecha y su blanco.

13. CÓMO OBSERVAR EL VUELO DE LA FLECHA

Una vez que la flecha ha sido disparada, no queda nada que el arquero pueda hacer, si no es acompañar su recorrido en dirección al blanco. A partir de este momento, la tensión necesaria para el tiro ya no tiene razón de existir.

Por lo tanto, el arquero mantiene los ojos fijos en el vuelo de la flecha, pero su corazón reposa, y él sonríe.

La mano que soltó la cuerda es empujada hacia atrás, la mano del arco hace un movimiento de expansión, el arquero es forzado a abrir los brazos y enfrentarse, a pecho descubierto, a las miradas de sus aliados y de sus adversarios.

En este momento, si entrenó lo suficiente, si consiguió desarrollar su instinto, si mantuvo la elegancia y la concentración durante todo el proceso del tiro, sentirá la presencia del universo y verá que su acción ha sido justa y merecida.

La técnica hace que las dos manos estén listas, que la respiración sea precisa, que los ojos se puedan fijar en el blanco. El instinto hace que el momento del tiro sea perfecto.

Quien pase cerca y vea al arquero de brazos abiertos, con los ojos acompañando a la flecha, pensará que no está haciendo nada. Pero los aliados saben que la mente de quien realizó el tiro ha cambiado de dimensión, está ahora en contacto con todo el universo: continúa trabajando, aprendiendo todo aquello que el tiro ha traído de positivo, corrigie

ndo eventuales errores, aceptando sus cualidades, esperando a ver cómo reacciona el blanco al ser alcanzado.

Cuando el arquero tensa la cuerda, puede ver el mundo entero dentro de su arco.

Cuando acompaña el vuelo de la flecha, este mundo se le hace más próximo, lo acaricia, y hace que tenga la sensación perfecta del deber cumplido.

Cada flecha vuela de manera diferente. Tira mil flechas: cada una te mostrará un recorrido distinto. Ése es el camino del arco.

14. EL ARQUERO SIN ARCO, SIN FLECHA, SIN BLANCO

El arquero aprende cuando olvida las reglas del camino del arco y pasa a actuar basándose sólo en su instinto. Pero para olvidar las reglas antes hay que conocerlas y respetarlas.

Cuando alcanza este estado, ya no necesita de los instrumentos que lo ayudaron a aprender. Ya no necesita del arco, ni de las flechas, ni del blanco, porque el camino es más importante que aquello que lo llevó a caminar.

De la misma forma, llega el momento en que el alumno que está aprendiendo a leer se libera de las letras aisladas y pasa a crear palabras con ellas.

Sin embargo, si las palabras estuviesen todas unidas, no tendrían sentido o dificultarían mucho su comprensión: es necesario que existan espacios entre las palabras.

Es necesario que, entre una acción y la siguiente, el arquero recuerde todo lo que hizo, converse con sus aliados, descanse y se sienta alegre por el hecho de estar vivo.

El camino del arco es el camino de la alegría y del entusiasmo, de la perfección y del error, de la técnica y del instinto.

Pero sólo lo aprenderás a medida que vayas tirando tus flechas.

15.

Cuando Tetsuya terminó de hablar, estaban ya a la puerta de la carpintería.

-Gracias por la compañía -le dijo al chico.

Pero éste no se movió.

-¿Cómo puedo saber si lo hago bien? ¿Cómo estar seguro de que tengo la mirada concentrada, la postura elegante, el arco sujeto de manera correcta?

-Mentaliza la idea de un maestro perfecto que está siempre a tu lado, y haz todo lo posible por reverenciarlo y honrar sus enseñanzas. Ese maestro, a quien muchos llaman Dios, otros llaman "algo", y otros llaman talento, siempre nos mira. Él no merece sino lo mejor.

"Acuérdate también de tus aliados: debes apoyarlos, pues ellos te ayudarán cuando lo necesites. Procura desarrollar el don de la bondad: este don te permite estar siempre en paz con tu corazón. Pero sobre todo, no olvides esto: lo que te he dicho tal vez sean palabras inspiradas, pero sólo tendrán sentido si las experimentas."

Tetsuya extendió la mano para despedirse, pero el chico lo retuvo:

-Sólo una cosa más: ¿cómo aprendiste a disparar?

Tetsuya reflexionó un poco: ¿valía la pena contarlo? Pero como aquél había sido un día especial, terminó abriendo la puerta de su oficina.

-Voy a hacer té. Y voy a contarte la historia. Pero tendrás que prometerme lo mismo que le pedí al extranjero: jamás hables con nadie sobre mi habilidad.

Entró, encendió la luz, volvió a envolver su arco con la larga cinta de cuero y lo puso en un lugar discreto: si por casualidad alguien lo encontrase, pensaría que era un pedazo retorcido de bambú. Fue a la cocina, preparó el té, se sentó con el chico y comenzó su historia.

16. LA HISTORIA DE TETSUYA

-Hace un tiempo trabajaba para un gran señor que vivía no lejos de aquí. Era el encargado de cuidar sus establos. Pero como el señor siempre estaba de viaje, yo tenía mucho tiempo libre y decidí dedicarme a lo que consideraba la verdadera razón de vivir: la bebida y las mujeres.

"Un buen día, después de varias noches en blanco, sentí un vértigo y caí en mitad del campo. Pensé que iba a morir y me rendí. Pero un hombre a quien jamás había visto pasó por el camino, se apiadó de mí, me llevó a su casa -en un lugar muy lejos de aquí- y cuidó de mí durante varios meses. Mientras reposaba, lo veía ir todas las mañanas al campo con su arco y sus flechas."

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir