ManoBook > Literatura > El Camino Del Arco

   Clásico 5 No.5

El Camino Del Arco Por Paulo Coelho Palabras: 2530

Actualizado: 2018-11-14 00:03


"Cuando me hube recuperado, le pedí que me enseñase el arte del arco; era mucho más interesante que cuidar caballos. Pero él me respondió que me había acercado mucho a la muerte, y ahora no podía alejarla: había causado demasiado daño a mi cuerpo físico y ahora la muerte estaba a dos pasos de mí."

" Si yo quería aprender, era sólo para que la muerte no me tocase. Un hombre de un país lejano, al otro lado del océano, le había enseñado que era posible desviarse por un tiempo del camino que lleva al precipicio de la muerte. Pero en mi caso, debía ser consciente por el resto de mis días de que estaba caminando al borde de ese abismo y en cualquier momento podía caer en él."

"Me enseñó entonces el camino del arco. Me presentó a sus aliados, me obligó a participar en competiciones, y enseguida mi fama se extendió por todo el país. Cuando vio que ya había aprendido lo suficiente, me quitó las flechas y el blanco, y sólo me dejó el arco como recuerdo. Me dijo que empleara todas sus enseñanzas en algo que realmente me llenase de entusiasmo."

"Le dije que lo que más me gustaba era la carpintería. Él me bendijo y me pidió que partiese y me dedicase a lo que me gustaba hacer, antes de que mi fama como arquero terminase por destruirme o me llevase d

e vuelta a mi vida anterior."

" Desde entonces, trabo a cada segundo una lucha contra mis vicios y mi autocompasión.

Tengo que estar concentrado, mantener la calma, hacer con amor el trabajo que escogí, y jamás tener apego al momento presente. Porque la muerte sigue todavía muy cerca de mí, el abismo está a mi lado y yo camino por el borde."

17.

Tetsuya no añadió que la muerte está siempre cerca de todos los seres vivos: el chico era todavía muy joven y no tenía por qué pensar en eso. Tetsuya tampoco le dijo que cada etapa del camino del arco estaba presente en cualquier actividad humana.

En cuanto hubo bendecido al chico, de la misma manera que él mismo había sido bendecido muchos años atrás, le pidió al chico que se fuera, porque había sido un día muy largo y tenía que dormir.

Agradecimientos

A Harrigel , por el libro "El Zen en el arte del tiro con arco"(Ed. Pensamento)

A Pamela Hartigan, directora general de la Schwab Foundation for Social Entrepreneurship, por describir las cualidades de los aliados.

A Dan y Jackie DeProspero, por el libro en colaboración con Hideharu Onuma, "Kyudo"(Budo Editions, France)

A Carlos Castaneda, por la descripción del encuentro entre la muerte y el nagual Elías.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir